0
0
0
s2smodern

Ladrilleros, de Selva Almada 

Empezar el otoño leyendo una obra excelente es uno de esos regalos que tienen los lectores que, avivados, acompañan el caer de las hojas de los árboles con un libro (¿un ebook?) bajo el brazo, y esperan comenzar a escuchar cómo cruje la acera a cada paso.

Ladrilleros, de Selva Almada, tiene la habilidad de engancharte desde su comienzo, ese principio brutal donde dos hombres se cosen a puñaladas en una fiesta rural y, mientras mueren, hacen nacer la historia que envuelve la narración y su conocimiento. Literatura y realismo mágico que llega a niveles excepcionales y que nos recuerdan a grandes maestros, que parecen haber dejado parte de su legado.

Historias de disputas familiares y vecinales, llenas de crítica social, rencores, dolor y muerte, y que no hacen más que representar la sombra de la naturaleza humana inherente a la vida y sus desasosiegos. Con una prosa impecable, fluida, desbordante en ocasiones, Selva cuenta la historia desde su origen hasta el drama final que la acompaña. Todo esto de la mano de un narrador, que lo realiza de manera certeza, con viajes de ida y vuelta en el tiempo que mantienen coherente el hilo conductor de la trama; lo que consigue que el lector disfrute hasta el final como un niño lo hace con un buen pastel o un buen helado.

Selva Alma nos regala éste, su quinto libro, escrito con una intensidad maestra y no exenta de calidad literaria. Libro más que recomendable para sentirte uno vivo, literariamente hablando, claro.

 

 

Ir Arriba