Rutas Gastronómicas por los barrios de Sevilla: Centro urbano - San Juan de la Palma.
Calle Gerona, 1. 41003 Sevilla.
 

Relación calidad-precio:

Presentación:

Cocina:

Servicio:

Tapa destacada: Riñones al Jerez.

Otras tapas: Albóndigas y Menudo de Ternera.
 

 

Mala   Aceptable   Buena   Muy Buena   Excelente
 

 

El Bar Dueñas está situado en calle del mismo nombre y a tiro de piedra del Palacio de las Dueñas, residencia de la Duquesa de Alba en Sevilla. En las dependencias de ese palacio pasó su infancia y adolescencia el poeta sevillano Antonio Machado tal y como consta en un azulejo colocado en la fachada del edificio que reza así:  Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla y un huerto claro donde madura el limonero. No es de extrañar por tanto, que el Bar Dueñas sea sitio habitual de una de las tertulias literarias más importantes de Sevilla como son la de los amigos de "Cuadernos de Roldán". Pero además el Bar Dueñas, tiene en su carta de tapas algunas exquisiteces que merecen la pena ser recomendadas por Apoloybaco.

El local no es demasiado grande, pero tiene la virtud de estar bien distribuido con una división razonablemente adecuada entre la zona de barra y un pequeño saloncito donde se alinean varios veladores con sus correspondientes mesas y sillas que permiten, para quien lo desee tomar un reposado refrigerio. En esas mesas y sillas departen todos los martes nuestros amigos de la tertulia "Cuadernos de Roldán", escritores, poetas, pintores, encuadernadores, ilustradores, historiadores,  artistas en suma, algunos de los cuales son socios de Apoloybaco. Gastronómicamente hablando, la carta de tapas del Bar Dueñas es escueta, simple, tradicional pero de excelente calidad. Dos son los guisos que destacan a nuestro juicio, unos extraordinarios riñones al Jerez y el menudo de ternera. A esas dos especialidades le acompañan siempre en la carta, las albóndigas caseras, formando un triunvirato exquisito.

Nuestra visita al Bar Dueñas fue el Domingo de Ramos de 2008, un día donde la practica totalidad de los bares de Sevilla están repletos de público y donde se aprecia mas si cabe un buen servicio de barra y cocina. En ese sentido, y a pesar de lo concurrido del local, fuimos servidos con diligencia, rapidez y solvencia. Los riñones al Jerez estaban muy bien presentados, muy limpios, cortados en finas y regulares rodajas y con una sabrosísima salsa. El menudo igualmente estaba muy bien preparado y es altamente recomendable.

 

 

Arriba