0
0
0
s2sdefault

pedro-iturraldeEl jazz en España tiene demasiadas asignaturas pendientes como para que en sólo un par de líneas pretendamos desde aquí abarcar toda su problemática. Es evidente que el atraso secular de nuestro país en los años posteriores a la II Guerra Mundial en todos los aspectos de la vida: cultural, social, artística y por supuesto en la política como consecuencia de la dictadura franquista, influyó de manera decisiva para que los aires de libertad que traían el jazz desde el otro lado del charco recalaran con fuerza en nuestra piel de toro.

Eran años de sequía creadora y en nuestro país reinaba de manera casi exclusiva el arte "patrio", entendido éste como lo mas casposo de una tradición musical que todo lo fiaba a la copla, el cuplé, y todas sus variedades regionales.

No había sitio para una música revolucionaria y creativa; original y para nada condescendiente con el poder establecido. El jazz pasó de largo por España en los años cuarenta, cincuenta y sesenta (precisamente aquellos años donde gozaba de su espléndida madurez) y nuestra juventud creció al margen de los sonidos negros originarios de New Orleáns. Los músicos se fueron a otra parte en busca de ambientes menos hostiles para su creatividad y Paris fue, una vez mas, la cepa donde germinó el mejor jazz que vino de América.

Hoy, apenas iniciado el tercer milenio, y cuando ya existe en nuestro país, una generación entera que ha crecido en libertad, el jazz en España también ha cambiado. Y a mejor, por supuesto. En España, existe hoy una amplia representación de músicos, instrumentistas y cantantes que por su calidad, su originalidad y su aportación al acervo cultural de nuestra sociedad, gozan de un gran prestigio en los ambientes y círculos jazzisticos fuera de nuestras fronteras. Sin embargo los problemas persisten dado el escaso apoyo institucional que el género recibe. Y no solo nos referimos al hecho de que en nuestros municipios, en nuestras comunidades autónomas y en nuestras fiestas locales sean muy escasa o ridículas la programación de jazz, sino también al desolador abandono promocional que se hace del jazz hecho en España.

Sin duda lo mejor del jazz español son sus músicos. Hay que tener mucha afición, mucha valentía y mucha convicción en su trabajo para, a pesar de ése desamparo, no arrojar la toalla. Desde nuestra modesta aportación a la difusión del magnifico jazz que se hace en España, hemos abierto un pequeño rincón de Apoloybaco para que sus componentes, los creadores de la música mas influyente del último siglo, sean conocidos por todos aquellos que nos visitan. Apoyamos sin ningún genero de duda ése movimiento, cada vez mas amplio y numeroso, que representa, entre otras organizaciones, la Plataforma de Apoyo a Nuestro jazz, y que defiende la necesidad de que los músicos españoles tengan la posibilidad de que sean profetas en su tierra. Por que nuestros músicos de jazz se lo merecen.

Si conoces la historía de algún músico, hombre o mujer, de algún instrumentista o cantante que consideres debe añadirse a ésta sección, te agradecería que me la mandaras por email a esta dirección:

jazz@apoloybaco.com

Gracias y que disfrutes de estas historias, que son parte fundamental del jazz en nuestro país.

 

DIRECTORIO DE MUSICOS ESPAÑOLES

A-D
E-H
I-L
M-P
Q-T
U-X
Y-Z
 
Ir Arriba