vinos vinodelmes 072020 bodeguerosjpgUn nuevo recorrido por la Sierra Norte de Sevilla, fue suficiente para conocer, entre otras cosas, el proyecto vinícola y bodeguero de dos jóvenes de Cazalla de la Sierra. Al principio comenzaron elaborando vinos, en otro pueblo serrano y cercano; en Alanis, pero desde hace dos años inauguraron unas nuevas instalaciones bodegueras en Cazalla de la Sierra, en su pueblo, en el casco antiguo de está "real" y bella ciudad, frente a la iglesía de San Benito.

De está visita a las nuevas instalaciones cazalleras comprobamos en primer lugar que son mas amplias y por consiguiente mas confortables para realizar los trabajos propios de la bodega y en segundo lugar que tienen siempre en mente nuevas iniciativas y un permanente trabajo de investigación.

De todo esto nos llamó la atención la recuperación que están llevado a cabo en la crianza, como antaño, de los vinos en vasijas de barro (ánforas y tinajas). Pedro Cano, izquierda de la foto y José Antonio Acosta, estos dos viejos amigos y socios en esta bonita aventura vitivinícola, están empeñados en poner en valor viejas tradiciones bodegueras, pero por supuesto sin renunciar a las modernas prácticas enológicas y a las nuevas técnicas de vinificación. .

Tierra Savia es el nombre de la bodega y uno de los vinos criados por este procedimiento, tuvimos el gusto de catar y creó que merece la pena ser recomendado, por su calidad y singularidad.  Para este mes de julio es una buena ocasión degustárlo y comprobar una vez mas que en Sevilla también se hacen buenos vinos.

vinos vinodelmes 072020 botella> PIU Ánfora Tinto 2018; elaborado por la bodega Tierra Savia, Un vino único, “El Espantador de Pájaros” El barro le ofrece a la uva la oportunidad de expresarse con toda su personalidad. El ánfora respeta al máximo las características de la uva, evoluciona a un estado superior. Al vino le ofrece la oportunidad de reconectarse con su tierra, con la que se fabricó el ánfora. Creemos en la existencia de una memoria intrínseca, es un homenaje a nuestros antepasados. Un vino que te hace respetar la tierra. 

Es un vino ecológico,certificado por SHC, procedente de la variedad Tempranillo, vendimiada a mano en su momento óptimo, fermentación en depósitos de acero inoxidable con una posterior crianza de 10 meses en ánfora de barro, De producción limitada de esta cosecha ha sido de 2.350 botellas, numeradas. En la actualidad cuentan con cinco tinajas de barro, alguna de ella tiene la inscripción de su fabricación en el siglo XVII 

La conservación y crianza del vino en vasijjas de barro (Tinajas y ánforas), ha sido uno de los métodos ancestrales que se han utilizado en nuestros pueblos y zonas vinateras del País. Las propiedades del barro son conocidas desde antaño. Su capacidad absorbente, refrescante, y su lenta oxigenación hacen que haya sido durante mucho tiempo, el recipiente por antonomasía para la elaboración y conservación del vino.

Hoy en día, se está volviendo a utilizar las tinajas de barro para la crianza de los vinos. Su estructura microporosa permite un intercambio entre el vino y el ambiente. Esto hace que ocurran dos fenómenos beneficiosos para el vino: La oxigenación, lenta y constante para su estabilización, y la concentración, lentamente por evaporación. Es una herramienta que ofrece un respeto absoluto por el vino, obteniendo perfiles de fruta, fresca o madura. Piu ánfora tinto, es un un claro paradigma de estos vinos "vegetales", frescos pero contundentes a la vez. Que creo que tendrán un gran futuro y por supuesto un extraordinario presente.

Piu Ánfora tinto 2018; presenta un bonito y seductor color cereza, con ribetes violáceos. En nariz es muy aromático, con una franca presencia de fruta (zarzamora y grosella), con recuerdo mineral del ánfora. En boca, muestra un atractivo sabor afrutado, equilibrado de taninos presentes y agradables. Goloso y extremadamente mineral. Con un final afrutado on fondos de mora. Su graduación alcohólica es de 13,5% vol. 

vinos vinodelmes 072020 bodegaBodega Tierra Savia; fundada en el año 2013 por Pedro y José Antonio, cuyo viñedo se encuentra repartido entre los términos municipales de Alanis y Cazalla de la Sierra, con 3 y 5 hectáreas respectivamente, sembradas con las variedades de temprnillo, garnacha, cabernet Sauvignon, merlot, syrah, pinot noir y cabernet Franc en tintas y Viogner, verdejo y macabeo en blancas, tienen en proyecto plantar otras variedades tanto en tintas como en blancas. En estos campos desarrollan una agricultura biodinámica con el objetivo de conseguir una producción ecológica de sus vinos, algo que consiguieron certificar en el año 2016.

Cuentan con depósitos de acero inoxidable y también de polietileno. En el año 2018 han terminado unas nuevas instalaciones en Cazalla de la Sierra. Su actual parque de barricas es de unas 40 de roble francés y americano. Y su primera produccion fue la añada de 2014, tanto en tinto como en blanco. Actualmente tienen una producción total de unas 15.000 botellas. El nombre de Tierra Savia es un juego de palabras y mezcla de sabiduria y la savia de la cepa.

En sus nuevas instalaciones de Cazalla de la Sierra han incorporado también varias tinajas y ánforas de barro para la crianza y conseración de vinos mediante este ancestral procedimiento. En estas instalaciones mas amplias que las de Alanis, cuentan también con una sala de barricas de roble en condiciones de temperatura y humedad apropiada para la crianza de los vinos. 

Esta nueva bodega en Cazalla cuenta con un espacioso patio para la recepción d las visitas y las catas de vinos, en un entorno privilegiado dentro del pueblo y con unos vecinos tan singulares como son la Iglesia y el Palacio de Sn Benito.

Arriba