gastronomia Gran Tasca entradaAunque continuamos con el estado de alarma sanitaria y por tanto sigue el confinamiento y el cese de muchas actividades económicas como es el caso de la hostelería, nosotros no queremos dejar de recomendaros, como todos los meses, un restaurante. Este que recomendamos para el mes de mayo y que podrá ser visitado cuando todo esto terminé y logremos vencer el pulso a esta dañina pandemia del coronavirus, Porque seguro que la venceremos, gracias al esfuerzo de la inmensa mayoría de la población y sobre todo a los trabajadores y trabajadoras que lo están combatiendo en primera línea de fugo, especialmente al personal que trabaja en la sanidad.

El restaurante elegido se llama La Gran Tasca y se encuentra en Madrid, en uno de sus distritos mas castizos; Chamberi, en la calle de Santa Engrancia. El nombre de Chamberí no tiene un origen claro, pero hay respaldo documental que acredita su primera aparición, en 1761: el plano de Madrid de Nicolas Chalmandrier. Pero la teoría mas extendida, aunque sin comprobarse es la que afirma que durante la ocupación de las tropas francesas de Napoleón en España, se formó un campamento militar (cuartel) en lo que actualmente sería la plaza Chamberí que ellos llamaron «Chambéry», y que de ahí vino a tomar el nombre tan madrileño barrio. 

La Gran Tasca es un restaurante de mucha raigambre en la capital del reino, pues fue fundado en el año 1942 en la calle Ballesta y postriormente se translado a su actual ubicación. Un nombre con mucha enjundia y evocador, que su propio decorado lo asemeja a la tradicional tasca madrileña, muy prolija en fotos de famosos que lo han visitado y cabezas disecadas de toros. Cuentan con amplias y cómodas instalaciones para disfrutar de sus especialidades, con varios comedores, dos reservados y un salón privado, su aforo es de una 90 plazas, a la entrada posee una abigarrada barra que sirve para tomar alguna tapa, pero principalmente como sitio de espera antes de entrar al restaurante. 

La Gran Tasca es un restaurante de comida mediterránea, con mucha presencia de platos madrileños, como los callos a la madrileña en cazuela de barro, Caldo de la abuela (c0n garbanzos y picadillo de chorizo y morcilla), revuelto de morcilla de arroz, ancas de rana al ajillo o rebozadas, Carne Roja de lomo de vaca (Cebón) a la Piedra, bogabante con arroz caldoso. Pero su especialidad es el Cocido Madrileño, plato que elaboran todos los días de la semana y en su logo figura como "El Mejor Cocido del Mundo". Su secreto es una meticulosa selección y utilización como materia prima de los mejores productos tradicionales y de la más alta calidad.

gastronomia Gran Tasca asunEl Cocido madrileño es uno de los platos más representativos de la gastronomía de Madrid. Se trata de un plato en el que los protagonistas son los garbanzos acompañados en un segundo plano por verduras, carnes y embutidos de gran variedad. Comparte origen con el "cocido montañés" o el cocido maragato, entre otros cocidos y potajes que se realizan en toda la geografía española, 

Pese a que poco se sabe del origen de este plato, lo más seguro es que lo introdujesen los judíos en nuestra gastronomía tras su permanencia en nuestro país en el siglo XII. En esa época, realizan su famosa receta de adafina que era muy parecido al guiso o cocido que conocemos, salvo porque no usaban en su elaboración carne de cerdo. Poco a poco los cristianos fueron haciendo propia su receta que ha ido pasando de generación en generación hasta convertirse hoy en día en ese plato tan contundente que suele tomarse los meses fríos de invierno. 

Su origen madrileño es más bien incierto. La mayoría de los historiadores culinarios apuntan a una evolución de la olla podrida manchega (mencionada habitualmente en la literatura del Siglo de Oro).​ La identificación con la capital de España se hace en un periodo que va desde finales del siglo XIX hasta mediados del siglo XX. Ya en el Siglo de oro otros cocidos con garbanzos en España como era la olla gitana y la olla morisca.​ En estas épocas a los cocidos se les denominaba ollas (por el recipiente empleado en su elaboración). 

Así que no tenemos resuelto el dilema acerca de si el cocido madrileño es originario de la olla podrida o por el contrario de la adafina judia,  Sea como sea el plato nace de la costumbre existente de comer garbanzos que ha existido siempre por la zona de Castilla.​ Los orígenes del cocido bien pueden haber sido, tanto la adafina como la olla podrida.​ En un momento indeterminado del siglo XVIII se viró desde la denominación de olla a la de cocido y este cambio no ha sido aún bien explicado en la actualidad por los investigadores culinarios.

Hoy en día, el cocido, se ha convertido en una gran delicia gastronómica, sobre todo en está bella ciudad de Madrid, atrayendo tanto a los paladares locales como a los foráneos gracias a su intenso y sabroso sabor.. y en el restaurante la Gran Tasca lo sirven haciendo honor a sus origenes. Y este fué el plato que nos pedimos el día que lo visitamos una delegación de Apoloybaco, acompañados de uno de nuestros queridos nietos, el mas pequeño que además de llama como su yayo/abuelo: Vicente.

gastronomia Gran Tasca Vicentegastronomia Gran Tasca Vicentin
 Vicente frente al segundo vuelco del cocidoVicentin y el segundo vuelco del cocido 

gastronomia Gran Tasca platosAunque lo mas habitual es presentar el cocido en tres vuelcon, en el Restaurante la Gran Tasca presentan el cocido madrileño en dos vuelcos, pero los ingredientes son los mismos. Nos encontramos ante uno de los guisos españoles más completos a nivel nutricional y más laboriosos en cuanto a tiempos de elaboración y preparación.

Primer vuelco. Sopera de Fideos acompañada de guindillas y cebolleta. Dejando en todas las ocasiones la sopera en el centro de la mesa para que cada comensal pueda repetir de sopa todo lo que desee, ya que, la misma siempre está muy desgrasada para evitar sensación de saciedad.

Segundo vuelco. Una particular bandeja la cual lleva desde 1942 haciendo las delicias de los amantes del buen comer. En ella se encuentra el Cocido Madrileño posiblemente mejor presentado y probablemente el más completo (Un total de 15 ingredientes la componen):

* Garbanzos Castellanos selectos y Verduras Frescas (Patata gallega, Repollo, Pimiento Rojo y Zanahoria)

* Morcilla de dos tipos (de cebolla Asturiana y morcilla de Arroz) y un Chorizo casero Asturiano «para repetir»
* Tocino Ibérico, Panceta fresca y Costillar de Cerdo
* Morcillo de añojo y Gallina campera
* Huesos de Caña con tuétano
* Pelota madrileña “Gran Tasca”

Para acompañar suculenta comida, primero una buena cerveza que fue muy bien con la sopa y para los garbanzos y sus verduras y viandas elegimos el tinto de la casa  Coto  crianza de la denominación de origen Rioja Calificada. Y el proste nos dejamos guiar por el camarero con un delicioso flan de la casa con nata. Sin duda amenazamos con velver. 

Arriba