gastronomia los Mellizos 052022 exteriorDe nuevo en Málaga, para recomendaros uno de sus restaurantes clásicos. Una ciudad tan diversa culturalmente como es Málaga, tiene que contar también con una gastronomía multicolor, desde los establecimientos mas tradicionales a la cocina de vanguardía, desde la dieta mediterránea, a los platos mas exóticos. Y así es en Málaga, donde podemos encontrar todo tipo de cocina en sus restaurantes, es sin duda una de las ofertas gastronómicas mas amplias de nuestro País. 

Nosotros en está ocasión nos vamos a detener en su cocina mas tradicional, quizás también sea la mas antigua historicamente hablando, pues esta centrada en el pescado y el marisco, que como zona costera que es, han sido los productos estrella de este territorio. Y sin duda es una de las bases de la llamada cocina mediterránea. 

Hay que recordar que la mayoría de los pueblos de la Antiguedad cocinaban los pescados envueltos en algún material, dede la arcilla hasta grandes hojas vegetales, de esta forma lo protegian del calor directo y se cocinaban de forma mas uniforme. Apicio (Marco Gavio Apicio ​ fue un gastrónomo romano del siglo I, supuesto autor del libro De re coquinaria), en la Roma de su época, nos muestra que el bonito deshuesado, se envolvía en un pergamino o similar y se cocía al vapor. 

Puede que estos sistemas de preparación de los pescados sean los antecedentes de lo que hoy en día es un auténtico manjar, como es el denominado popularmente "pescaito frito", tan generalizado en las costas andaluzas. y por supuesto entre ellas, Málaga. Pues bien uno de sus templos culinarios es el que os recomendamos para este mes de mayo: Restaurante Los Mellizos. 

gastronomia los Mellizos 052022Restaurante los Mellizos es una empresa que ha cumplido más de 40 años en los sectores Mayorista y Servicios (Restauración). Inaugurado en el año 1978 por Dolores Montero y Jose Montes, en el paseo marítimo de Benalmádena, con el nombre de Restaurante Saint-Tropezes, convertido en el buque insignia de la empresa y donde comenzó todo el proyecto empresarial de la Familia.

En está ocasión Apoloybaco visitamos el restaurante que se encuentra en pleno centro de la ciudad de Málaga, en calle Sancha de Lara, 7. Si bien es cierto que en la actualidad se han convertido en una cadena de restauración con presencia en distintos puntos de la geografía costera de Málaga. Una cadena muy reconocida y valorada entre los expertos y críticos gastronómicos. 

Los Mellizos, son una garantía de calidad, controlan todo el proceso desde la compra de los productos hasta su elaboración y servicio en sus restaurantes e instalaciones. Su carta es variada con una amplia oferta de arroces, paellas, mariscos y por supuesto lo que mas les caracteriza, que es su pescaito frito.  

Los Mellizos Málaga dispone de una zona de tapeo donde se puede degustar tanto tapas como medias raciones de todos los productos, una terraza para unas 50 comensales y un acogedor salón para otros 60 comensales. Con una plantilla de mas de 30 profesionales del sector 

gastronomia los Mellizos 052022 InteriorRestaurante Los Mellizos, es un auténtico santuario para degustar toda clase de pescado y marisco, elaborados de distintas maneras, a la plancha, a la sal, al horno, en guisos, pero su tarjeta de presentación es el "Pescaíto Frito", toda una ciencia culinaria puesta al servicio de los paladares mas exigentes. Está técnica milenaría que se ha ido perfeccionando con el devenir del tiempo hasta convertirse en una auténtica delicia gastronómica, tiene sus origenes en la península Ibérica con la colonización fenicia, siglos VIII - VII antes de nuestra era. 

Posteriormente las diferentes culturas que se instalaron en la Península mantuvieron la receta aunque con variaciones. Los romanos, por ejemplo, la acompañaron con garum, una famosa salsa hecha con visceras de pescado y especies, aunque tenía muchas variantes. La palabra "garo", de la que proviene "garum", es de origen griego y no latino, y se refiere a la caballa. Después de licuarse la pasta inicial, se colocaba en una cesta para qu se fuera filtrando el liquido, este liquido negruzco era lo mas apreciado. Según algunos autores, este liquido contenía glutamatos, los cuales contribuyen a potenciar los gustos en las comidas. Era una salsa consumida en todo el Mediterráneo. Los sefarditas, por su parte, los acompañaban con una vinagreta a la que añadían diferentes hierbas. Asimismo, durante el período árabe (del 711 al 1492) era muy común encontrar diferentes versiones de pescaíto frito en los zocos y puertos.

El pescaíto frito fue convirtiéndose en toda una costumbre en ciertas partes de Andalucía, hay quien afirma que la famosa tempura japonesa proviene de la fritura andaluza que fue llevada allí por misioneros cristianos durante los siglos XVI y XVII. Hoy día, el pescaíto frito es conocido prácticamente en todo el mundo debido al éxito turístico de nuestras costas.

Como en todas las recetas, una buena elección de la materia prima es clave para que el resultado sea perfecto. Los pescados más habituales en este tipo de preparaciones son el cho o, los calamares, el cazón, los boquerones o las pijotas, las acedias, entre otros. El pescaíto frito se reboza con harina, nada de huevo. A la hora de freír, aunque algunos prefieren utilizar aceite de girasol, la gran mayoría de cocineros apuesta por el aceite de oliva virgen extra. Para que el pescado quede crujiente por fuera y tierno por dentro , el aceite tiene que estar muy caliente pero sin llegar a humear. Lo ideal es calentarlo alrededor de los 180º .El tiempo que el pescado debe pasar debajo del aceite depende sobre todo de su tamaño. A los más pequeños les bastará con un minuto y los más grandes necesitarán mínimo dos. Para finalizar, es importante dejar reposar el pescado sobre papel absorbente para eliminar la grasa sobrante. 

gastronomia los Mellizos 052022 platosBueno pues en el restaurante Los Mellizos elaboran este plato tan histori Nosotros que comenzamos con unas gambas de Huelva, excelentes por cierto, contribuyen a preparar el paladar para después saborear las diferentes partidas de pescaíto frito, que en esta ocasión fueron desde unas acedias hasta unos salmonetitos, pasando por unos boquerones victorianos y unos deliciosos calamares. 

Aunque comenzamos con una cervecita, para ir haciendo boca, sin duda a esta comida le va como anillo al dedo los vinos generosos e Andalucía, desde los finos y manzanillas a los vinos trasañejos de Málaga. Los trasañejos son los más longevos de las pocas bodegas de Málaga que todavía miman estos vinos que tienen más de cinco años de envejecimiento en barricas. Dulces o secos, con uvas moscatel o Pedro Ximénez -o con ambas.

Son vinos que tienen una gran carga de expresión en boca y en nariz, que no son empalagosos y que tienen aromas torrefactos y a frutos secos que los hacen muy especiales. Es verdad que en las bodegas no rotan mucho, pero es un producto de excelencia que está vinculado a la historia del vino de Málaga. 

Arriba