Rutas Gastronómicas por las Tabernas de Sevilla: Nervión - San Pablo.
Calle Sinaí, 25. 41007 Sevilla.
 

Relación calidad-precio:

Presentación:

Cocina: 

Servicio:

Tapa destacada: Cabrillas en salsa.

Otras tapas: Caracoles.

  Mala   Aceptable   Buena   Muy Buena   Excelente
 

El bar El Cateto de la calle Sinaí es uno de esos templos gastronómicos de Sevilla especializados en una determinada especialidad, en este caso, los caracoles, en temporada desde mayo a Julio, y las cabrillas todo el año. Porque el bar El Cateto mantiene en su carta durante los 365 días del año sus cabrillas en salsa, pero con la llegada del calor llega el apreciado caracol, aquélla tapa que es famosa en Sevilla entera.

El bar El Cateto está en la calle Sinaí desde 1969, cuando su propietario y padre de los actuales gerentes, Agustín Prieto, montó una taberna de vinos y aceitunas con los caldos de Umbrete, lugar de donde era natural y que dio origen al nombre del bar. Hoy, cuarenta años más tarde, el bar El Cateto es conocido en toda Sevilla por los magníficos caracoles que prepara y que guisa diariamente la madre de los actuales propietarios.

Los tres hijos de Agustín siguen en el negocio, José Francisco, Agustín y Francisco Javier, el amable señor que nos atendió en nuestra visita. El local no es demasiado grande, ni demasiado pequeño, pero afortunadamente dispone de una terraza exterior en la calle con alrededor de 40 veladores que siempre están ocupados en horas punta y que además ofrece otros espacios culinarios alternativos.
Apoloybaco pudo comprobar en primera persona la calidad de ese extraordinario guiso de caracoles que se hace en el Bar El Cateto. Y también las cabrillas en salsa, hechas a la antigua usanza, en un refrito suave para que lo que prime al catarlas sea el sabor de la cabrilla. El bar tiene poco que comentar desde el punto de vista de la decoración. Es uno de tantos con aires rocieros donde no falta el típico azulejo con la Virgen del Rocío, Patrona de la localidad onubense de Almonte.

Pero no solo de caracoles vive el bar El Cateto. De su cocina salen más de 60 tapas, distribuidas en menús, raciones, platos combinados y toda una panoplia de posibilidades para que su fiel y numerosa clientela tenga donde elegir. También en invierno, cuando la temporada de caracoles ha terminado, se sirven, además de las cabrillas, otro tipo de guisos donde la carne y el pescado cobran protagonismo. Cuando llega el otoño, tampoco falta el mosto de Umbrete en su bodega.

Es tal el éxito del bar El Cateto, que sus propietarios han abierto otros dos establecimiento más. Uno en la calle Luis Montoto, más orientado a las carnes a la brasa, una variante culinaria muy del agrado de los sevillanos y otro en el Parque Alcosa, un barrio obrero de Sevilla que se alza a la salida de la capital en dirección a Madrid y donde también, como era lógico y natural, el caracol y la cabrilla, en esta ocasión con tomate, siguen siendo los protagonistas.

El bar El Cateto del Parque Alcosa está situado frente al Polideportivo Municipal y entre este nuevo bar y el de la calle Sinaí, el Bar El Cateto saca guisa diariamente  entre 15 y 20 mallas de caracoles, que a 5 kg por malla, hacen un total de 100 kg de caracoles y otros tantos de cabrillas. No lo duden, en cualquier ruta caracolera de la capital andaluza, debe ser siempre visitado el ba El Cateto.

 
 

 

Arriba