Una nueva jornada del grupo de cata Apoloybaco con el objetivo de degustar diversos vinos y de paso despedir el año, esperando que el 2017 venga cargado primero de salud y después de muchas "buenas cosas" y entre ellas de buenos vinos.

Para esta ocasión elegimos un agradable y confortable salón del Bar Pino, situado en la avenida de Pino Montano en Sevilla. Un rincón muy apropiado para desarrollar este tipo de actividades enológicas, siempre que sea a una hora de poca concurrencia. Como nuestros encuentros también se acompañan de alguna que otra vienda, en el Bar Pino se encuentra una amplia gama de tapas, principalmente de cocina tradiconal, eso sí muy bien elaboradas y condimentadas. Ya hace algún tiempo que Apoloybaco hicimos un reportaje sobre este bar tan familiar y de barrio, un sitio sin duda entrañable, en el que sus clientes suelen confundirse con la decoración del bar, en el buen sentido de la comparación, con la que quiero expresar su asiduidad al mismo. Aquella recomendación que hicimos en su día sobre el Bar Pino puede ver en el siguiente enlace: Reportaje Bar Pino.

La aportación de los vinos a catar corrió a cargo de varios de los miembros participantes en el evento y fue bastante variopinta, dos vinos blancos, uno de ellos dulce procedente de Huelva, el otro seco de la Sierra Norte de Sevilla y tres tintos, uno de ellos procedente del país vecino (Francia). Unos calamares fritos y varios platos de chacina y queso fueron el complemento gastronómico para esta jornada vinatera.

Saint Emilion Grand Cru de la variedad Marlot, junto con el vino que ganó el primer premio de tintos de la provincia de Sevilla: El cocolubis de bodegas La Margarita. Y el blanco dulce Mis 2 Estrellas de la D.O. Condado de Huelva.El "Mirlo Blanco", uno de los garndes vinos de la provincia de Sevilla, y que por su calidad, resultó ser ganador del I conurso de vinos de Sevilla en la modalidad de Blancos. Y Bassus un tinto de pinot Noir de Utile Requena.
Los catadores brindando por el nuevo año 2017.Uno de neustros socios, Antonio Álvarez, embarbascado con sus apuntes.
Arriba