Rutas Gastronómicas por los barrios de Sevilla: Triana.
Calle Pelay Correa, 34. 41008 Sevilla.
 

Relación calidad-precio:

Presentación:

Cocina: 

Servicio:

Tapa destacada: Palomas en salsa.

Otras tapas: Cabrillas y Codorniz frita.

  Mala   Aceptable   Buena   Muy Buena   Excelente

 

En el corazón de Triana, junto a la Iglesia de Santa Ana, en la calle Pelay Correa, lugar de nacimiento del cantaor flamenco "El Pernales", el Bar Bistec lleva más de setenta y cinco años ofreciendo a su clientela unas extraordinarias tapas. Tres de ellas están en su carta desde el mismo día que abrió sus puertas en 1932: Las cabrillas en salsa, la codorniz frita y la que es su tapa mas famosa y por la que es conocida en Sevilla entera: las palomas en salsa.

Bar trianero por excelencia, carismático y singular, el Bar Bistec, es todo un buque insignia en el acervo gastronómico de Triana. Siempre ubicado donde está actualmente, ha sido visitado en distintas épocas por numerosas personalidades de la política, el toreo, artistas y gente famosa. Completamente reformado, el local es espacioso, decorado a la manera trianera, con azulejos procedentes de los talleres de la calle Alfarería

Al estar junto a la llamada "Catedral de Triana", su vinculación con las hermandades trianeras es muy fuerte y en sus paredes pueden verse distintas fotografías de la Virgen marinera de la Esperanza de la vecina calle Pureza. Los actuales propietarios, los hermanos Lope y Antonio Rodríguez García, son los hijos de uno de los antiguos y primitivos camareros que inauguraron el Bar Bistec.

Su anterior propietario le traspasó el negocio a su padre en 1978 y este  a su vez, cuando se jubiló se lo cedió a dos de sus ocho hijos. El traspaso estuvo condicionado a que el primer propietario revelara la receta de las tres tapas que desde el primer día de su inauguración, son santo y seña del Bar Bistec: la paloma en salsa, la codorniz frita y las cabrillas en salsa. Apoloybaco cató esta ultima tapa y da fe que las cabrillas en salsa del Bar Bistec son extraordinarias. Justas de pique, sabrosas, salsa muy jugosa y solo, por poner un pero, el excesivo tamaño de la cabrilla, algo alejado del molde sevillano mas acostumbrado a degustar la fina cabrilla de Lebrija.

Cabrillas aparte, el Bar Bistec tiene su fama bien ganada con la tapa de paloma en salsa que le ha hecho famoso en Sevilla entera. Probablemente sea uno de los pocos bares de España, si no el único, que guisa diariamente las palomas traídas expresamente del cercano campo de tiro conocido como "El tiro Pichón". La paloma en salsa es evidentemente un plato de caza procedente de la nobleza y de la alta sociedad que la madre de Lope y Antonio aprendió a guisar a principios de los años veinte.

La clave del éxito es la salsa, y el aceite empleado en cocinarlas. Esa misma salsa la emplean en otros guisos de carne como conejos, perdices u otras aves. Actualmente, según nos comentó Antonio Rodríguez, se sirven 14 o 15 palomas diarias ya que la demanda ha caído en picado hasta el punto de que no descartan eliminarlas de la carta por su continuo declive en su consumo.

En los buenos tiempos, el Bar Bistec, preparaba diariamente unas 75 u 8o palomas, pero entre la mala prensa que acompaña siempre al consumo de aves pequeñas y el cambio en los gustos culinarios de los sevillanos, la demanda está muy estancada. No se vayan de Triana sin visitar el Bar Bistec. 

 
 

 

Arriba