Rutas Gastronómicas por los barrios de Sevilla: La Alfalfa-Cuesta del Rosario.
Cuesta del Rosario, 7. 41001 Sevilla.
 

Relación calidad-precio:

Presentación:

Cocina: 

Servicio:

Tapa destacada: Caracoles en su época.

Otras tapas: Montadito de pringá.

   Mala   Aceptable   Buena   Muy Buena   Excelente
 

Fundada en 1909 en el mismo sitio que está ahora, un siglo después, esta pequeña bodega situada en la sevillana calle de la Cuesta del Rosario, en la Plaza de la Pescadería felizmente libre de coches y recuperada para el uso y disfrute de los vecinos de la zona, continua con sus puertas abiertas. Situada en una zona de privilegio (La Alfalfa) y lugar cofrade de Sevilla, por delante de su puerta procesionan de vuelta de la Catedral numerosas hermandades sevillanas. 

De entre todas la cofradías sevillanas que vuelven a sus templos después de hacer estación de penitencia  a la Catedral por la Cuesta del Rosario, destaca la Hermandad de Monte-Sión, cuya virgen titular, la Virgen del Rosario, se luce donde antiguamente existía un retablo del Siglo XVII de esa advocación. Cervantes incluso la mencionó en en su novela ejemplar Coloquio de Cipión y Berganza cuando antiguamente la calle tomaba el nombre de La Costanilla. 

Un siglo después, la Bodega La Mina sigue al pie del cañón ofreciendo a sus viejos y files parroquianos de toda la vida, buena cerveza Cruzcampo, vinos a granel y en su época, unos magníficos caracoles. Bodega La Mina se asoma a este rincón de las rutas gastronómicas por Sevilla debido a dos factores que en verano hacen furor en la capital andaluza: La cerveza Cruzcampo y los caracoles. Esa combinación culinaria tiene en Sevilla muchísimos adeptos y en la Bodega La Mina se sirven desde tiempo inmemorial con enorme éxito.

Hoy al frente de la Bodega La Mina se encuentra el popular Agapito, tabernero a la antigua usanza, con mandil y tiza en la oreja, con varios trienios detrás de la barra de una de las bodegas con más solera de Sevilla, y que afortunadamente sigue en pie tras el paso del tiempo. Un siglo cumple ahora ese establecimiento que fue en la primera mitad del Siglo XX, uno de los primeros locales en vender vinos a granel y también uno de los primeros establecimientos en ofrecer a sus clientes los caracoles, antes traídos de Lebrija, pero que ahora con la masificación de su consumo, procede del norte de África principalmente. Allí en la Bodega La Mina nos encontramos con uno de los personajes asiduos de dicha bodega, Pedro el guardacoches (que no gorrilla), sevillista a ultranza, de la popular Peña Biris y feligrés impenitente de la Bodega La Mina.

 

Arriba