gastronomia racopaella entradaParece que afortunadamente estamos volviendo a la normalidad, después de estos últimos meses de desasosiego, de incertidumbre sanitaria debido a la pandemia del Coronavirus. Una "nueva normalidad" como dicen las autoridades tanto políticas como sanitarias y científicas. Que gracias a las medidas adoptadas por el Gobierno basándose en los criterios profesionales de expertos en epidemiología y los conocimientos de cientifícos y sanitarios, así como la actitud responsable y solidaría de la mayoría de los ciudadanos, se ha podido superar este ataque foribundo de algo tan desconocido para la humanidad como el Covid-19.

Dentro de está nueva normalidad ya podemos volver a disfrutar de nuestros templos culinarios, por eso para este mes de julio os queremos recomendar uno de esos templos situados en Valencia y cuya especialidad es el plato mas internacional de la cocina española; La Paella.

En nuestra última visita a esta florida y mediterránea ciudad que es Valencia, recorrimos distintos restaurantes auténticos santuarios gastronómicos y uno de ellos fué esté que os recomendamos, Restaurante El Racó de la Paella, situado en el popular barrio de Campanar, en su casco antiguo, ya que este barrio fue hasta finales del siglo XIX el pueblo del Campanar. Su origen se encuentra en un conjunto de alquerias islámica y que con el tiempo configuró un pequeño núcleo de población entre las acequias de Rascalla y Mestalla.  

Actualmente es barrio y distrito de Valencia, un barrio muy singular con una arquitectura del modernismo eclecticista que ha sabido aguantar los embites especulativos de anteriores gobiernos municipales.  

Pues en una de sus calle: Mosén Raussell, 17 se encuentra el restaurante El Racó de la Paella. no sólo es un restaurante, es sin duda algo mas, ya que se trata de una casa de finales del siglo XIX. Las pinturas de sus paredes, los azulejos que decoraban las distintas estancias y sus techos con vigas de madera junto con el suelo de ladrillo de la época hacen que la visita a este rincón culinario sea toda una experiencia sensorial. Decorada con motivos valencianos y de la huerta, y su interior de tamaño familiar. De ambiente agradable y hogareño, con patio interior ( típico valenciano). 

gastronomia racopaella asunyvicenteEl Racó de la Paella, su especialidad, como no podía ser de otra manera, y haciendo honor a su nombre (El Rincón de la paella), son los arroces valencianos. Y el rey de estos arroces es La Paella. 

La paella es una especie de sartén de gran superficie, con dos o más asas pequeñas y poca profundidad. Esta proporción permite que los ingredientes que en ella se preparan tengan una cocción adecuada. En ella se cocina el arroz a la paella, un plato típico valenciano y por extensión español, con variaciones en las distintas regiones del país. Existen varias teorías acerca del origen de la palabra “paella”. Hay quienes lo atribuyen al latín, ya que sartén en latín se escribe “patella”. La palabra paella significa sartén, en valenciano. Fue sinónimo en español de “arroz valenciano” o “arroz a la valenciana” a partir de 1900.

El arroz es el ingrediente principal y básico de la Paella. Este cereal (Oryza sativa) entró en Europa desde Asia donde era de uso común y fue expandiéndose a lo largo de los diversos territorios europeos. El arroz no fue cultivado en España en grandes cantidades hasta la llegada de los árabes a la Península. 

Ya en el siglo XVI se tiene noticia del cultivo de arroz en Valencia por Francisco de Paula Martí que escribe un pequeño tratado publicado al principio del siglo XIX: "Los valencianos tienen la vanidad, a mi parecer bien fundada, de que nadie ha llegado á saberle condimentar mejor que ellos, ni de más diferentes modos, y es preciso confesarles la preferencia, pues con cualquier cosa que lo guisen sea de carne, de pescado o con legumbres solas, es sin duda un bocado sabroso, y tanto mejor cuanto más sustancia se le echa. Nada tiene de extraño que los valencianos hayan llegado en esta parte a un grado de perfección, desconocido en las demás provincias, por ser el alimento casi exclusivo con que se mantienen, particularmente la gente que no tiene grandes facultades, y han estudiado con este motivo los medios de hacerle más grato al paladar. En todas partes han querido imitarlos, y para esto lo suelen dejar a medio cocer, llamándolo equivocadamente arroz a la valenciana, persuadidos de que aquellos naturales lo comen casi crudo, por haber observado que los granos cocidos quedaban enteros y separados en los guisos valencianos".

gastronomia racopaella asun

El Racó de la Paella, es un restaurante que en los azulejos de la entrada destaca que las paellas se hacen con fuego de leña. Mantiene bien la sensación de local clásico valenciano con una decoración de mesas de madera y sillas de nea con respaldos altos, El propio local es un edificio de planta baja y piso como la mayoria de viviendas de esta zona de Campanar, con sus calles estrechas y sus patios de entrada de carruajes (ahora garajes) con muy pocos espacios transformados en fincas ¡y que dure para siempre! porque es un entorno dclarado patrimonio histórico.

Las mesas están bien separadas, bien vestidas, copas correctas. Local de formato cuadrado con las mesas a la entrada y teniendo al fondo la parte administrativa que separa de las cocinas. El servicio profesional dentro de un ambiente familiar. Local completamente lleno, casi todo familias, incluso grupos amplios a pesar de lo cual la sonoridad no se resintió mucho.

La carta de comidas incluye muchos entrantes de cocina tradicional valenciana, también un par de ensaladas y los platos principales son sólo arroces y fideuás; una página de postres variados, caseros, completan las opciones. Como sitio de paellas hace que la cocina esté abierta solo para comidas (excepto lunes) y no abren por las noches, ya que paellas en Valencia no se come por la noche (salvo en fallas). 

Entre los entrantes destacan el Salteado de sepia con habitas, ajos tiernos y blanquet, el calamar a la plancha con pesto de albahaca, el buñuelo de calabaza y boletus, el Esgarraet hecho a leña ( Una joya de la cocina popular elaborada con bacalao y pimientos asados que invita a darlo todo mojando una buena hogaza de pan. Las aceitunas y los piñones rematan una receta tan sencilla como sabrosa). Bonito escabechado con pil pil y caramelo de ajo.

Y como plato principal los arroces, como la Paella Valenciana, el arroz del Senyoret, la Paella de Marisco, Arroz de Bogavante, Paella de verduras de temporada, Arroz Negro, Arroz amb fessols y nap. Y en Fideúa preparan el fideúa de marisco y el fideúa negro. La carta de vinos, algo elemental , vinos de varias zonas vinícolas de España y sobre todo mucho predominio de vinos valencianos, eso me parece muy bien, pues en la comunidad valencia se elaboran unos excelentes vinos. Para los postres además de la fruta del tiempo, presentan unos deliciosos postres caseros. 

gastronomia racopaella platos

Ibamos con la mesa reservada, para no llevarnos sorpresas. En principio una cervecita y agua fría  acompañado de encurtidos, mientra veiamos la carta y elegiamos. Eramos tan sólo dos comensales y nos pedimos al centro un salteado desepia con habitas ajos tiernos y blanquet: una mezcla de ingredientes que se potencian, sabroso y bien cojuntado. Y calamar de playa con pesto de albahaca: piezas pequeñas, tiernas, bien de plancha y bien de aliño.

Como plato principal nos pedimos un Arroz del Senyoret, Se podría decir que el Arròs del Senyoret es un arroz hecho con mimo para su disfrute, quedando al final un plato de arroz al gusto elaborado con un fumet, donde el marisco va pelado y salteado con tropezones de pescado sin espinas y todo limpio. Este estaba sencillamente exquisito, el grano suelto, bien surtido de marisco y pescado. Dejamos para otra ocasión degustar su Paella Valenciana, bonita excusa para volver a  un sitio tan mágico y encantador como El Racó de la Paella.

Como vino que armonizara con tan suculento menú nos pedimos vino espumoso, el cava de la zona de Utiel - Requena, una denominación de origen que cada año nos sorprende con sus elaboraciones vinícolas. Y de postre para cerrar esta maravillosa jornada gastronómica una milhojas de crema de naranja: bonita presentación, muy bien el hojaldre y bien la crema de naranja. y una torrija de horchata con helado de leche merengada, sencilla presentación, bien de sabor tanto la torrija como el helado.

Arriba