GASTRONOMÍA

Agosto 2012: Casa Lala. (Puerto de la Cruz – Tenerife).

 CASA LALA RESTAURANTE

Camino del Durazno s/n. Puerto de la Cruz. Tenerife.

Relación calidad-precio:

Presentación:

Cocina:

Servicio:

Mala   Aceptable   Buena   Muy Buena   Excelente

 

 

 

Su propietario, el afamado chef, Antonio Aguiar, ha abierto un nuevo local llamado el Bistró de Antonio Aguiar.

Dirección: Calle Pérez Zamora, 12, 38400 Puerto de la Cruz, Santa Cruz de Tenerife. 

 

 

Puerto de la Cruz es, probablemente, el lugar turístico por excelencia de Tenerife y uno de los destinos más populares de la España insular. Es por tanto lógico que en la localidad  y en sus alrededores, proliferen lugares con el encanto gastronómico suficiente como para que la estancia turística en las islas afortunadas, sea aún más atractiva.

Casi pegado a la Autopista del Norte, alejado del mundanal ruido y del bullicio turístico de la zona céntrica de Puerto de la Cruz, se encuentra uno de los establecimientos imprescindibles en la ruta gastronómica de Tenerife. Hablamos de CASA LALA, un restaurante a medio camino entre el típico “guachinche” canario y el restaurante familiar que ocupa una antigua casa típica canaria. Casa Lala fue fundada hace más de 70 años por una isleña de sabrosas aptitudes entre los fogones, Candelaria Martín Cruz.

Allí acudían a comer trabajadores de la zona, disponiendo en sus humildes mesas del escaldón de gofio, la ropavieja o las sardinas a la brasa. Tras pasar el restaurante por varias manos, desde hace dos décadas, al frente de Casa Lala está Antonio Aguiar Garcia, un chef de categoría que lleva en su sangre la gastronomía canaria aprendida de sus ancestros.

El secreto de este excelente local, imprescindible en cualquier ruta gastronómica de Tenerife, es la pasión por los fogones de Antonio Aguiar, un orotavense que antes de instalar su propio negocio, ejerció en distintos locales de camarero, de barman y de maître, y que tras años de trabajo y formación gastronómica en Suiza, ha terminado regentando durante más de dos décadas sus propios establecimientos. Desde el principio tuvo claro que su propuesta culinaria era profundizar en el recetario canario, recuperando para ello recetas ancestrales para ofrecer a su clientela los sabores auténticos y tradicionales de la cocina canaria, y ello sin renunciar a la innovación gastronómica.

Antonio Aguiar le saca toda su expresión a productos de calidad de las islas como las papas, la miel, el queso o el almogrote, produciendo con ellos singularidades gastronómicas locales como las jareas y el frangollo y por supuesto a los mojos, que como el mismo dice, no todos tiene ni el color ni el sabor que debieran. La fama de Casa Lala es tanta, que sus clientes no tienen reparo en recorrerse toda la isla en busca de una excepcional cocina tradicional canaria con algunos toques originales de la cocina de mercado.

Echando un vistazo a su sugerente y amplia carta, se puede hacer uno a la idea de las exquisiteces que se preparan en Casa Lala entre las que destacan la ensalada de ventresca de atún, la tortilla de aguacate fresco, los cogollos de lechuga con atún fresco; (toda la verdura proviene de su particular huerta), la gambas al ajillo; Conejo en salmorejo con papas arrugadas (nada que ver el salmorejo chicharrero con el afamado cordobés); carne de cabra estofada; el queso asado con mojo y miel de palma; Cherne en su jugo con mojo rojo y batata; chicharros escabechados; pulpo a la canaria o la espectacular y riquísima Vieja (pez loro) frita o guisada al estilo de la casa.

Sus postres, todos caseros naturalmente, no se quedan atrás, y a la tarta de la casa, hay que sumar los excelentes plátanos canarios flambeados, el exquisito tocino de cielo o el maravilloso Mousse de chocolate blanco con bizcocho de almendra amarga.

Además en Casa Lala se tiene la buena costumbre de elaborar cada día de la semana una serie de platos fijos de cocina canaria: Los lunes, sopa de pescado con arroz (al tradicional estilo costero de Tenerife) y pulpo guisado con pimiento verde, aceite de oliva virgen y vinagre macho; los martes, potaje de berros y carne en salsa; los miércoles, potaje de verduras y cordero pelibuey estofado; los jueves, rancho de conejo y carne con papas; los viernes, ropavieja; los sábados, sopa de gallina de corral y pollo en salmorejo. Los domingos Casa Lala cierra.

Si la carta es excepcional, su bodega no se queda atrás, y fácilmente podemos encontrar en Casa Lala vinos de la mayoría de las DD.OO de España, aunque, como en la mayoría de los “guachinches” canarios, se ofrece a granel un excelente malvasía blanco.

No lo duden, busquen a Casa Lala en su visita a Tenerife. Es uno de esos sitios imprescindibles cuando se visita la isla.