1. TEORÍA DE LA POESÍA ESPAÑOLA.

1.1. Fundamentos fonéticos y fonológicos de la métrica española.

1.2. Principales tipos de estrofa.

1.3. Poemas estróficos.

1.4. Poemas no estróficos.

1.5. Principales figuras retóricas.

2. HISTORIA DE LA POESÍA ESPAÑOLA.

2.1. La poesía española en el medievo; desde sus orígenes al siglo XV.

2.2. La poesía española en los siglos XVI y XVII.

2.3. La poesía española desde el siglo XVIII a nuestros días.

 

 

La poesía

 


1.3. POEMAS ESTRÓFICOS.

Determinadas combinaciones de los distintos tipos de estrofas, dan lugar a los poemas estróficos, de los cuales los principales son los siguientes:

Soneto:       Estrofa de catorce versos endecasílabos consonantes, compuesto por dos cuartetos con la misma rima (ABBA ABBA), y seis versos que suelen formar dos tercetos (CDC DCD), aunque puede adoptar otras combinaciones. Llegó a la poesía española en el siglo XV, procedente de Italia, y a partir de ese momento se ha utilizado; llegando a adoptar otras combinaciones y variaciones como el sonetillo (de arte menor), soneto con estrambote (añadiéndole algunos versos a los catorce señalados),...

                                    Cerrar podrá mis ojos la postrera

                                    sombra que me llevare el blanco día,

                                    y podrá desatar esta alma mía

                                    hora a su afán ansioso lisonjera;

 

                                    mas no, de esotra parte, en la ribera,

                                    dejará la memoria, en donde ardía:

                                    nadar sabe mi llama la agua fría,

                                    y perder el respeto a ley severa.

 

                                    Alma a quien todo un dios prisión ha sido,

                                    venas que humor a tanto fuego han dado,

                                    médulas que han gloriosamente ardido,

 

                                    su cuerpo dejará, no su cuidado;

                                    serán ceniza, mas tendrá sentido;

                                    polvo serán, mas polvo enamorado.

                                                            

                                                                               (Francisco de Quevedo)

                                                                                                                   

Canción:    Poema con una estructura compleja, que varía según el poeta y la época. Básicamente se trata de una combinación de versos heptasílabos y endecasílabos en estrofas, llamadas estancias; donde la distribución de la rima es a gusto del poeta, pero una vez fijada en la primera estrofa, ha de respetarla en todas las estancias siguientes. Su origen es italiano y llegó a la poesía española en el Renacimiento.

 

                                    Esto, Fabio, ¡ay dolor!, que ves ahora

                                    campos de soledad, mustio collado,

                                    fueron un tiempo Itálica famosa.

                                    Aquí de Cipïón la vencedora

                                    colonia fue. Por tierra derribado

                                    yace el temido honor de la espantosa

                                    muralla, y lastimosa

                                    reliquia es solamente.

                                    De su invencible gente

                                    sólo quedan memorias funerales,

                                    donde erraron ya sombras de alto ejemplo.

                                    Este llano fue plaza; allí fue templo;

                                    de todo apenas quedan señales.

                                    Del gimnasio y las termas regaladas

                                    leves vuelan cenizas desdichadas;

                                    las torres que desprecio al aire fueron

                                    a su gran pesadumbre se rindieron.

                    

                                                                                   (Rodrigo Caro)

 

 

Madrigal:    Es una canción más breve con carácter amoroso.

 

                                    Cubrir los bellos ojos

                                    con la mano que ya me tiene muerto,

                                    cautela fue por cierto,

                                    que ansí doblar pensastes mis enojos.

                                    Pero de tal cautela

                                    harto mayor ha sido el bien que el daño,

                                    que el resplandor extraño

                                    del sol se puede ver mientra se cela.

                                    Así que aunque pensastes

                                    cubrir vuestra beldad, única, inmensa,

                                    yo os perdono la ofensa,

                                    pues, cubiertos, mejor verlos dejastes.

 

                                                                                       (Gutierre de Cetina)

 

 

Poemas con estribillos:    Se trata de aquel poema donde uno o varios versos se repiten periódicamente, que llamamos estribillo. Existen diferentes tipos de estos poemas, pero los elementos comunes en todos ellos son: un estribillo inicial de dos a cuatro versos, que se van repitiendo total o parcialmente, una mudanza, copla o pie de cuatro versos o más, donde el último verso se llama verso de vuelta, y ha de rimar con el estribillo o con el verso de éste que se repita. Estos tipos de poemas se han utilizado desde la Edad Media hasta nuestro días.  Los principales poemas de esta clase son:

 

                            Que no cogeré yo verbena

                            la mañana de San Juan,

                            pues mis amores se van.

 

                            Que no cogeré yo claveles,

                            madreselvas ni mirabeles,

                            sino penas tan crueles

                            cual jamás se cogerán,

                            pues mis amores se van.

            

                                                                        (Anónimo)

                            El perdido que es perdido,

                            por buscar a quien se pierde,

                            que se pierda, ¿qué se pierde?.

 

                            Que se pierda, que os perdáis,

                            niño, cuando vos queréis,

                            pues por ganarme os perdéis

                            y tan cierto me ganáis.

                            Si el tiempo tan bien gastáis

                            en buscar a quien se pierde,

                            que se pierda, ¿qué se pierde?.

 

                            ¿Qué se pierde (bien mirado)

                            si ha recoger ha venido

                            al más ganado perdido,

                            al más perdido ganado?.

                            Quien tan bien anda ocupado

                            en buscar a quien se pierde,

                            que se pierda, ¿qué se pierde?.

 

                                                                            (Alonso de Ledesma)

                            Poderoso caballero

                            es don Dinero.

 

                            Madre, yo al oro me humillo;

                            él es mi amante y mi amado,

                            pues, de puro enamorado,

                            de contino anda amarillo;

                            que pues, doblón o sencillo,

                            hace todo cuanto quiero,

                            poderoso caballero

                            es don Dinero.

                            ...

 

                                                                             (Francisco de Quevedo)

                                      ¡ Si mi fue tornase a es

                                        sin esperar más será,

                                        o viniese el tiempo ya

                                        de lo que será después...!

 

                                        Al fin, como todo pasa,

                                        se pasó el bien que me dio

                                        Fortuna, un tiempo no escasa,

                                        y nunca me le volvió,

                                        ni abundante ni por tasa.

                                        Siglos ha ya que me ves,

                                        Fortuna, puesto a tus pies;

                                        vuélveme a ser venturoso;

                                        que será mi ser dichoso

                                        si mi fue tornase a es.

 

                                                                                (Miguel de Cervantes)  

 


Revisado: 09 de April de 2009.            Volver a la página principal de literatura              Volver al inicio