RESTAURANTE ASADOR “ALBERCA”. (TRUJILLO - CÁCERES).

C/Victoria nº 8 (Casco antiguo).

C/Cambrones Nº 8. 10200 Trujillo, Cáceres.

Tlf: 927 32 22 09. Móvil: 686 68 71 17

Relación calidad-precio:

Presentación:

Cocina:

Servicio:

Mala Aceptable Buena Muy Buena Excelente

 

 

Tuvimos la ocasión de estar de paso por Trujillo cuando realizábamos un viaje más extenso. Ya habíamos visitado esta señorial ciudad extremeña en otras ocasiones y habíamos comido en los tradicionales restaurantes de la plaza Mayor. En esta ocasión queríamos probar algo distinto y tras algunas consultas fuimos a parar al Restaurante Asador “Alberca”.

Se encuentra situado en un entresijo de calles que nos transportan a otras épocas como el siglo XVII, caminando expectantes a encontrarnos con alguno de esos indianos que a la sombra de descubridores como Francisco Pizarro, Diego García de Paredes o Francisco de Orellana hicieron fortuna y se asentaron en esta ciudad.


Establecimiento especializado en carnes a la brasa, nos ofrece una amplia variedad de platos típicos de la gastronomía de Extremadura, elaborados con productos frescos de la tierra siguiendo las recetas originales que han pasado de generación en generación.

El restaurante es un negocio familiar regentado por Rafael Clemente Salcedo, Rafa para los que pasan a ser sus amigos, que recibe amablemente a sus clientes y es auxiliado en el servicio de sala por su hijo. La cocina es atendida por su mujer, Carmen que transforma las materias primas en deleitosos platos.


En nuestra vista realizada en los primeros días de agosto buscábamos algo fresco que nos aliviara del calor reinante. Pudimos tomar una sopa fría de espárragos trigueros por un lado, y un gazpacho de melón. Nos quedamos con las ganas de probar el gazpacho de cerezas, pero ya su temporada había pasado.


Estas sopas frías las van realizando según los productos de temporada están disponibles y basándose en los que son propios de la zona. Que decir de las cerezas, tomates, melones, etc. extremeños.


Como segundos platos nos inclinamos por las especialidades de las brasa y horno de carbón de encina. Pudimos degustar unas exquisitas “costillas de cerdo ibérico adobado con pimientón de la Vera” con guarnición de calabacín con unas deliciosas patatas panaderas y un “conejo al romero” guarnecido con ensalada de pimientos rojos y las citadas patatas panaderas que tampoco se quedaba atrás.


La carne estaba al punto que le pedimos y el conejo presentaba un sabor y textura que lo hacía delicioso con el aroma del romero. Finalizamos la comida con unos postres caseros. Esta comida la tomamos en uno de los patios interiores de los que disponen, que a pesar de ser un día caluroso, con el aire y los toldos se estaba bastante agradable. Si vas por Trujillo y quieres salirte de los mas visitados restaurantes, una visita a Alberca es una buena opción tras callejear un poco por esta bella y noble ciudad.

Arriba