0
0
0
s2smodern

La gastronomía de la provincia de Alicante tiene dos zonas gastronómicas diferenciadas: la costa y el interior. En la costa son más típicos los platos con pescados y productos del mar, mientras que en la montaña y en el interior se dan platos más propios de esas zonas, con más influencia de carnes y productos del campo.

Siendo el Imperio de Roma el que trajo el arroz a las provincias de Alicante (que formaba parte de la provincia Tarraconense), fue posteriormente en el Al-Ándalus cuando, al mejorar los sistemas de riego, el arroz pasó a ser un alimento básico de los alicantinos. La influencia de los culinaria medieval de al-Ándalus ha quedado reflejada en algunas preparaciones alicantinas, como por ejemplo el turrón.

La cocina marinera destaca sin ningú género de dudas en la gastronomía alicantina y algunos de sus guisos son especialmente celebrados como el caldero de Tabarca, el all i pebre de rape, la borreta, el bollitori, el bacalao meneao, el pescado a la marinera o el esmorzaret alacantí, a base de sardina en salazón, huevo frito y ñora. Algunas variedades de pescado son famosas, como es el caso de los salmonetes de Calpe, el mújol y la sardina asada o a la parrilla. Entre los mariscos específicos se encuentra la gamba rayada de Denia, los erizos del litoral alicantino, los langostinos, calamares, canaíllas, tellinas y mejillones. La tradición marinera es amplia en la provincia, y cuenta con importantes centros pesqueros como Denia, Santa Pola y Torrevieja.

Son muy típicas y comunes las preparaciones con pescado en conserva en forma de escabeches, y sobre todo salazones como las mojamas. Los salazones cubren diversas variedades como la ventresca de atún, la sardina y el bacalao salados, el atún de zorra, los arenques, las huevas, etcétera. Con los salazones se elabora la pericana (pipes i carases), generalmente compuesto por de capellanes, ñoras y aceite de oliva.

La producción de vino es importante en la provincia y logra su denominación propia en 1957. La llegada del fenómeno del turismo a España durante los años sesenta hizo que algunos platos alicantinos perdieran su personalidad. Un gran divulgador de la cocina alicantina fue el político José Guardiola y Ortiz que publicó diversos libro monográficos sobre el tema. El empleo de bebidas refrescantes es muy habitual en los meses calurosos de verano, encontrándose fácilmente puestos en los que se comercializa la horchata de chufa con fartones, el agua de cebada, el agua de limón, etcétera. De la misma forma son populares licores anisados, que participan en muchas de las festividades de Alicante. La producción y demanda de helados es grande.

 

 

 

RESTAURANTE NOU MANOLÍN

Dirección: Calle Villegas 3.
Localidad: Alicante
Distrito postal: 03001

Ir Arriba