Para este mes de diciembre os queremos recomendar un encantador restaurante situado en la Sierra de Aracena y Picos de Aroche (Huelva). Este es un mes muy apropiado y aconsejable para visitar la sierra, y como no, para aquellos que sean aficionados al senderismo aprovechar uno de estos días para recorrer alguna de las rutas. En esta ocasión un grupo de amigos, amantes entre otras cosas del senderismo, realizamos la ruta circular del Cerro del Castaño, situado en la bella localidad de Castaño del Robledo. Al grupo hay que agregarle nuestro fotografo oficial el amigo Juan Manuel de la Fuente que por racones obvias no aparece en la foto.

Este sendero discurre entre viejos bosques de castaños de gran atractivo, principalmente durante el otoño, por sus contrastes cromáticos, entre los que se localizan manchas del bosque original constituido por el robledal. Un itinerario que recorre las laderas del Cerro del Castaño (969 metros sobre el nivel del mar), que constituye la mayor altitud de la provincia de Huelva. Su origen, relacionado con actividades volcánicas, es muy antiguo, estando constituido por materiales resistentes a la erosión, lo que le ha permitido conservar su altura. Si nos decidimos por subir a la cumbre del Pico del Castaño, o Riscos Altos, localizaremos uno de los melojares, especie autóctona de roble, mejor conservados del Parque Natural. Toda el área constituye un buen lugar para encontrar numerosas setas en otoño, tal como tanas (Amanita caesarea), gallipiernos (Macrolepiota Procera), níscalos (Lactarius Deliciosus), boletos y otras.

Y después del esfuerzo realizado, toca reponer fuerzas, para ello elegimos el restaurante Maricastaña, situado en el centro de este montaraz pueblo onubense, un rincón de genuina gastronomía serrana con sutiles toques de la cocina moderna, una combinación muy aduladora para los sentidos.

El restaurante Maricastaña esta regentdo por Antonia Infantes (de pie en la foto), aunque a ella le gusta que la llamen "Antón", que así es como le decián de pequeña sus amigos y familiares en su tierra natal (Málaga).

Aunque María Castaña es mencionada habitualmente en la frase "...en tiempos de Maricastaña", cuando alguien quiere referirse a algo propio del pasado. Antón abrió este lugar de culto gastronómico hace tan sólo unos cinco años y desde entonces ha sabido granjearse el reconocimiento tanto de los lugareños de la comarca como de los visitantes.

En este sentido en su puerta de entrada ostenta un importante premio: El Plato de Oro Radio Turismo 2013, pero aún siendo importante este premio, ella de lo que mas orgullosa se siente es de la satisfacción que le muestran sus clientes. 

Maricastaña ocupa el espacio de un antiguo caserio bien acondiciondo, pero sin romper la identidad del mismo, sus comedores son espacios pequeños que corresponden con la estructura de la casa, cuenta con cuatro comedores, uno central y mas espacioso y tres laterales de dimensiones mas reducidas y uno de ellos cuenta con una chimenea de leña.

De su amplia y variada carta nos decidimos por compartir distintos platos con el objeto de poder degustar mayor número de ellos.

Así como entrante probamos un delicioso aliño de berejenas asadas con jamón de bellota y un plato que nos sorprendio a todos los comensales muy gratamente: Tortilla a medias de boletus y queso rejilla, sabroso, suave y muy equilibrado, sin duda todo un descubrimiento.

A continuación los platos mas contundentes, primero unas Migas serranas con boletus y huevo campero, recomendable no comer mucho pues es de gran consistencia, pero sin duda muy gustoso. El plato central fue un arroz al horno con costillitas de ibérico y setas, uf! que guiso mas completo y armonioso, todo eran sensaciones celestiales, algunos repitieron y eso que era un guiso potente para los días de frío y lluvia. 

Y por último algo mas "ligerito" una Presa Ibérica confitada con azúcar moreno y boletus, una mezcla de sabores que hacen de este plato algo original y por supuesto muy exquisito.

Todo ello estuvo acompañado de dos tintos, el primero fue Melior de Matarromera un Ribera del Duero muy apropiado para los entrantes y el otro tinto fue El Senda de oro 2014 de bodegas Vizcarra, un vino con siete meses de crianza en barricas de roble, un tinto bien estructurado, afrutado y untoso, le hicimos caso a "Antón" que nos lo recomendo y fue un acierto combinadolo con el arroz y la carne.

Y por fin llegó el postre, estabamos "llenitos" pero había que hacer un hueco al Potaje de castañas en almibar, un postre cautivador, sublime para los amantes de estas delicias que son los postres y para refrescar un poco el paladar un fondant de chocolate y helado. 

Al final su propietaría nos acompaño hasta la salida, creo que las caritas lo dicen todo. ¿Cuándo es la próxima ruta por Castaño del Robledo?, seguro que repetimos, quedaron muchos guisos y platos por probar. 

Dirección: Plaza del Álamo, 7. Castaño del Robledo (Huelva). Tel: 654 24 85 83.

El Arroz al horno con costillas ibéricas y setasLa carne: Presa ibérica confitada
El Vino: Tinto con 7 meses de crianzaLos Postres: Potaje de castañas y Fondant de chocolate
Arriba