0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

Ciertamente uno de los accidentes geográficos que influyen en estas tierras aragonesas es el paso del río Ebro, el padre de toda la península a la que dio nombre. Por su cauce, dice la leyenda, que Túbal nieto de Noé fue su primer navegante que, desde el Mediterráneo oriental, llego hasta las bocas del Ebro y remontándolo, fundó diversas ciudades y poblados a lo largo de sus riberas.

Sea como fuere, lo cierto es que la primera noticia documentada y tenida como segura de la navegación por el Ebro es, madrugadora. Se sitúa a mediados del siglo V antes de Cristo, fecha en la que los griegos de Massalia (Marsella) redactaron un periplo o rotero que les sirviera de guía para adentrarse por la costa mediterránea peninsular.

Parece pues, evidente que las aguas del viejo Iber sirvieron como cauce de penetración de la viticultura en esta singular región que es Aragón. De aquella tradición vinatera nacen sus actuales bodegas y sus sugestivos y placenteros vinos, reconfortantes como este cuadro de Nicoletta Tomas.

 

BODEGAS EN LAS DENOMINACIONES DE ORIGEN Y OTRAS ZONAS VINÍCOLAS DE ARAGÓN 

 
     

CALATAYUD 

CAMPO DE BORJA 

CARIÑENA 

SOMONTANO 

OTRAS ZONAS

Ir Arriba