vinos tintilla anforaEl marinero pueblo de Rota (Cádiz), da nombre a una variedad de uva - La Tintilla de Rota - y a un vino que precisamente procede de esa uva - El Tintilla de Rota -. Creo que es la única localidad en el Mundo, en España por supuesto, que tiene esa virtud, la de ceder su nombre a una uva y a un vino. Vitivinícolamente hablando Rota está dentro de la Denominación de Origen Jerez y Manzanilla de Sanlúcar, aunque no todos sus pagos y sus vinos estén acogidos a dicha denominación de origen. 

Rota antes de la "colonización" de los americanos con la instalación de su base militar en su término, contaba con un importante alfoz, campos que en la mayoría de los casos eran explotados por pequeños campesinos, llamado mayetos, ya que comenzaban la recolección de sus cosechas principalmente en el mes de mayo, entre sus plantaciones se encontraban los viñedos, como no podía ser de otra manera, ya que Cádiz fue una, y quizás la primera, de las comarcas de la península Ibérica que vio nacer la viticultura, allá por el siglo VIII a.c. traída de la mano de los fenicios, gentes con gran tradición en su cultivo y comercialización, está, la hacían al principio en ánforas arcaicas como la de la foto, que son conocidas en el argot arqueológico como R.1 (en la foto ánfora fenicia, cerámica a torno R.1; en el Museo arqueológico de Cádiz).

El Tintilla de Rota, es otro de esos vinos singulares y exclusivos de la península ibérica que estuvieron a punto de desaparecer, algo que no ocurrió, como suele suceder en estos casos, gracias al tesón, esfuerzo y dedicación de algunos bodegueros y viticultores de la zona y especialmente a hombres como Juan Martínez Martín que en el año 1957 se hizo con una pequeña parcela de viñedos entre las que se encontraba la variedad Tintilla de Rota y una bodega en el interior del municipio roteño. 

Aunque las primeras noticias que se tienen sobre la Tintilla datan del siglo XVII, donde al parecer se producía en pequeñas cantidades y que con ellas se elaboraban dos tipos de vinos, un tinto seco, y otro vino dulce, conseguido de la mezcla del mosto de la Tintilla fermentado con arrope (1). Estos vinos eran muy apreciados en Europa y prácticamente se exportaban casi en su totalidad, el resto era para consumo local. Muchas eran las bodegas que en Rota dedicaban su fabricación a este singular vino tinto y dulce, ya que entre mediados de los siglos XVIII y XX , los lagares y bodegas representaron el 70% de las instalaciones industriales de Rota. Sin duda, demuestra la gran dedicación de este municipio a la vinatería, inclinándose su actividad vinícola fundamentalmente a dos variantes: a) producir arrope y vino de color (2) y b) producir aguardientes y vinos elaborados, sobre todo el tintilla de rota, que a lo largo de la historia llegó a ser muy reconocido, exportándose a Reino Unido, Francia, Holanda, Bélgica, Italia, Marruecos, y allende los mares como a EE.UU. Incluso hasta la primera mitad del siglo XX se utilizó como vino de consagración en Reino Unido. 

vinos tintilla uvasEl Tintilla de Rota no forma parte de la denominación de origen de los Vinos de Jerez, pese a que radica dentro del Marco, por no elaborarse con las tres variedades de uva permitidas en su Reglamento (La Palomino, la Pedro Ximénez y la Moscatel). No obstante, en los límites geográficos del jerez encontramos otras uvas destinadas a la elaboración de otros vinos. Es el caso de la tintilla, uva que se encuentra específicamente en la provincia de Cádiz . enmarcada en la D.O. ‘VT Cádiz’. Es una uva tinta, como su nombre indica.

Es una cepa de brotación y maduración tardías, poco vigorosa. Sensible a la sequía y especialmente al hongo Botrytis cinerea. La Tintilla de Rota presenta una cepa de porte erguido, produce uno o ningún racimo por pámpano. El racimo es pequeño y de presencia lacia. Sus bayas son pequeñas y esféricas de color azulado oscuro a negro, de hollejo fino. Da un bajo rendimiento en mosto que es un alto contenido en azúcares y de mediana acidez. Es una variedad idónea para ensamblajes en vinos de guarda. Su cultivo se ha mantenido residual en las pocas y pequeñas viñas de la localidad de Rota. Así su producción es pequeña y estuvo en serio riesgo de desaparecer hasta que se reforzó su producción a mediados del siglo XX. Un momento de crisis enológica casi inimaginable para un vino tan distinguido en los siglos XVIII y XIX. 

Algunos expertos aseguran que se trata de la misma variedad que la Graciano de la Rioja y la Parralata de Somontano. En el año 2000 el Instituto Madrileño de Investigación Agraria y Alimentaria (IMIA) realizó un amplio estudio sobre las variedades de uvas españolas con una metodología similar a los realizados por Carole Meredith en la Universidad de California en Davis. Este estudio demostró que la graciano de Rioja, la parraleta del Somontano y la tintilla de Rota son la misma variedad de uva.

En el s. XIX la Tintilla se empleaba en la zona de Rota para la elaboración de tintos secos. Por sus características y la calidad obtenida, los tintos podían rivalizar con otros vinos reconocidos y de prestigio. Pero sin duda alguna el original y exclusivo vino elaborado con esta variedad es como nos dice Javier Maldonado Rosso "El célebre tintilla de Rota". Un vino por otra parte que tiene muchas consideraciones, ya que se utilizo como vino reconstituyente, como vino medicinal, como vino gastronómico, en cualquier caso no es un vino que se utilice mucho para copear, como otros vinos generosos del Marco de Jerez. 

En el libro: "El patrimonio natural y cultural de Rota (Cádiz) y su conservación". Coord. María Dolores Ruiz de Lacanal Ruiz Mateos. En uno de sus epígrafes denominado "La elaboración del tintilla de Rota: Un interesante patrimonio etnológico"; de Javier Maldonado Rosso. Nos cuenta que la mayoría de autores que recogieron como se elaboraba el tintilla de rota dicen que se componen de tres elementos: mosto de la uva tintilla de rota, arrope y aguardiente, algunos bodegueros cambian el arrope por vino de color. y hay también quien dice que el tintilla no lleva aguardiente. 

Jose Navarrete y Vela Hidalgo, militar y afincado en Rota; escribía en 1883 como se elaboraba: La uva tintilla de rota se soleaba sobre esterillas de esparto durante varios días, después se despalillaba y se echaba en botas de madera colocadas verticalmente, donde por presión natural las uvas se rompían y comenzaba la fermentación, a continuación se añadía arrope y se dejaba macerar esa mezcla, después de un tiempo esa masa se pisaba en el interior de las botas y unas semanas más tarde se repetía la operación para evitar que se endureciese. Por último ese vino trasegaba a botas montadas en andanas y se les añadía una pequeña cantidad de aguardiente obtenido de los hollejos separados del vino en la prensa. 

Y Francisco Gonzalez Álvarez, experto y conocedor de los vinos de Jerez, decía en 1874: después de soleada y despalillada la uva se pisaba en lagares , como las otras uvas, y que el mosto obtenido y los hollejos de la uva se vertían por tandas en unas balsas de madera, alternándose con tandas de arrope y aguardiente, una vez concluida su lenta fermentación - maceración, el tintilla se envasaba. Precisa que el contenido de cada balsa es de 78% de mosto y hollejo, 11% de arrope y 7% de alcohol vínico de 40º refinado, el 4% restante de la balsa se quedaba vacía.

vinos tintilla propietarioLa denominación legal del Tintilla de Rota es la de Vino de licor (3), actualmente protegido por la Indicación Geográfica Vino de la Tierra de Cádiz. Es pues un vino tinto vinificado en dulce. La uva se deja sobremadurar en la cepa. Se vendimia manualmente. La uva se despalilla y se prensa. Se pasa a las cubas de fermentación, que se corta con el fortificado con arrope. El vino resultante se envejece en barricas de madera por crianza oxidativa. Transcurrido el tiempo de envejecimiento se filtra ligeramente y se embotella.

En Rota la única bodega que elabora el tintilla en dulce continuamente desde 1957 es Bodegas El Gato De Juan Martinez Martín. Y lo hacen con auténtica maestría siguiendo la tradición de mezclar mosto fermentado con una pequeña cantidad de arrope, pero no incorporan el aguardiente. Y tienen un tintilla joven y otro noble.

En la actualidad bodegas del Marco como Lustau, González Byass o Bodegas Ferris elaboran diferentes vinos con esta uva autóctona de la provincia. En este sentido, Lustau produce su ‘Tintilla de Rota Lustau Single Cask’, del que solo se produjeron 204 botellas en 2017, obteniendo la mayor puntuación Parker de todos los vinos de Bodegas Lustau, con un total de 94. Tras la vendimia y antes de trasladarlas a la bodega, las uvas se someten al asoleo para que concentren sus azúcares. Una vez iniciada, la fermentación se detiene con alcohol vínico para mantener los azúcares naturales. Posteriormente inicia la crianza en el sistema de Solera y Criaderas.

El tonel actual es la evolución de la Tintilla lanzada en 2001. Desde entonces este tonel ha permanecido lacrado, sin hacerse saca o aporte alguno. Tras más de 15 años de crianza estática se han perdido 20 arrobas por evaporación, llevando al vino a una concentración sin igual. El resultado es un vino de intenso y profundo color ébano, con un ribete marcadamente yodado que impregna la copa reflejando su gran densidad. Muy aromático, destacan notas de rebotica, yodo y regaliz con un fondo de café y torrefacto. Sorprendente en boca por su combinación dulce y amarga. Notas de regaliz negro y torrefacto aparecen de nuevo dejando un final amargoso. 

Asimismo, González Byass elabora su Tintilla, dentro de la colección de vinos tintos de la provincia de Cádiz, Finca Moncloa. El vino se elabora de forma tradicional, dejando sobremadurar la uva y sometiéndola a soleo durante unos días hasta alcanzar el grado de dulzor adecuado. Los granos de uva, una vez estrujados, son sometidos a maceración y fermentación durante varios días antes de ser prensados. Después de unos meses de reposo en depósitos de acero inoxidable, el vino envejece durante 18 meses en barricas de roble francés antes de su embotellado. 

vinos tintilla barricasyuvasEl Tintilla de Rota esta considerado como un vino de postre o de merienda, aunque a mi me gustaba tomarlo en los veranos cuando bajaba a la playa que pasaba precisamente por la puerta de la Bodega El Gato, te dejaba un regusto entre dulce y astringente bien prolongado. Pero también con su nuevo auge en estos últimos años, está haciendo que se consuma en restaurantes de renombrando prestigio nacional.

El tintilla de Rota muestra un bonito color caoba con ribete ambarino. Con una nariz intensa y compleja de aromas tostados y de madera por su prolongada crianza oxidativa. En perfecta armonía con aromas de vainilla, regaliz y miel. Toques de caramelo, toffee, higos secos, café y balsámico. Su paso por boca es meloso con frutosidad. Con un toque ácido, salino y dulce y algo de mineralidad. Muy equilibrado. Goloso, sin empalagar. Un punto de amargor final. Muy largo y persistente. 

(1) Arrope: mosto concentrado, a fuego directo en calderas de cobre, a un quinto de su volumen inicial. produciéndose la caramelización de los azúcares y una mayor densidad. 

(2) Vino de color: compuesto de mosto recién obtenido y de arrope. 

(3) Vino de licor: Según la OIV, es el producto que contiene un grado alcohólico adquirido superior o igual al 15% vol. e inferior o igual a 22% vol. , no obstante, un Estado, para su mercado interior, puede aplicar un grado alcohólico adquirido máximo superior a 22% vol., siempre que sea inferior o igual a 24% vol. 

BIBLIOGRAFÍA
* Apoloybaco
* El célebre tintilla de Rota (Siglos XVIII - XX). Maldonado Rosso, Javier
* documental ‘Tintilla de Rota. El legado’.
* El patrimonio natural y cultural de Rota (Cádiz) y su conservación; María Dolores Ruiz de Lacanal Ruiz Mateos. "La elaboración del tintilla de rota: Un interesante patrimonio etnológico". Javier Maldonado Rosso.
* Artículo: "Bodegas el Gato, el máximo valedor del Tintilla de Rota". por Mar Villalba

Arriba