0
0
0
s2smodern

 

manojo-mayo-apoloybacoRESTAURANTE MANOLO MAYO (LOS PALACIOS Y VILLAFRANCA - SEVILLA)

Avenida de Sevilla 29, 41720 Los Palacios y Villafranca - Sevilla.
 
 
Teléfono de reservas: 955 811 086.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
http://www.manolomayo.com

 

 

Relación calidad-precio:

Presentación:

Cocina:

Servicio:

 

Mala Aceptable Buena Muy Buena Excelente

 

manojo-mayo-apoloybaco-El Restaurante Manolo Mayo, fundado en 1963 por la familia Mayo Cabrera, ubicado en la localidad sevillana de Los Palacios y Villafranca, en plena comarca del Bajo Guadalquivir, es, sin lugar a duda alguna, uno de esos templos gastronómicos que conviene visitar con frecuencia. Forma parte del hotel homónimo y viene así a confirmar la excepción de aquella norma por la cual, se dice, es imposible comer bien en los restaurantes de hoteles.

Detrás del negocio de Restaurante, Hotel y Catering de Manolo Mayo, que hoy conocemos, está el esfuerzo, el tesón y el buen hacer de toda una saga familiar que se remonta a varias generaciones atrás, y que comienza con Curro Mayo, bodeguero en Los Palacios y abuelo de los actuales propietarios. Su hijo, Manolo Mayo, quién da nombre al grupo de restauración, amplió la perspectiva del negocio familiar y además de gestionar las bodegas de vinos que poseía su padre, se adentró en el sector hostelero de la comarca, gestionando tabernas y tascas en las cercanas localidades de Lebrija y Villamartín. El éxito le permitió volver a Los Palacios y adquirió, a principios de los años sesenta, y con la ayuda económica de la familia, un solar que corría paralelo a la carretera nacional IV que atravesaba la localidad y unía Sevilla con Cádiz. El objetivo era su sueño: Abrir una Venta de carretera que fuera lugar de parada y fonda para el enorme flujo de viajeros y camioneros que soportaba dicha vía de comunicación.

manolo-mayo-apoloybacoDesde entonces hasta ahora, el establecimiento ha sufrido importantes cambios, tanto en su fisonomía, como en su concepto, y el éxito les ha acompañado siempre; ni siquiera la construcción de la carretera de circunvalación de Los Palacios, les afectó negativamente, ya que su fiel clientela sigue acudiendo y llenando a diario el restaurante. En 1985, Manolo Mayo, alma máter del negocio, dejó toda la gestión del grupo de restauración a sus hijos, y tras su fallecimiento en 1994, los hermanos José Francisco y Fernando Mayo, con la inestimable ayuda de las esposas de ambos: Mª de los Ángeles Duque Castillo y Dolores Rincón Diéguez, encargadas ambas y desde hace más de 30 años de los fogones y la repostería —asesoradas por el que siempre fue Jefe de cocina del restaurante, hasta su jubilación, José Jiménez— el restaurante Manolo Mayo, ha alcanzado niveles de excelencia gastronómica. En la actualidad, la tercera generación de restauradores de la familia, ha conseguido colocar al grupo —hotel, restaurante y catering—, entre los mejores de España,

Fruto de esa enorme experiencia y de un largo proceso formativo en los fogones de Ánngeles y Dolores, en las vitrinas del Restaurante Manolo Mayo, se exhiben algunos de los más importantes reconocimientos gastronómicos de Andfalucía y de España, como lo demuestra el reconocimiento, por la prestigiosa Guía Michelín y durante cinco años consecutivos, del prestigioso galardón gastronómico de alta cocina "Bib Gourdmand", una distinción que pocos restaurantes poseen. En 2015, el Restaurante Manolo Mayo, se alzó con el primer premio del concurso a la mejor tapa gourmet fuera de carta del concurso "Sevilla Tapas Week", gracias a su exquisita receta de: Suprema de lubina confitada sobre socarrat de quinoa con plancton y crujiente de gulas. El último de esos reconocimientos, por ahora, es el concedido en 2016 por la prestigiosa revista gastronómica de Sevilla “Gurmé”, que le consideró, como el mejor restaurante de la provincia de Sevilla a criterio de un exigente jurado formado por criticos gastronómicos y prensa especializada.

manolo-mayo-yoEl grupo de restauración Manolo Mayo, está presente en algunas de las más importantes asociaciones gastronómicas de España, aportando en esos foros su experiencia, su visión de negocio y también, como no, aprendiendo a mejorar. Entre esas asociaciones, cabe reseñar, la Asociación Gastronómica de la Cofradía del Ciento, la Asociación Empresarial de Hostelería de Sevilla, la Asociación de Hoteles de Sevilla, el Club de Oro de la mesa Andaluza o la Asociación Gastronómica de Restaurante de Andalucía, entre otras.

La última línea de negocio del grupo, el Catering Manolo Mayo, ha sido igualmente un rotundo éxito; allá donde el cliente lo demanda, se celebran al año más de 150 eventos sociales, y emplean a cerca de cincuenta empleados fijos, que durante los fines de semana, superan los 150 profesionales.

Descrita ya la trayectoria de esta familia de restauradores sevillanos y placiegos que componen el grupo Manolo Mayo, es hora de hablar de lo que nos importa, de lo que nos lleva a recomendarlo como "restaurante del mes" en esta sección de Apoloybaco. Las especialidades de su carta y la excelencia de su cocina. Y aunque es prácticamente imposible quedarse solo con una propuesta en una carta tan amplia, tan variada, y de tanta calidad, hay que destacar obligatoriamente los arroces, una especialidad por la que acuden expresamente al restaurante clientes de toda España y que se sirve de maneras muy diferentes, destacando los arroces con perdiz, pato, carabineros o bogavantes.

Es esa mezcla de cocina tradicional e innovadora al mismo tiempo, lo que permite convivir en la carta del restaurante, los guisos de diario como el potaje de garbanzos, el estofado o las lentejas, con, por ejemplo, un ravioli de carpaccio de gambas, un calabacín relleno, el bombón de atún sobre berenjena rebozada, o la singular croqueta de rape envuelta en Kikos con miel de caña. La zona geográfica donde está ubicado el restaurante, permite que muchas de las materias primas empleadas en su cocina sean procedentes de esa especie de “despensa natural”, que forma la comarca del Bajo Guadalquivir: arroces, verduras, legumbres, carnes y pescados, están prácticamente al pie del mismo del restaurante con lo que posibilita ese aspecto, tan preciado en estos tiempos, de utilizar en los fogones los productos de cercanía y de temporada, o lo que es lo mismo, la llamada cocina de "kilómetro cero". Otras atractivas sugerencia de su carta son las milhojas de salazón y ahumados, el jugoso solomillo de ternera en salsa de ciruelas con pasas y piñones y los exquisitos postres caseros, un placer que recomendamos probar antes de abandonar sus instalaciones.

En nuestra visita, que coincidió con las VI Jornadas del Atún Rojo de Almadraba del restaurante, nos decidimos por compartir en los entrantes unas estupendas croquetas de atún, unos magníficos tacos de atún al ajillo, y un magistral Tartar de atún rojo con huevas de Trucha y aguacate; como plato principal, decidimos compartir una de las especialidades de la casa: el arroz con bogavante. Fue una decisión muy acertada. En los postres elegimos unos piononos con yema tostada y roca suiza, y crujiente de praliné con crema y helado de mandarina. Los vinos elegidos fueron, Fino La Panesa para los entrantes, Petic Ocnos 2013 para el arroz con bogavante y en los postres, el Ximénez Spinola Pedro Ximenez muy viejo.

manolo-mayo-yoEn resumen, el Restaurante Manolo Mayo, forma parte por derecho propio de la mejor tradición gastronómica de Sevilla, engrandece y da lustre a la cocina andaluza, tanto clásica como moderna, y la relación calidad-precio es extraordinaria. Sus cómodos salones, decorados a la usanza clásica, con muy adecuada separación entre mesas, permiten disfrutar al máximo, tanto de la comida, como de la sobremesa, y, por si fuera poco, dispone de una extensa, apropiada y excelente carta de vinos con presencia de casi todas las D.O de España, y los vinos de Sevilla y Andalucía, —y no sólo los generosos—, están adecuadamente representados. Podemos decir, sin miedo a equivocarnos, que el binomio “Los Palacios y Villafranca y Manolo Mayo”, están vinculados el uno al otro por más de medio siglo de armoniosa y fructífera relación. Allá por donde van los propietarios del restaurante Manolo Mayo, llevan al pueblo de Los Palacios por bandera, y esa relación les hace más cercano a su clientela. Ellos no olvidan de donde vienen, y adonde pertenecen.

Volveremos.

 

 

Ir Arriba