Hablar sobre "Little Boy" Quique, es hablar de blues puro. Un músico enorme, que por fin, después de más de dos décadas haciendo disfrutar a los aficionados al blues en toda España, ha podido editar su primer disco, algo que todos los aficionados llevábamos esperando mucho tiempo y que por razones de la mercadotecnia, ha tardado demasiado tiempo en hacerse realidad.

Siempre que hablamos de Blues en España, está "Little Boy" Quique por medio. Formó parte de las formaciones pioneras de blues en Andalucía como "Bluesters" y habitualmente toca con el grupo "Bluesville", junto a Mingo Balaguer y Julio Colín (otros dos músicos enormes). Gran virtuoso de la guitarra, instrumento con el que se atreve, no solo con el blues más clásico, sino también con el swing gitano del gran Django Reinhard, empezó a cantar blues tras escuchar el tema de Sonny Boy Willianson: One way out, pero sin embargo su principal influencia, es Muddy Waters uno de los grandes del blues que dejó dicho aquella frase tremenda: "El blues es la vida misma: una putada detrás de otra".

En este "They Call Me Little Boy", su primer y extraordinario disco como líder, toca y canta como siempre, igual que lo vemos a diario haciendo busking en una esquina de Sevilla tocando con el alma su guitarra, su armónica y la percusión al mismo tiempo. Y su voz suena potente, profunda y con la textura y el acento del blues nacido en el Mississippi.

Little Boy Quique, con 42 años a sus espaldas cuando grabó este disco, acumula  muchas horas en la carretera y en las calles de Sevilla; músico callejero y no por eso menos grande que muchos "bluesman" de relumbrón. Quique lo borda en este álbum de obligada escucha para cualquier aficionado al blues. 

 

LOS MÚSICOSLOS INSTRUMENTOSCALIFICACIÓN
 Little Boy QuiqueGuitarra, armónica, platillos y voz 4* sobre 5 

 

LITTLE BOY QUIQUE.

Little Boy Quique tiene 42 años y es sevillano. Nadie lo adivinaría con sólo escucharlo cantar, pues interpreta blues con verdadera alma de la América sureña. Lo hace en las calles de la capital andaluza, casi siempre en la céntrica avenida de la Constitución: con su guitarra, su voz, su armónica y dos pequeñas figuras de Bart y Maggie Simpson a sus pies. Toca con maestría e intercala su canto de bluesman profundo con agradecimientos en su acento, el andaluz, a los viandantes que le arrojan monedas. En su portal de MySpace, el músico afirma, con esa socarronería que la calle te enseña, que es oriundo de Guadalssissippi (Guadalquivir + Mississippi) y combina su trabajo como solista y autodidacta, con el de la veterana banda de blues sevillana: Bluesville.

El nombre artístico de Quique, según ha contado él mismo al portal La Taberna del Blues, es un guiño a su reducido tamaño. "Empecé a cantar blues tras escuchar una cinta: One way out, de Sonny Boy Williamson [bluesman y poeta de Misisipi, fallecido en 1965]", añade en esta misma conversación. Su principal influencia, sin embargo, es Muddy Waters. "El blues es la vida misma: una putada detrás de otra. También hay cosas buenas, pero son las menos", filosofea.

Little Boy quique, forma parte de esa estirpe de músicos que siempre está presente cuando se habla de blues en España. Músicos en carretera, presente en miles de batallas, luchador incansable y defensor a ultranza d ela pureza del blues; intransigente con la tradiciñon, fiel al estilo que dejaron marcados los grandes de esta música que te pellizca el corazón y te atrapa para siempre entre lamentos y canciones de trabajo.

TEMAS DEL DISCODURACIÓN
Keep our Bussines to Yourself2,34
Crossroads Blues2,49
Father was a Jockey2,38
40 Days & 40 Nights3,47
I Got Rhythm1,59
Sad Letter3,24
Big Boss Man4,20
Automobile Blues3,52
Bbay please Don'go3,43
I Got to Go3,28
I Can't be Satisfied3,11
Can'lose what you ain't never had2,59
Baby I'm crazy about me2,39
Don't let Your Conciousness get you Down2,27
Sweet Georgia Brown2,07
Arriba