0
0
0
s2smodern

 


 

Juan de Mal Lara

Nace en Sevilla en el año 1524. Perteneciente a la llamada "escuela manerista sevillana", junto a los escritores Fernando de Herrera y Baltasar de Alcázar, trató en su vida con otros eruditos e historiadores importantes de la época como fue Gonzalo Argote de Molina. Su maestro fue el insigne Pedro Fernández. Lara, a su vez, fue maestro de humanidades de Mateo Alemán.

Conocido en su época fundamentalmente por dos obras: "Philosophía vulgar, primera parte, que contiene mil refranes glosados" (Sevilla, 1568), donde en su discurso preliminar, Mal de Lara, no sólo pone por encima de la sabiduría libresca la "philosophía vulgar" de estas breves sentencias, que es la más alta, la que vive en el corazón y en la lengua del pueblo, sino que llega a afirmar que "antes que oviesse philósophos en Grecia, tenía España fundada la antiguedad de sus refranes". Esta obra es fundamental para el conocimiento del refranero español, y un reflejo claro de la influencia de Erasmo en el humanismo español.

 

La otra obra importante de Mal Lara fue "Recebimiento que hizo la muy noble y muy leal Ciudad de Seuilla, a la C.R.M. del Rey D. Phelipe N.S. Va todo Figurado. Con..." / Juan de Mal Lara.- Sevilla, Alonso Escribano, 1570.- Sig. VIII/ 8952; enc. holandesa, superlibros real. [Edic. facsímil Sociedad de Bibliófilos Andaluces, c. 1882. Sobre esta edición Palau, 147849].- Alenda, 236.; tal y como consta en las entradas reales, en la Real Biblioteca. En los Anales de la ciudad figura con letras de oro el recibimiento que dispensaron los sevillanos en 1570 a su monarca Felipe II, cuya entrada triunfal fue narrada con todo lujo de detalles por el notable humanista Juan de Mal Lara. El ingreso del nutrido cortejo real en la urbe se produjo a través de la Puerta de Goles, que a partir de entonces cambió su nomenclatura por la Puerta Real. El cronista Luis Cabrera de Córdoba nos cuenta que Felipe II "gozó de ver la Ciudad grande, hermosa, rica, noble, leal, aficionada a su Príncipe, compuesta de lo mejor que otras tienen, grandes Señores, ilustres Caballeros, Letrados, Mercaderes, excelencias de artífices, de ingenios, templanza de aire, serenidad de cielo, fertilidad del suelo en todo lo que la naturaleza puede desear, el apetito procurar, el regalo inventar, la gula demandar la salud, y apetecer la enfermedad". Mal Lara también nos cuenta, entre otras cosas, cómo se decoraron los lienzos de murallas con figuras y versos alegóricos que representaban los lugares de la jurisdicción hispalense. Este libro fue editado tras la victoria del monarca sobre los moriscos en las Alpujarras, en una de las escasas salidas que hizo.

 

Juan de Mal Lara murió hacia el año 1571.

 

 

Alejandrinos perpetuos

Dejando la pobreza para entrar en la miseria...
Mírame, mi vida, vestida con la muerte, alma,
alma tendida sobre los despojos de un niño al sol.
Debo elegir entre la muerte y muerte desolada.
Cantar entre el espino y la grieta mitificada
¡qué tengo sed, hambre, frío, muero de tanta vida!

Entrando ya en la miseria para morir en mudo,
desgarrado grito, aniquilado en mis entrañas:
que cruel es este eterno retorno de tierra seca.
¿Cuántas veces lucero frío, flotante en el agua
fría del Estrecho frío aún más crucificado y
más Ícaro o simplemente más hombre que huracán?.

Nanas ya de carne negra y agrietada, asfixiadas
en los acogedores brazos que tanto desearon.
Ojos de la modernidad que mostrais la atrocidad
de nuestros errores enfermos de prisa, viviendo
en la alucinación futura. Árboles cortados:
Quiero gritaros que la muerte es real.

Juan de Mal Lara

 

Nota: A continuación os relaciono distintos libros editados de interés, donde podeis encontrar más cosas sobre la obra de este autor.

  • "Las traducciones poéticas en la Filosofía Vulgar de Juan de Mal Lara". Mª Inmaculada Osuna Rodríguez. Universidad de Córdoba, 1994.
  • "Observaciones sobre libros y lectores en círculos (a propósito de Mal Lara y el humorismo sevillano)". Pedro Ruiz Pérez. Bulletin Hispanique, 100.1, 1998, pp. 53-68.
  • "La biblioteca de Juan de Mal Lara". Manuel Bernal Rodríguez. Philología hispalense, 4 (1), 1996, pp. 391-405.
Ir Arriba