GASTRONOMÍA

El tapeo en los pueblos de Sevilla: Castilblanco de los Arroyos.

 

Las exploraciones arqueológicas sobre el término municipal detectan el paso de varios pueblos a lo largo de la Prehistoria y la Historia, así como la formación de varios núcleos de población en el término municipal más allá del que ha llegado a la actualidad, como por ejemplo el poblado Puente del Viar, fundado por colonos extremeños en 1472.2​

La época romana también dejó testimonios en el término, donde existían numerosas villas rurales o construcciones predecesoras a los actuales cortijos. En esta época pudo existir ya un pequeño núcleo de población ubicado en el actual emplazamiento del pueblo, debido a que por allí discurría una de las calzadas romanas más importantes del imperio, la Vía de la Plata. Este núcleo servía de apeadero a los viajeros, que entraban por el sur de la población desde Sevilla.

Al costado de la Vía de la Plata, entre Castilblanco y Almadén de la Plata, hay vestigios de una antigua posada de tres plantas, existente ya en época romana, que era parada obligada de los viajeros que necesitaban hospedaje.

También de esta época romana, se conservan los restos de un impresionante puente sobre el río Viar de tres ojos y más de 15 metros de altitud. Este puente romano, aunque remozado en época árabe, estuvo en pie hasta 1907, en el que un desgraciado accidente hizo que se derrumbara la parte central del mismo. Fragmentos de esta parte central se conservan aún a lo largo del cauce del río. Los restos que aún se conservaban fueron destruidos recientemente durante la construcción del dique del embalse de Los Melonares3​que abastece actualmente al área metropolitana de Sevilla.

Visigodos. Del periodo tardo-romano se documenta una necrópolis cerca del río Rivera de Cala. Los pocos objetos recogidos de esta necrópolis están en el Museo Arqueológico de Sevilla y son muestra de la existencia de pequeños núcleos de población salpicados por todo el término municipal, compuestos por varias familias dedicadas principalmente a la ganadería.

Árabes. De la Época Árabe cabe destacar algunos restos de castillos o torres de vigilancia localizados en el término municipal de escasa importancia.

La historia de Castilblanco hoy en día, comienza entre los siglos XIII y XV pues es cuando aparecen los primeros documentos. Probablemente, el término municipal, rico en vegetación, colmenas, fauna y agua, así como en lomas o collados pudo contribuir en que hubiera asentamientos, por la zona de “la Malena” o por San Benito (Los Villares).

No habría una población importante, de alcurnia, sino más bien gente humilde, mezcla de hispano-romanos, godos, mozárabes, judíos o soldados.

Entre el 1246 y el 1247 se produce la conquista cristiana por capitulación a cargo de Fernando III de Castilla. Desde 1253 perteneció a la Sierra de Aroche, junto a poblaciones cercanas como El Castillo de las Guardas, El Real de la Jara o Almadén de la Plata. Con el período conocido como Reconquista de Sevilla muchos mozárabes huyen hacia la Sierra Morena de Sevilla.

En 1247, el rey de Castilla Fernando III “El Santo” monta uno de los campamentos militares en la zona de Escardiel en el asedio a Sevilla. En conmemoración, como era costumbre suya, deja en el lugar una imagen de la Virgen, la Virgen de Escardiel.

En el siglo XIV aparece por primera vez documentado en Libro de monterías del rey Alfonso XI. Con el nombre de “Castriel Blanco”. Esta denominación no volverá a aparecer posteriormente. El término Castil hace referencia a un castillo pequeño, y blanco viene del germano blanch y haría referencia al color de dicho castillo.

En 1594 Castilblanco formaba parte del reino de Sevilla en la Sierra de Arroche y contaba con 419 vecinos pecheros. Siglo XVII. A principios de este siglo, Castilblanco era una importante morería, y el número de moriscos, cercano a los 100, suponía una parte importante de la población. En la provincia de Sevilla únicamente era superado por Écija, Constantina, Utrera, Alcalá de Guadaíra, Carmona y Alcalá del Río.

En la primera década de este siglo, se produce la estancia en esta localidad del escritor Miguel de Cervantes en Castilblanco recaudando impuestos y cita la localidad en una de sus Novelas ejemplares: “Las Dos Doncellas”, publicada en 1613. En 1669 el pueblo aparece denominado como “Castel Blanco” en el libro del viaje de Cosme III de Médici por España y Portugal, editado por Ángel Sánchez Rivero. En dicho viaje, Pier Maria Baldi, del séquito del heredero de los Medici, dibujó una vista panorámica del pueblo.
Siglo XVIII

En 1835, a consecuencia de la desamortización de Mendizábal, el clero perdería la propiedad de la Finca de Escardiel, siendo subastada, únicamente conservando la propiedad de la Ermita y el derecho a acceder a ella durante la celebración de la Romería. Pascual Madoz, define Castilblanco en su obra.

En la primera mitad del siglo XX se produce el máximo crecimiento demográfico.

Nuestros socios, nos recomiendan estos establecimientos gastronómicos en Castilblanco de los Arroyos.

 Establecimientos visitados, reseñados más abajo.
 

Fiestas de Castilblanco de los Arroyos: Fiestas de La Candelaria (2 febrero); Feria y Fiestas Patronales de la Virgen de Gracia (julio); Romería de San Benito (agosto); Romería de Escardiel (septiembre); Navidad, Semana Santa y Epifanía.

 
Web municipal
 
350 Castilblanco mapa 350 castilblanco arroyos
 Nombre Domicilio 
El Rincón del Beni. 
Calle Pilar Nuevo, 25.
Mesón La Colina. 
Calle Maestro Castaño, 8.
Asador Er Tito Emi.  Calle Valdés Leal, 4.
Bar Nieto.  Calle El Majal, 1.
Sushi Taska.  Calle Antonio Machado, 103.

   Mala   Aceptable   Buena   Muy Buena   Excelente