DENOMINACIÓN DE ORIGEN MÉNTRIDA 

 

"Amor y deseo son dos cosas diferentes; no todo lo que se ama se desea, ni todo lo que se desea se ama". Esto se lo decía Don Quijote a Sancho pero lógicamente no lo hacía pensando en los vinos, y sobre todo en los vinos de Méntrida, pues son vinos amados y deseados.   
Vinos tintos y recios que tradicionalmente recibían una cuidadosa elaboración y crianza en tinajas de barro castellano, como estas que vemos en este cuadro denominado "La cueva de la bodega", que con tanto lujo de detalle y maestría nos ha pintado Antonio López Torres.


Al norte de la provincia de Toledo, limitando con Ávila y Madrid, y entre la Sierra de Gredos y el río Tajo se encuentra la comarca vitivinícola de Méntrida, que es atravesada por el río Alberche. Su orografía es suave, casi llana, a excepción del noroeste, en las estribaciones de la Sierra de San Vicente. 

   Los viñedos se sitúan entre los 400 y 600 metros de altitud en suelos arenosos de origen graníticos, ácidos y de poca sal, pobres en materia orgánica. Dentro de un clima continental extremado de inviernos largos y fríos, algo amortiguados por la protección que ejerce la barrera montañosa de Gredos sobre los vientos fríos del norte y del oeste, y veranos calurosos con una precipitación media anual de 350 mm. y una insolación media de 2.800 horas anuales.


La Denominación de origen Méntrida fue reconocida en 1976, contando en la actualidad con 13.375 hectáreas de viñedos inscritas, repartidas por 51 municipios toledanos; Almonox, Paredes de Escalona, Aldeancabo de Escalona, Nombela, Escalona, Hormigos, El Casal de Escalona, Cardiel de los Montes, Castillo de Bayuela, Hinojosa de San Vicente, Garciotún, Nuño Gómez, El Real de San Vicente, Méntrida, La Torre de Esteban Hambrán, Quismodo, Maqueda, Santa Cruz de Retamar, Portillo de Toledo, Fuensalida, Huecas, Camarenilla, Villamiel de Toledo, Rielves, Barcience, Torrijos, Santo Domingo, Novés, Camarena, Arcicóllar, Chozas de Canales, Las Ventas de Retamosa, Palomeque, Malpica del Tajo, Cebolla, La Puebla de Montalbán, Los Cerralbos, Otero, Santa Olalla, Alcabón, Domingo Pérez, Carmena, Gerinodote, Escalonilla, Burujón, Bargas, Valmojado, Casarrubios del Monte, El Viso de San Juan, Carranque y Alba Real del Tajo.

   La mayoría de sus vides son tintas, siendo la preferente la Garnacha, después está la Cencibel y el Tinto basto. Y con la última modificación del reglamento del Consejo regulador efectuado en el año 2000 se han ampliado las cepas autorizadas a las tintas Cabernet Sauvignon, Merlot y Syrah y las blancas; Albillo, Macabeo, Chardonnay y Sauvignon blanc.

   En Méntrida se elaboran principalmente vinos tintos y rosados y también se producen tintos de doble pasta, muy propicios para hacer excelentes coupages. Por lo general son vinos de alta graduación alcohólica; los rosados son afrutados, frescos y de bellos colores, rosa frambuesa, elaborados sobre todo a partir de la variedad garnacha. Los tintos son ricos en taninos y materias colorantes, de muy buen cuerpo, carnosos y suaves. Los tintos de crianza serán envejecidos por lo menos 24 meses y al menos 6 de ellos habrán de permanecer en barrica. Los reservas tendrán un mínimo de envejecimiento de 36 meses de los cuales al menos 12 serán en barrica. Los gran reserva, tendrán cinco años de envejecimiento de los cuales al menos 2 años serán en barrica.

Tipos de Vinos                    Graduación Alcohólica

* Blancos ----------------------- mínimo 11% vol.

* Rosados --------------------- mínimo 11,5% vol.

* Tintos ------------------------ mínimo 12% vol.


Dirección del Consejo Regulador

   Avda. Cristo del Amparo, nº 14, 1º - 45510- Fuensalida (Toledo). Tel: 925 785 185; Fax: 925 784 154. E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.. Web: www.domentrida.es

    

Arriba