Rutas Gastronómicas por los barrios de Sevilla: Nervión - La Juncal.
Calle Ruecas, 1, 1. 41005 Sevilla.
 

Relación calidad-precio:

Presentación:

Cocina: 

Servicio:

Tapa destacada: Caracoles.

Otras tapas: Croquetas de cocido, montaditos de pringá casera y pincho de gambas.

  Mala   Aceptable   Buena   Muy Buena   Excelente

 

Justo al lado de la sevillana Plaza del Juncal, en la calle Ruecas, se encuentra uno de los lugares donde mejor guisan los caracoles de Sevilla. Hablamos del bar Casa Paco, o bar Los Caracoles como le conocen en la Juncal sus vecinos. Abierto en 1967 por Francisco Ornedo, padre del actual propietario, desde el mismo día de su apertura se sirven caracoles y cabrillas en su carta de tapas, estas ultimas durante todo el año y los caracoles, lógicamente en su época.

Natural de Villalba del Alcor, Francisco Ornedo padre, se instaló en Sevilla vendiendo vinos hasta que ya a finales de los años setenta reconvirtieron el local al estilo que hoy luce. Amplio y con la ventaja de tener una magnifica terraza en una calle peatonal, Casa Paco, es sin duda alguna, el bar de tapas más célebre de la Juncal. Hoy el negocio lo regenta su hijo, Paco Ornedo y su esposa, María José.

En su carta de tapas destacan, lógicamente, los guisos caseros tradicionales de Sevilla, los montaditos y especialmente el de pringá casera, una de las especialidades de la casa junto a sus famosas croquetas de cocido. Pero sin duda alguna, el bar Casa Paco luce con todos su esplendor cuando llegan los calores a Sevilla y empieza la temporada de caracoles, algo que muchos aficionados a este minúsculo gasterópodo, esperan con ansias.

La fama de los caracoles de Casa Paco trasciende los límites del barrio y sus clientes acuden desde los barrios colindantes: Plantinar, Cerro del Águila, y Ronda de Tamarguillo principalmente, para degustar unos excelentes caracoles y cabrillas. Paco nos informó amablemente que de media son diariamente 8 o 9 mallas de caracoles las que se guisan en su cocina (cerca de 50 kilos)  a los que hay que añadir otros 10 o 12 kilos de cabrillas diarias. Muchos de sus clientes encargan el caracol o la cabrilla en tarrinas para consumir en casa.

Los caracoles y cabrillas son guisados diariamente por Paco quien aprendió la receta de su madre cuando ella y su padre dirigían el bar. El guiso de caracoles de Casa Paco tiene algo especial que los hace diferentes a los demás, aunque naturalmente guarda el secreto de la receta celosamente. Los caracoles sacan un caldo claro y limpio, suave y sabroso. Y además la materia prima -el caracol - es de primera calidad.

Y para terminar hay que decir que la Cruzcampo de Casa Paco está magníficamente tirada y muy fría. Un complemento ideal para soportar mejor los rigores del verano en Sevilla. Muy recomendable.  
 

 

 
 

 

Arriba