0
0
0
s2smodern

lila-crespo

"La muerte sobre un caballo pálido (apuntes para una tempestad)" de Lola Crespo Rodríguez.

Recién presentado en la Feria del Libro de Sevilla con gran éxito de público y ventas, el poemario de Lola Crespo Rodríguez, editado por Cangrejo Pistolero Ediciones, acaba de ser distribuido por las librerías de toda España.

Podemos decir que los Apuntes para una tempestad de Lola Crespo conforman en sí un sistema de símbolos. Si la autora, al adentrarse en la senda negra del bosque personal e intransferible, ha sabido encontrar su propio mito tras la pérdida, su obra cumple la función de llave cosmogónica. La poesía como mediadora, heredera del papel de la guía de almas, la pitia, la sanadora que nos reconecta de dentro afuera. ¿No es ese el sentido del arte, la raiz profunda de la literatura?

Si quieres volver a casa, abre tus manos bajo la tormenta y suplícale al rayo que deposite en tus palmas las huellas de la herida. Para poder surcar el cauce seco de tu río universal. Para saber reactivar la corriente de agua que fluye a tientas, de piedra en piedra. Porque para encontrar tu verdadero nombre tienes que ir a ciegas, unir en cada embestida de luz la conciencia fragmentada que avanza a golpes, de metáfora en metáfora. No hay otra forma de recuperar la ínsula. Sigue la línea de las mareas, cruza el umbral bajo el mástil, ajusta la soga a tu cuello y tiembla. Es la única forma de sobrevivir a la travesía de la noche, de que encuentres el collar a la salida. La poeta ha enhebrado sus cuentas y te cede el plano mudo para que recuerdes tus propias líneas. Ha hecho sus deberes. Y te los entrega para que hagas los tuyos, con sus apuntes maestros de Turner, Cohen, Panero, Whitman o Mutis. Asómate a la furia de la madre naturaleza. Ahora te toca a ti.

palitoPorque esta corriente de imágenes se escurre violenta en el vórtice del lago, a través de la partícula de luz que la succiona. Y al desaparecer, se teje la estructura matriz que sustenta la materia antes de ser materia. Se intuyen los nodos que ordenan el cristal de las ideas. Pero primero, deberás soplar la quimera, sentir que el ácido te salpica la cara. Temer el goteo de la geometría perfecta. Sin espanto al dolor de la carne, sino a la faz del inconsciente que reaccionará a tu pesar a través del agujero. Si quieres. Para eso sirve esta red sin fondo pintada de madrugada; el material de los sueños perdidos que hay que ir a buscar, para recuperar los ojos a la vuelta.

Si la palabra es la imagen consciente, su materia profunda es el pomo inconsciente, el lecho de mar rodado de esta travesía, de esta pasión que arranca el verde canto a canto, de esta locura inevitable. Y el puente invisible pero que sabe a musgo, sólo se puede tentar desde el atrevimiento. Desde el descubrimiento interior de la lengua analógica, por la comparación alga a alga, vientre a vientre de ballena, medusa a medusa fluorescente y venenosa. ¿O no has sufrido nunca La muerte sobre un caballo pálido? La calma vendrá luego. Si no hubieras saltado al desgarro, no crecería ahora la aventura del verso, la amapola en el hueco desnudo del corazón. Y vivir.

http://lolacrespo.blogspot.com
https://www.youtube.com/channel/UCa7SMzugBUTA6B051Sl5q_g

Lorenzo Ortega

Ir Arriba