Rutas Gastronómicas por los barrios de Sevilla: La Juncal.
Avenida Ramon y Cajal, 126, esquina con Ronda del Tamarguillo. 41005 Sevilla.
 

Relación calidad-precio:

Presentación:

Cocina: 

Servicio:

Tapa destacada: Croquetas de cocido.

Otras tapas: Montaditos variados.

  Mala   Aceptable   Buena   Muy Buena   Excelente

 

Abierta desde 1992, en plena efervescencia de la Exposición Universal de Sevilla, la cervecería La Caña se ha hecho con un sitio entre las cervecerías más concurridas de Sevilla. Probablemente la Cervecería La Caña, fue una de las pioneras en establecerse en Sevilla con la manida formula de: cerveza + marisco barato + mejillones. Luego han proliferado como hongos por toda la ciudad y no siempre con la calidad necesaria.

En el limite de la populosa barriada de la Juncal, lindando con la ronda del Tamarguillo que la separa del Cerro del Águila, la Cervecería La Caña se ha hecho, a base de tirar buena cerveza, con una concurrida clientela que busca un sitio fresco en las largas y calurosas noches de verano donde disfrutar de una velada agradable. A ello contribuye su espléndida terraza estratégicamente situada para recoger cualquier brizna de aire fresco que se levante.

Cuando una entra por sus puertas el escenario y la decoración es similar a tantas y tantas cervecerías de Sevilla. Aunque la Cervecería La Caña dispone de un magnifico salón en su interior con climatización para aquellos que prefieran tomar la cerveza en su interior. Llama la atención un magnifico cuadro pintado al óleo que preside frente al mostrador la pared principal de establecimiento.

Mejorable en muchos aspectos, La Cervecería La Caña debe cuidar algunos detalles si no quiere perder clientela, aunque la razón fundamental de su presencia en Apoloybaco es su cerveza, razonablemente fría y bien tirada. Su lista de tapas se limita a las típicas tapas frías de estas cervecerías ya descritas antes, junto con algunos aliños y tapas frías. Nada del otro mundo.

ºEn cualquier caso, la Cervecería La Caña es una buena alternativa para pasar un rato en su terraza sin ser demasiado exigente en cuanto a su calidad gastronómica. Su clientela procede básicamente del vecino barrio del Cerro del Águila y de la zona del antiguo Matadero de carne que había justo enfrente de su establecimiento y que hoy está reconvertido en sede de la Delegación Provincial de Educación.

Arriba