RESTAURANTE NUESTRO BAR. (ALBACETE).
C/ Alcalde Conangla, 102
02002 Albacete
Tfno. 967 24 33 73 / 967 24 44 84

Web: Restaurante Nuestro Bar

Relación Calidad-Precio: 

Cocina: 

Presentación: 

Servicio: 

  Mala   Aceptable   Buena   Muy Buena   Excelente

 

 

 

 

 

 

Paseando por la Mancha, y mas concretamente por Albacete, no podemos pasar por estas tierras sin realizar una visita gastronómica al restaurante  “Nuestro Bar”, y tiene buen nombre porque estoy seguro que cualquier visitante lo va a ser suyo a partir de su primera visita. Tengo amigos que así lo pueden certificar, pues desde hace algunos años, a pesar de no residir en esta bella ciudad, son asiduos en sus numerosas visitas a lo largo del año.

Tiene este restaurante un ambiente rancio, antiguo, rural, que nos recuerda a una venta tradicional manchega de las que ya Cervantes daba cuenta en su universal obra: “El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha”, y precisamente este autor y su novela sirven de inspiración para realizar una cocina basada en una economía agropecuaria, en productos naturales, con platos con alto valor nutritivo, es decir, con sustento, para que labradores y pastores tuviesen energía para realizar sus faenas. Esos platos que antaño se ofrecían en ventas y posadas a caballeros, pastores, gañanes y arrieros, son los que hoy se ofrecen en Restaurante Nuestro Bar.

Así pudimos probar durante nuestra visita, una pequeña muestra de la amplia oferta gastronómica que tienen a disposición de sus clientes; excelente lomo de orza con alioli, queso frito de Cerrón, croquetas de la abuela, el típico plato de “atascaburras”, pisto manchego con picatostes y “magricas”, magnifico revuelto “dulcinea”, cordero deshuesado al ajo cabañil, y no pudo faltar un delicioso queso de la tierra en su justo punto de curado acompañado de jamón serrano. 

Los postres merecen mención aparte; Miel sobre hojuelas, montenevado con crema helada, panecicos de semana santa, leche frita al chocolate y pan de calatrava. Como podréis comprobar una cena variada y “ligera” como se estila en esta tierra.

La carta de vinos es amplia, mas de 150 referencias son ofertadas y estas no solo se limitan a los de la tierra, de las que ya ofrecen una buena gama, sino que incluso podemos elegir vinos extranjeros sin faltar como podríamos esperar las principales denominaciones de origen españolas.

Otro aspecto a destacar de este restaurante establecido en 1.967 es el esmerado trato dado a sus clientes, y este no solo se basa en el buen hacer del personal, sino que forma parte de la política empresarial desarrollada que le ha llevado a estar certificados en la Norma UNE 167000 de Servicio de Restauración.

Esto garantiza unos estándares de higiene y limpieza que se pueden apreciar, y un exquisito trato dispensado por el servicio, tanto a la recepción del cliente como durante el desarrollo de la comida y la despedida.

En fin una estupenda opción para todo aquel que tenga la oportunidad de pasar o tener como destino Albacete, ciudad que acaba de celebrar el tricentenario del privilegio que le concedió Felipe V para el establecimiento de una feria anual, que se viene celebrando de forma ininterrumpida desde entonces, y que es famosa entre otras cosas por la elaboración artesana de navajas y cuchillos.

Arriba