Rutas Gastronómicas por los barrios de Sevilla: Los Remedios.
Calle Montecarmelo, 34. 41011 Sevilla.
 

Relación calidad-precio:

Presentación:

Cocina: 

Servicio:

Tapa destacada: Rabo de toro.

Otras tapas: Espinacas con garbanzos, gambas. rebozadas, carrillada ibérica y tortillita de camarones.

  Mala   Aceptable   Buena   Muy Buena   Excelente

 

El Bar Santa María no aparece por ningún lado en las guías de las tapas sevillanas que de manera convencional vienen publicándose últimamente en el mundillo gastronómico de Sevilla, y es un grave error. El Bar Santa María es sin duda alguna uno de esos establecimientos que se pueden calificar de imprescindible cuando de tapear por Sevilla se trata. El Bar Santa María está ubicado en el barrio de Los Remedios, concretamente en la calle Monte Carmelo 43, esquina a Virgen de Loreto y su fiel clientela abarrota diariamente los escasos 30 metros cuadrados que ocupa el local. Es habitual incluso que vecinos de la zona encarguen su almuerzo o su cena al bar y en espera de ser servidos, tapean en la minúscula barra viendo pasar, una tras otra, espectaculares tapas caseras.

De su extensísima carta de tapas que de manera gloriosa salen de su cocina, hay que destacar forzosamente tres de ellas que son extraordinarias: Las espinacas con garbanzos, la cola de toro y las gambas rebozadas. De ellas tres hablaremos a continuación, pero déjenme decirlo ya: sus espinacas con garbanzos está entre las mejores de toda Sevilla

Considerado la sede no oficial del Club de Rugby Monte Ciencias (hoy Cajasol Ciencias), en su local se dan cita jugadores y aficionados a este deporte tras la competición y disfrutan de su excelente cocina repleta toda ella de clasicismo sevillano. Tapas tradicionales todas caseras y con un resultado magnifico. Sus espinacas son, como dijimos antes, de las mejores que se pueden comer en Sevilla. Con un toque especial, equilibradas, bien cortadas y con la temperatura adecuada, algo que difícilmente se logra en otros establecimientos de más renombre que el Bar Santa María.

Si las espinacas del Bar Santa María son extraordinarias, no le va a la zaga su receta de cola de toro. Espectacular. Con un toque especiado que las hace distinta a las demás, la carne es fresquísima, tierna y jugosa. Se presenta sobre un fondo de salsa no muy hecha donde las especias, (orégano, clavo y pimienta) están en la proporción justa. Muy al estilo mozárabe. Se sirven con patatas congeladas (su único defecto) aunque estas son de calidad y de tamaño justo Y tras la cola de toro, las gambas rebozadas, otra joya culinaria de este cofre que afortunadamente todavía conserva el sabor a bar de barrio, y que ha sabido vencer a las prisas de los nuevos tiempos.

Las Gambas rebozadas se presentan con un breve acompañamiento de patatas aliñadas muy sabrosas, aunque desde nuestro punto de vista su presencia es inadecuada. El rebozado es grueso pero muy sabroso y la gamba está en su punto justo de tamaño y con un sabor extraordinario. Volveremos, sin duda alguna, al Bar Santa María porque su carta de tapas así lo merece, (quedan por catar la carrillada, la tortillita de camarones, y el menudo entre otras muchas) porque la relación calidad-precio es muy buena, porque su cerveza está muy bien tirada y porque para nosotros, el Bar Santa María es uno de los grandes templos de la cocina en el barrio de Los Remedios. Una referencia indispensable en cualquier ruta gastronómica por las tapas sevillanas.

 
 

 

Arriba