350 sheila jordan portraitSeguimos con el hilo conductor de, en este año de 2019, traer a esta sección de discos recomendados por Apoloybaco, a algunos de los mejores discos del jazz vocal, con expecial acento en aquellas y aquellos cantantes de jazz, menos conocidos por el gran público, y que sin embargo, merecen, por su calidad musical y por su trayectoria profesional, estar presentes aquí.

La cantante Sheila Jordan (Detroit, Michigan, 1928), acaba de ofrecer un concierto actuar y de participar en Sevilla, en un taller de jazz vocal con sus noventa años cumplidos. Lo hizo ante un público entregado, que llenó la sala de conciertos dentro del ciclo “Jazz & Clubes”, que viene organizando anualmente la Asociación Sevilla de Jazz (ASSEJAZZ), en colaboración con la Universidad de Sevilla (CICUS), y el Ayuntamiento de Sevilla (ICAS). Creemos que es una buena ocasión para que Sheila Jordan aparezca en este veterana sección de jazz de Apoloybaco, que es el disco recomendado del mes. 

No es la primera vez que Sheila Jordan aparece por la capital de Andalucía. Ya estuvo hace dos décadas —otoño del año 2000—cantando en el marco de la programación jazzística que realiza en noviembre el Teatro Central de Sevilla. En aquella ocasión, vino acompañada por su admirado pianista, Barry Harris, un músico que la entendía musicalmente a la perfección y, en esta ocasión, Sheila lideraba su propio cuarteto formado por el contrabajista sevillano, Javier Delgado, el pianista gaditano Juan Galiardo y el batería Jimmy Weinstein.

El concierto de Sheila Jordan en la Sala Silvio del Espacio Turina, pasará a los anales de la historia del jazz en Sevilla. Esta extraordinaria y nonagenaria cantante, —probablemente la mejor cantante de jazz aún viva—, puso la sala de pie en varias ocasiones, y demostró, que a pesar de su edad, fue, y es, una de las grandes cantantes de jazz de toda la historia.

El disco que recomendamos en este mes de 2019, fue grabado en 1962, cuando la cantante tenía 34 años, y fue su disco de debut como líder. Fue la primer vocalista de jazz en grabar un disco para el selecto y prestigioso sello neoyorquino, Blue Note, que no solía, hasta entonces, contratar a cantantes. De hecho, Sheila Jordan, que no tuvo suerte con el lanzamiento del disco, no volvió a grabar en estudio hasta una década después. Estamos ante un disco de culto para los aficionados, descatalogado durante mucho tiempo, y que afortunadamente para los aficionados la jazz, la reedición en CD en los años noventa, sacó a la cantante de su ostracismo.

sheila jordan micro“Portrait of Sheila” es un excelente trabajo de Sheila Jeanette Dawson, su nombre de pila hasta que se casó en 1952, con el pianista Duke Jordan, que acababa de participar con Charlie Parker en las legendarias grabaciones para el sello Dial Records. Sheila Jordan, aún siendo blanca, tuvo desde el principio de su carrera un clarísimo vínculo con la música y la cultura negra, lo que le perjudicó notablemente en determinados círculos racistas de los EE.UU.

Sus inicios profesionales fueron siempre de la mano de excelentes pianistas negros como: Tommy Flanagan o el ya citado Barry Harris, y frecuentó el círculo boppers de Detroit. Allí conoció a Charlie Parker con el que entabló amistad y cuya influencia musical fue determinante para que se instalara en New York en 1950. Su domicilio de Manhattan, fue durante muchas noches, testigo directo de las jam-sessions que por aquel entonces se organizaban en la gran manzana cuando los músicos terminaban sus actuaciones en los clubes de la ciudad.

Sheila entró a formar parte, por derecho propio, en el ambiente jazzístico que se respiraba en la Gran Manzana alrededor de la figura musical de "Bird", quien la consideraba como una de las mejores cantantes de la época. Conoció a Lennie Tristano, y entre 1950 y 1952, dos años claves en su formación, tomó clases, aprendió teoría, armonía, a cantar de oído, a leer música a primera vista, y a perfeccionar su voz. El nacimiento de su hija, en 1955, y el abandono de la misma por parte de su padre, Duke Jordan, le apartó durante algunos años de la escena musical para ejercer de madre, y no fue hasta el principio de los años sesenta, cuando el pianista George Russell la sacó del ostracismo. Russell le arregló un encuentro con los propietarios del sello Blue Note para una audición. El resultado es este magnífico disco que se titula “Portrait of Sheila”.

Hay que destacar algunos temas del álbum, que son autenticas obras maestras del canto vocal; así en “Dat Dere”, una composición de su acompañante, el pianista Booby Timmons, aparece en toda su dimensión esas raíces bluseras que toda cantante de jazz lleva dentro y que se hace acompañar magníficamente por el contrabajo de Steve Swalow; sin embargo en “Who Can I Turn To?, la cantante aparece junto a la guitarra de Galbraith. En “Baltimore Oriole”, una preciosa composición y letra de Hoagy Carmichael, la apoyan rítmicamente el contrabajo y la batería. Sheila Jordan se ve cómoda en este tipo de formato pequeño, —tríos o cuartetos— y así sería en los trabajos sucesivos de esta magnífica cantante de jazz. De hecho, más de medio siglo después, Sheila Jordan se presentaba en Sevilla en la primavera de 2019, para liderar el cuarteto que ya hemos comentado con anterioridad.

sheila sevillaLa cantante quiso solamente grabar el álbum con la compañía del guitarrista Barry Galbraith, el contrabajista Steve Swallow, y el batería Denzil Best. El disco tuvo una mala distribución y su lanzamiento casi pasó desapercibido. De hecho, tras este álbum de debut, tardó doce años en volver a los estudios de grabación, cosa que hizo en 1975 con su también excelente disco “Confirmation”, para el sello “East Wind”. Este segundo trabajo, nos muestra a una cantante con un estilo mucho más consolidado y obtuvo el reconocimiento definitivo por parte critica y publico.

Improvisadora excepcional, asumiendo riesgos con el scat, segura de si misma y de sus facultades técnicas y vocales, Sheila Jordan ha llegado al siglo XXI, con la energía, la vitalidad y la creatividad intacta, como demostró en el concierto de Abril de 2019 en Sevilla. A lo largo de su extensa carrera profesional, ha grabado a su nombre , cerca de una treintena de discos, ha actuado en los más importantes festivales de jazz de todo el mundo, tocado con los mejores músicos de cada época y todavía se siente capaz de organizar e impartir tanto en New York como allí donde la contratan talleres de formación vocal.

A lo largo de su carrera profesional, que recordamos, sigue todavía activa a sus 90 años, Sheila Jordan ha recibido distintos premios, reconocimientos y distinciones por parte de la critica especialidad en jazz, como por ejemplo los siguientes: Lifetime Achievement otorgado por la Society of the Culturally Concerned-Detroit (1995), Jazz Vocal Coalition Honorary Jazz Mentor (2004); Lil Hardin Armstrong Jazz Heritage Award (2004); Lifetime Achievemente Award de la Manhattan Association Cabarets & Clubs (MAC) en 2006); International Association of jazz Educators (IAJE) Humanitarian Award (2007); Mary Lou Williams Women in Jazz Award for Lifetime Service (2008); New York Nightlife Award-Outstanding Jazz Vocalist (2010); Ehrenmitgliedschaft an der KUG Award (2015) y en 2012 el más destacado premio que concede la administración estadounidense a un artista de jazz, el Jazz Masters Award Lifetime Honors Award otorgado por la National Endowment for the Arts (NEA).

Y algunas de sus grabaciones han recibido excelentes críticas y premios de revistas especializadas, entre otros, el de Swing Journal a Confirmation como mejor álbum de jazz vocal del año 1975 o el de mejor álbum del año a Lost and Found otorgado por la publicación digital inglesa The Wire y apareció destacada una decena de veces como destacado valor en las encuestas de críticos de la prestigiosa revista Down Beat, la primera vez en 1963.

Para quien quiera conocer mejor la vida y la trayectoria musical de Sheila Jordan, hay dos documentos imprescindibles para ello: En 1995 el cineasta Cade Bursell realizó el documental Sheila Jordan: In the Voice of a Woman, conmovedora narración que traza su vida desde su infancia en plena depresión en el entorno minero de Pensilvania, la desaparición de su padre al nacer y el adverso entorno de alcoholismo familiar hasta su regreso a Detroit, su huida a Nueva York y la revelación y liberación que supuso el be bop de Charlie Parker.

Y la vocalista y profesora Ellen Johnson, publicó su biografía Jazz Child: A Portrait of Sheila Jordan (Rowman & Littlefield, 2014), coincidiendo con el 86 aniversario de la cantante. Obra minuciosa y documentada y de lectura cautivadora que interesará no solo a los seguidores de la cantante sino a todo el interesado en penetrar en la historia del nacimiento del be bop. Con pasión y conocimiento la autora ha sabido captar la apasionante personalidad de Sheila y su ardua lucha de supervivencia desde su infancia hasta la actualidad superada gracias a su profundo e irreductible amor a la música.

Disfruten de la música de jazz, amigos y sean felices escuchando a esta extraordinaria cantante que, afortunadamente para el jazz, sigue todavía subiéndose a los escenarios de todo el mundo.

LOS MÚSICOSLOS INSTRUMENTOSFICHA TÉCNICA
Sheila Jordan.Voz y líder.Sello discográfico: BLUE NOTE. 
Steve Swallow.Contrabajo. Fecha de grabación: 19 septiembre y 12 octubre de 1962.
Denzil Best.Batería.Lugar de grabación: Van Gelder Studios. Englewood Cliffs. New Jersey. 
  Número de serie: 7 289002 2
  Número de temas: 12
  Calificación: 5*
 
 

BIOGRAFIA DE SHEILA JORDAN.

Sheila Jeanette Dawson, su nombre real, comenzó a cantar desde muy joven en diferentes clubs de Detroit. Más tarde se convirtió en miembro del trío vocal Skeeter, Mitch and Jean. Al principio de los años 50 se instala en Nueva York. Jordan conoce al bajo Charles Mingus, y al batería Max Roach. Mingus le presentó al pianista Lennie Tristano, y estudió con él durante tres años. Él la ayudó a mejorar su fraseo escuchando a Parker y Lester Young tocar sus solos. También inculcó en Jordan la importancia de seguir un camino camino en la vida.

Charlie Parker la presentaba como "la cantante con un oído de un millón de dólares". Bird también tenía el oído de oro, y apreciaba su sonido y estilo original cuando la escuchaba. Se casa con Duke Jordan, el pianista de la orquesta de Charlie Parker, del que se separa después del nacimiento de su hija Tracy y se divorcian en 1957. Sheila Jordan cantaba asiduamente en iglesias.

A principio de los años 60, graba sus primeros discos, como The Outer View con George Russell que contiene una versión célebre de You Are My Sunshine. Participa en el grupo del trombonista Roswell Rudd, canta a dúo con Jeanne Lee y contribuye a la ópera jazz Escalator over the Hill, de Carla Bley. A mediados de los años 70, canta regularmente con Roswell Rudd, y en 1975 rompió el silencio discográfico con un álbum de resonancias tan parkerianas como "Confirmation", para el sello East Wind, demostrando de que el tiempo maduró su estilo. Este álbum supuso el reconocimiento definitivo por parte de crítica, público y de los propios músicos de jazz hacia la calidad vocal de Shelia Jordan.

Trabajó y grabó con destacados jazzmen, entre otros, Roswell Rudd, codirigió un cuarteto con el pianista Steve Kuhn, junto al contrabajista Harvie Swartz y el batería Bob Moses, cantó poemas de Robert Creeley con música del contrabajista Steve Swallow (Home, 1979), acompañó en numerosas giras al pianista suizo George Gruntz, participó a dúo con el contrabajista Harvie Swartz en numerosas giras y grabaciones al igual que con el también contrabajista Cameron Brown o con el pianista Kenny Barron, entre otros muchos.. En 1977 graba un álbum con Arild Andersen. A partir de 1978 se dedica en exclusiva a la música y comienza a trabajar en otros clubes de jazz de Nueva York como el Birdland, el Village Vanguard, y el Blue Note. Tiene una gran demanda de actuaciones en el circuito nacional e internacional de festivales. Ha actuado en festivales de jazz en Austria, Checoslovaquia, Inglaterra, Italia y Japón.

En 1998 se integra con el trío de Steve Kuhn (con Steve Kuhn, David Finck y Billy Drummond) y participa también, en compañía de Theo Bleckmann, en el álbum dedicado al recuerdo de Charlie Parker y Miles Davis. Jordan ha dirigido los talleres de jazz, a partir de 1978, en el City College de Nueva York, se ha ocupado con Jay Clayton de los programas del festival Jazz en julio en la Universidad de Massachusetts y ha dado cursos en la Universidad Stanford. Judi Silvano y Sabine Kühlich han sido algunas de sus alumnas.

En 1995 el cineasta Cade Bursell hizo un documental sobre Jordan titulado "Sheila Jordan: En la voz de una mujer". Su biografía, "Jazz Child: A Portrait of Sheila Jordan", escrita por la vocalista y educadora Ellen Johnson se ha publicado en 2014, coincidiendo con su 86 aniversario.

Desde entonces su carrera cobró una intensa actividad, publicando como líder o colíder una veintena de excelentes álbumes para discográficas tan señaladas como Blue Note, EastWind, SteepleChase, Palo Alto, Muse, HighNote, Splasch o ECM y colaborado en infinidad de álbumes de otros artistas, trabajando en clubes neoyorquinos como Birdland, Village Vanguard o Blue Note y requerida con frecuencia en los circuitos nacionales e internacionales de festivales de jazz.

Excelente y solicitada educadora de jazz vocal, Sheila Jordan viene impartiendo clases en centros de formación musical de prestigios, como City College de Nueva York, o en la Universidad Stanford y junto a la cantante Jay Clayton, realiza la programación del festival "Jazz en Julio" de la Universidad de Massachusetts e imparte seminarios y talleres internacionales.

Hoy, cumplidos los 90 años, su vitalidad sigue siendo tan asombrosa que es capaz de recorrer medio mundo si las condiciones y el amor a la música lo requieren.

TEMAS DEL DISCODURACIÓN DEL DISCO
Falling in Love with Love.2,31
If You Could See Me Now.4,32
Am I Blue.4,12
Dat Dere.2,43
When the World Was Young.4,43
Let's Face the Music and Dance.1,14
Laugh, Clown, Laugh.3,11
Who Can I Turn To?.3,21
Baltimore Oriole2,34
I'm a Fool to Want You.4,55
Hum Drum Blues.2,15
Willow Weep for Me.3,28
Arriba