gene krupa"Drummer Man" (Verve-Polygram) es uno de esos discos "raros" en la historia del jazz por varias razones. La primera de ellas es que el batería Gene Krupa está aquí fuera de su contexto habitual; estamos hablando de un formidable músico que brilló con fuerza en la época del swing y baterista habitual de algunas de las grandes orquestas del jazz, entre ellas la famosa de Benny Godman que grabó en el Carnegie Hall y que sin embargo consigue su mayor éxito discográfico en 1956, cuando el jazz ya andaba por otros derroteros.

Otra de las razones de esta rareza del disco, es que en la formación están dos grandes talentos del jazz, el trompetista Roy Eldridge y la cantante Anita O'Day. Ambos coincidieron en la orquesta de Gene Krupa en 1941 y sin embargo, es en este disco, donde ambos logran uno de los mayores éxitos de su carrera que tan poco se prodigaron en la década de los cuarenta.

Es decir, en este álbum, bajo la poderosa y sagaz sombra del productor Norman Granz, Gene Krupa, 15 años después de ese primer encuentro con la cantante y el trompetista, grabó jun to a su bigband un disco extraordinario donde todos los instrumentistas reunidos expresamente para la ocasión, estuvieron bordados. Podemos decir sin lugar a duda alguna, y resulta hasta paradójico, que uno de los grandes discos de toda la historia del swing, fue este "Drummer Man" grabado en 1956 cuando aquella época ya era sólo un recuerdo en la memoria musical de los norteamericanos.

El éxito del disco se debió, además de por la enorme calidad de los instrumentistas, todos ellos "viejas glorias" de la época del swing, por los maravillosos arreglos para bigband que elaboraron: Manny Albam, Nat Pierce; Billy Byers, y sobre todo un magistral Quincy Jones que firma los arreglos de ocho de los doce temas del álbum. Su capacidad para renovar cada pieza con conceptos modernos sin desvirtuar el carácter de las mismas es prodigiosa. Anita O'Day, quizás la mejor cantante blanca de jazz de todos los tiempos, sale muy airosa de ese reto precisamente por esos magníficos arreglos donde la trompeta de Eldridge sobrevuela finamente por encima de la preciosa voz de la cantante.

Por una vez y sin que sirviera de precedente, esa fórmula sospechosa a veces, de reunir en un estudio de grabación a grandes talentos provenientes de otros contextos y de otras épocas funcionó con Drummer Man. El resultado es un disco de swing tan intenso como relajante y que mereció para muchos especialistas en la materia, ser considerado como uno de los 100 mejores discos de jazz de la historia.

LOS MÚSICOSLOS INSTRUMENTOSFICHA TÉCNICA
Roy Eldridge, Joe Ferrante, Nick Travis y Bernie Glow. Trompetas Sello discográfico: VERVE
J. J. Johnson, Kay Wininding y Jimmy Cleveland.TrombonesNúmero de serie: 827 843-2 
Hal Mckusick y Sam Marowitz.Saxos altos Fecha de grabación: 15 febrero de 1956
Aaron Sachs.Clarinete y saxo tenorLugar de grabación: New York 
Eddie Shu.Saxo tenorNúmero de temas: 12 
Danny Bank.Saxo barítono Calificación: 5* sobre 5
Dave McKenna.Piano 
Barry Galbraitch.Guitarra 
Jonny Drew.Bajo 
Anita O'DayVocal 
Gene Krupa Batería y líder 

 

OTROS DISCOS RECOMENDADOS DE GENE KRUPA

 

LIVE AT CARNEGIE HALL

THE DRUM BATTLE

GENE KRUPA AND HIS ORCHESTRA

El 16 de enero de 1938 tuvo lugar en New York, un hecho histórico en relación con el desarrollo del jazz que todavía hoy es recordado: El concierto de la orquesta de Benny Goodman en el Carnegie Hall de New York, y allí, en la meca de ka música clásica de la Gran Manzana, entraba por primera vez el jazz. Y en la batería, haciendo historia con el resto de músicos de la orquesta de Goodman, nuestro bateria Gene Krupa. Imprescindible.

Publicado inicialmente bajo el sello de Norman Granz, esta "batalla de bateristas", ha estado descatalogado durante mucho tiempo y como el título indica, Gene Krupa y Buddy Rich, dos de los grandes baterias de la época swing, se enzarzan en una frenética batalla para demostra a todo el que quiera escucharlo, como suena una batería de jazz. Ritmo a raudales, swing desbordante y un entusiasmo delirante de los dos protagonistas principales que contagian al resto de músicos.

Gene Krupa y su orquesta fue lanzado por la Columbia Records en 1947 en un juego de cuatro álbumes de 78 rpm. En 1979 fue el primer músico que tuvo un lugar destacado en el Salón de la Fama de la batería moderna y este álbum, además de por la extraordinaria calidad de la orquesta donde destacaban el trompetista Roy Eldridge y la cantante Anita O'Day, es destacable por ser motivo de una de las inmortales portadas de disco dibujadas por el maestro Jim Flora para columbia.

benny goodmangene krupagene krupa

 

GENE KRUPA

El baterista, Gene Krupa (1909-1973), poseia un sentido innato del espectáculo, y eso en la era del swing, vendía muy bien. Con una audiencia totalmente entregada y enfervorizada en los míticos salones de baile, por la forma de tocar de Krupa, este extraordinario músico fue uno de los grandes instrumentistas de la era del swing, y desde luego el primer batería de renombre en la historia de esta música.

Su primera sesión de grabación fue en 1927 con la Mckenzie-Condon Chicagoans, una bigband con quien grabó varios temas hasta bien entrada la década de los treinta. En 1934 se enrola en la gran banda del clarinetista, Benny Goodman, con quien escribiría los mejores años de su carrera musical. En el seno de la orquesta de Goodman, Gene Krupa, puso en practica todos sus recursos de excelente baterista y era espectacular verle en acción.

Su participación con Benny Goodman, no se limitó al seno de la gran orquesta de swing, sino que junto a músicos enormes como el vibrafonista, Lionel Hampton, o el pianista, Teddy Wilson, participó en las famosísimas sesiones del clarinetista a trío o cuarteto que la radio americana difundía por toda Norteamérica. Su fama creció como la espuma y después de dejar a Goodman -con quien grabó el famoso concierto del Carnegie Hall en 1938- formó su propio grupo con la presencia estelar del trompetista, Roy Eldridge y la cantante blanca, Anita O'Day. Gene Krupa contribuyó enormemente a popularizar la batería en el mundo del jazz, llegando incluso a protagonizar una película titulada "Ball of Fire" del director, Howard Hawks, en la que se le vio interpretando un solo de batería, con una caja de cerillas y un par de fósforos...increíble, pero cierto.

Gene Krupa, fue grande incluso fuera de época. En 1956, el productor, Norman Granz, a la sazón, dueño del sello Verve, reunió en estudio a figuras legendarias del swing y le encargó a Krupa que liderara el proyecto. Aquella superproducción musical, reunió a figuras como Jay Jay Johnson al trombón, Roy Eldridge a la trompeta y Anita O'Day en el canto. El disco resultante fue editado por Verve bajo el titulo de "Drummer Man" y su swing relajado, pero intenso, alcanzan un gran nivel. Krupa continuó con la organización de Norman Granz bajo el circuito del JATP durante toda la década de los cincuenta e incluso los primeros años sesenta.

Columbia en 1959, hizo la película "The Gene Krupa Story" sobre la biografía del fenomenal baterista. El papel de Gene Krupa lo interpretó, el artista, Sal Mineo. Gene Krupa, quien anteriormente tuvo problemas con la policía por consumo de droga - fue arrestado y condenado levemente- falleció en Octubre de 1973.

 

Temas del disco

Duración

Let me off Uptown3,22
Rockin' Chair3,17
Opus 13,33
Fish Fry3,06
Drummin' Man3,14
Drum Boogie3,36
Boogie Blues3,51
Leave us leap2,37
Slow Down3,34
Wire Brush stomp2,17
That's What you Thnk3,59
After You've gone2,49
Arriba