0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

Tabernas, tascas, bodegas, mesones, ventas, bares, bodeguitas, kioscos, cualquier nombre es bueno para definir esos entrañables lugares donde se expende vino y otras bebidas alcohólicas, acompañadas de sus "tapitas". Y En Sevilla estos lugares tienen un duende especial, no en balde, Sevilla, ocupa el primer lugar del mundo donde más locales de ésta índole existen en proporción a sus habitantes. Fueron los romanos los primeros en crear estos establecimientos; Las "Tabernae vinariae" y éste era uno de los menús de esas tabernas: "Tenemos para cenar, pollo, pescado, jamón, gallina". Sevilla es una de las ciudades de mayor sociabilidad, gran parte de la vida social se desarrolla en sus calles, en sus bares y tabernas, aquí reflejamos algunos de esos rincones que tienen duende, que tienen arte. 


 ZONA: CASCO ANTIGUO

El Rinconcillo, situado en la calle Gerona, 42. Fundado en el año 1670, como así nos recuerda un azulejo situado en el interior del mismo. Es el bar mas antiguo de Sevilla, que haya permanecido abierto ininterrumpidamente desde su fundación hasta la actulidad. Cuenta también con un atractivo restaurante.

Un lugar con mucho solera donde se pueden saborear exquisitas tapas; como sus garbanzos con espinacas, su pavía de bacalao, excelentes chacinas y una amplia gama de vinos tintos, blancos y generosos.


Bar Casa Santos; C/ Fernán Caballero 20 y 22. Su propietario, D. Santos Chamarro García, natural de El Burgo de Osma (Soria) es el paradigma mas claro del sincretismo cultural entre los llamados "montañeses", (hombres y mujeres que emigraron a nuestra ciudad y que se caracterizaron porque muchos de ellos abrieron negocios, que eran a la vez, tiendas de ultramarino y bar), y la idiosincrasia sevillana. Éste querido numantino tiene arte y duende, con el que, lo mismo, te sirve una cervecita fresquita, que te despacha un cuarto de mortadela. Un sitio ideal para beber cerveza, mosto, vinos y unos deliciosos taquitos de jamón. Ah! y también unos suculentos desayunos muy especiales.


Casa Moreno; se encuentra en la calle Gamazo. Las apariencias engañan, en la puerta no hay ningún letrero que nos indique que sea un bar o taberna, al entrar lo único que vemos es una tienda de ultramarinos, el bar está en la trastienda. responden a los típicos bares de los llamados "montañeses" donde se combinaba tienda y bar. Un sitio delicioso, rodeado de adornos de tauromaquia y de cientos de latas de conservas, donde podemos degustar una amplia variedad de vinos tintos, blancos y generosos acompañados de todo tipo de chacinas y conservas. 


Bodegas Díaz-Salazar; situada en la C/ García de Vinuesa, entre la Catedral y el Arenal. Fundada en 1908 por D. Ángel Díaz Salazar oriundo de Daimiel (Ciudad Real) como una fábrica de Vinos y Alcoholes. Un lugar con mucha enjundia y tradición liberal, aquí se celebraban tertulias del periódico "El Liberal" con sede en la misma calle. Cerrada por orden gubernativa en los años previos a nuestra democracia por celebrarse reuniones clandestinas. Personajes como Paco Cortijo, Cuadrado, Alfonso Grosso, Fernández Malo, Alfonso Guerra o Ignacio Sánchez Parlade participaron de estos encuentros. En la actualidad está regentada por D. José Leonardo Díaz, tiene una amplia variedad de tapas y una amplia gama de vinos, entre ellos el delicioso "Tintilla de Rota".


Bar Alfakeke, situado en la intersección de la calle San Vicente y la calle Alfaqueque, regentado por dos jovenes franceses Rodolphe y Pier, de gran empatia sevillana. Un rincón destinado a ser un lugar de encuentro, donde saborear buenos vinos de distintas denominaciones de origen y zonas vinícolas de España, junto a deliciosos vinos franceses, para acompañar tapas especialmente sugerentes y donde se realizan diversas actividades culturales, relacionadas con la música de Jazz, Blues y músicas del Mundo, así como con la literatura (presentación de libros, lecturas poéticas), y actividades relacionadas con la cultura del vino.


Bodega San Lorenzo; Fundada en 1864 por Joaquín González Gutiérrez, (San Vicente de la Barquera, Santander). Situada en la calle Juan Rabadán, 5. Hoy regenta esa reliquia tabernera, Joaquín González Salguero, descendiente de cuarta generación de aquél montañés intrépido que dejó el Valle del Liébana por el del Guadalquivir pagando 2.750 reales de vellón en adquirir la Bodega. El local siempre fue bodega de vinos desde el primer día de su inauguración, y allí se vendían vinos de Chiclana, Sanlúcar de Barrameda, y también vinos de su propia vendimia procedentes de la vecina localidad de Espartinas. Hoy se siguen vendiendo vinos generosos, pero también un vermut extraordinario y por supuesto, una cerveza muy fría y bien tirada. En una vitrina pulcramente presentada, comparten sitio el mejillón y el taco de atún en escabeche –extraordinarios ambos; la clásica ensaladilla rusa junto al original y exclusivo aliño de atún y melva, una receta única en la ciudad. También disponen de excelentes chacinas y otras tapas frías que son muy populares en la ciudad.


 

 

Bodeguita Reyes; en la calle Arfe, 9. D. José Pérez Galán fue su fundador. Un lugar entrañable en pleno arenal sevillano, que suele saturarse de aficionados al mundo de los toros durante la temporada taurina. En el resto del año se puede disfrutar de una excelente cerveza y diversos tipos de vinos principalmente riojanos y generosos.

  

También, durante los meses de invierno se puede degustar su excelente Mosto achampanado de Umbrete. Cualquier bebida es buena para combinar con sus ricas "tapitas", como su "montaito de ventresca de atún a la pimienta" o su "pringa" y "bacalao en aceite de oliva".  Un lugar donde compartir un buen rato de charla con sus habituales parroquianos.

 

ZONA: MACARENA

 

Casa Vizcaíno, situado en la populosa calle Feria, 27 en su intersección con la Plaza de Montesión. Antigua tienda de telas y tejidos inaugurada en 1929.  Pasando a convertirse desde 1934 en lo que es actualmente, un bar. Un rincón de obligada visita los jueves, día en que se planta el famoso mercadillo donde se puede encontrar casi de todo.

  

Su interior conserva parte la fisonomía de la antigua tienda de telas y además de su cervecita "Cruzcampo" se puede saborear la manzanilla y el solera que descansan en pequeños barriles, así como el tinto y el vino blanco y su delicioso vermouth de la casa, acompañados de un platito de altramuces "chochitos" o aceitunas. 

 

El "Bar Tele" situado en la populosa calle Feria haciendo esquina con la calle Escoberos, es uno de los establecimientos mas antiguos de dicha calle. Debe su nombre "Tele" al diminutivo de la Telefónica, cuyo edificio en dicha calle está frente a él.

  

Abierto desde muy temprano, el bar es visitado por numerosos trabajadores de la zona que van a degustar sus excelentes desayunos y montaditos. En época del Mosto, tampoco falta nunca una garrafa del Aljarafe. En la foto un camarero singular y único. Nuestro amigo Fernando.

 

Bodega Mateo, en la calle Palacio Malaver, 33. Mateo Ruiz González la inauguro en el año 1918 en la calle Feria 88 y su hijo Mateo Ruiz Fernández la traslado al lugar actual en 1985, que no es otro que la parte trasera de la antigua bodega. Un lugar muy peculiar, donde su propietario Mateo es sordo mudo, pero con una gran facilidad para interpretar las peticiones de sus clientes y ofrecer un suave vino de Valdepeñas acompañado de un magnifico queso viejo, un delicioso bacalao frito y un sin fin de tapas de gran calidad.


 

Comestibles Casa Manolo, situada en el interior del mercado de la C/ Feria. Fundada en 1933 por D. José Negrete Moya y regentada en la actualidad por sus nietos, José Carlos y Juan M. Negrete Morales. Un lugar entrañable y lleno de la tipicidad de los mercados sevillanos, donde reponer fuerzas a la hora de hacer la compra. 

  

Una paradita en está "cuartela" para degustar sus exquisitas chacinas y conservas de 1ª calidad, regadas con un buen tinto riojano o de la D.O. Ribera del Guadiana y charlar con algunos de sus clientes, auténticos personajes de este tradicional barrio, como Eduardo Vázquez y Paco Gordillo (en la foto).

 

 

Bar Casa Julián; en la C/ Faura, 4, fundada en 1954 por D. Julián Hernández, cuando esta zona, repleta de huertas, era conocida por el "Barrio Polo", pues así se llamaba el primero que construyo aquí una casa. En la actualidad esta regentado por el nieto de D. Julián, el amigo D. Antonio Álvarez Hernández, gran aficionado y entendido de vinos. Y por supuesto un sibarita "tirando cervenza"

  

Casa Julián es una de las tres cervecerías mas famosas de Sevilla, junto al bar "El Tremendo" y "El bar J". Para los amantes de la buena cerveza sevillana: La Cruzcampo fresquita, es uno de esos "templos cerveceros" de obligada visita, la cerveza se sigue sirviendo en el vaso de "tanque" clásico de cristal gordo, a la que podemos acompañar de un delicioso tomate con mejillones o anchoas.


Tendido 11; en C/ Don Fadrique, 29. Fundada en 1936 como bodega y despacho de vinos a granel, anteriormente fue una cochera. Ha pasado por diversos dueños hasta que en 1996 fue adquirida por D. Manuel Vázquez García, pero el negocio lo regenta su sobrino, D. Miguel Vázquez Palomo (en la foto), un hombre afable y con don de gente, aunque su oficio de toda la vida fue el de fontanero. "El Tendio 11", tiene mucha historia y mucha solera, decorado taurino como su nombre, carteles de Joselito, Belmonte, cabezas de toros y capotes, te sumergen, sin duda alguna en el mundo de los toros, para disfrutar de sus exquisitas tapas (Chacinas de Almaden de la Plata, carrillada Ibérica), regadas con sus buenos vinos del Aljarafe, vermouth con sifón o cerveza fresquita.


 ZONA: TRIANA
 

Bodega Vargas; situada en la calle Rodrigo de Triana, 8. Un rincón lleno de embrujo trianero. Fundada en 1951 como bodega pasó a ser bodega bar en 1986. Ha sido galardonada con la Orden de la Tapa Sevillana en 1996, en la selección de los mejores 24 bares de "tapeo" de Sevilla.

  

Aquí es posible beber lo mismo una cervecita fresca, que un elegante tinto riojano o de la Ribera del Duero y un afrutado y suave Mosto del Aljarafe sevillano. Todo ello acompañado de unos exquisitos mejillones naturales, unas almejas de almadraba o un buen "pescaito" frito.

  

Bar Oliva; situado en la C/ San Jacinto, 73. Es la antigua Casa Girón, un de los muchos bares - tiendas que existían en Sevilla. Desde 1993 es propiedad de D. José Oliva. Un lugar de obligada parada y fonda, pues sus tapas caseras así lo recomiendan a todos los amantes del buen beber y del buen yantar. Su especialidad Pavía de Bacalao, pero también se ha de degustar su menudo de ternera o sus chocos en su tienta, todo ello con un buen vino o cerveza fresquita.

 
 

Bodega Santa Ana; localizada en la C/ Castilla, 91. Abierta al principio de los años 60 del pasado siglo XX, por D. Juan Luis Pérez Galán, y que actualmente es regentada por sus herederos. Conserva en su interior una pequeña colección de grifos de cerveza antiguos, una de las bebidas por excelencia de esta bodega.

  

Típico lugar trianero, a orillas del río Guadalquivir, recoge en uno de los azulejos que la decoran, el siguiente texto "Tu no te preocupes mientras en el río hayan albures". El Mosto del Aljarafe, también forma parte de los vinos que podemos degustar, para acompañar tapas como sus exquisitos Chicharrones y  sus deliciosas conservas y chacinas. 


ZONA: SUR

Venta Loli; situada en la Ctra. de la Esclusa s/n. Una venta con mucha enjundia para los trabajadores de la "Aeronáutica", "Astilleros", "Abonos Sevilla", "Agroman" y tanto otros de está zona industrial de Sevilla. Su actual ubicación data de 1964, aunque fue abierta por D, Francisco Vázquez Bernabé en 1950 en la esquina con la "aeronáutica", que posteriormente paso a manos de su hija Doña Dolores Vázquez Vela y que en la actualidad esta regentada por tres de sus hijos (Mª Luisa, Mª Carmen y José Luis Bulnes Vázquez). Como dice uno de los camareros de mas antigüedad, el amigo Félix de los Santos Alonso, está es una "Venta Universal" porque por ella han pasado personajes de todas las capas de la sociedad (trabajadores, empresarios, políticos, toreros, poetas, pintores..). Su especialidad: La comida casera. Ah! y por la mañana sus suculentos desayunos y la copita de aguardiente y "la coña"


ZONA: PUEBLOS DE SEVILLA
 

Bodega La Noria, en la calle José Ramón de Óya número 8 en Carmona. Allí en una de las localidades mas bellas de Sevilla, tiene su sede la Asociación Cultural denominada "Los Norios tabernarios", una organización que toma como objetivo fomentar la cultura del vino, la gastronomía y el cante flamenco en las tabernas. Apoloybaco tuvo el honor y el privilegio de visitar su bar-sede invitados por su Junta Directiva que preside nuestro amigo, Fernando Gavira Piñero y pudimos comprobar como sus miembros cuidan con esmero y pasión el arte de la gastronomía popular.

 En esta taberna carmonense, regentada por Manolo (el tesorero de la asociació), tiene lugar también una vez al año la entrega de las bandas de honor a los socios y personalidades que durante el año se hayan destacado en el fomento y desarrollo de las tabernas como un elemento mas de nuestra cultura. También el bar La Noria es la sede donde se organizan los "Congresos Tabernarios", que se celebran bianualmente con la participación de las universidades de Sevilla y el Ayuntamiento de Carmona, entre otros. José Luis Mancera el secretario de esta singular asociación, con un vasito de vino en la mano fue nuestro anfitrión. 

 HISTÓRICOS
  

El Punto, antigua fabrica de anisados, fundada en 1825, ocupaba la esquina entre Puerta Osario y C/Jáuregui. En la actualidad se encuentra en la misma casa pero ocupando el antiguo almacén de ésta destilería que ya tuvo que ser desplazada para poder realizar el ensanche de ésta zona en 1961. Fabricaba aguardientes a granel y un anís llamado "la Montaña". Un lugar encantador para tomar la copita de aguardiente o de coñac por las mañanas. Tiene un amplio surtido de aguardientes y anises. No le falta tampoco la cerveza y el vino tinto que se puede acompañar con tapas frías. Cerro sus puertas el 30 de junio de 2007.

  

Mesón El Negro, en la calle General Polavieja,10. Estrecho callejón situado entre la calle Sierpes y Tetuán. De este antiguo mesón del siglo XVII, solamente nos queda el recuerdo, inmortalizado en ésta placa. Era uno de los lugares mas conocidos de Sevilla, visitado por todo tipo de personajes, nobles y plebeyos, artistas y artesanos. Porque las tabernas, las tascas, los mesones han sido lugares que permitía a sus parroquianos hablarse de tu a tu delante de un vaso de vino, quienes acudían a ellas podían ser tratados como iguales. Y eran, en épocas difíciles, en tiempos en los que los derechos humanos estaban restringidos, autenticas islas de libertad.

  

Venta Los gatos; en la Avenida Sánchez Pizjuan, 25 antiguo camino que conducía desde Sevilla a los pueblos de la vega del Guadalquivir y de la Sierra Norte sevillana. Un lugar de encuentro, en otros tiempos lejanos de pendencieros y truhanes y también de artistas y escritores.  Como Gustavo Adolfo Bécquer que le inspiro a escribir su leyenda "La Venta de los Gatos". Actualmente se encuentra cerrada, declarada de interés artístico por el ayuntamiento de Sevilla.

Ir Arriba