GASTRONOMÍA

Restaurante del mes. Agosto 2022: El Traga. (Sevilla).

RESTAURANTE EL TRAGA (SEVILLA).

C/Aguilas 6. 41004 Sevilla.

Horario de apertura:

Todos los días de la semana:
13:30-16:30. 20:00-24:00.
Teléfono: 691 885 427.

Web: El Traga

 

 

RCP:

Presentación: 

Cocina:

Servicio: 

Mala Aceptable Buena Muy Buena Excelente

“El Traga” era una antigua taberna sevillana situada en la calle Jimios, frente a Casa Morales —otra taberna de enjundia, que afortunadamente sigue abierta en la actualidad—, que tomaba de nombre el apodo con el que se conocía a su dueño, un personaje irrepetible que atendía por Vicente Rodríguez Carmona y que se daba una maña especial para que en su establecimiento se viviese un sempiterno mano a mano entre artistas y pícaros, y acudieran a ella, tanto personajes de la aristocracia sevillana, como de la Sevilla popular.

La antigua Taberna “El Traga”, (a la derecha), la abrió Vicente en enero de 1957 y el local era un templo lleno de fotografías de famosos (toreros, artistas, actores de cine, cantaores flamencos, faranduleros y aristócratas), y dos cabezas de toro regaladas por sus amigos, los toreros, Manolo Vázquez y Antonio Ordoñez. Vicente falleció el 4 de diciembre de 1982 y Eduardo, su hermano, se quedó al mando de la taberna hasta su cierre en junio de 1995. La aventura de la antigua taberna “El Traga”, duró 38 años, y uno de sus asiduos clientes, José Antonio Garmendia, le escribió con brillante pluma, un hermoso e irrepetible libro lleno de sabiduría y buen gusto que, aunque descatalogado, aconsejo buscarlo entre los anaqueles de los libros de viejo que suelen encontrarse en las ferias del libro de ocasión.

Y todo esto venía a cuento, porque Jesús Rosendo, sobrino nieto de Vicente “El Traga”, en compañía de los hermanos Manuel y Pedro Adame, inició en marzo de 2016, en la sevillanísima calle Aguilas en el epicentro de la popular Plaza de la Alfalfa, un nuevo proyecto gastronómico con el que quiso rendir homenaje a sus orígenes tabernarios. “El Traga” moderno no tiene nada que ver, ni en su concepto, ni en su estilo, con aquella taberna de imborrable recuerdo de la Sevilla que se nos fue. Hoy “El Traga” es una excelente casa culinaria, y su cocina brilla entre los mejores establecimientos de Sevilla alrededor de una propuesta gastronómica muy personal y reconocible, y en la que Jesús Rosendo ha sido capaz de implantar su propio estilo, acentuando los perfiles propios de una cocina de autor en la que el producto y sus orígenes, juegan un papel determinante.

vinos cataapoloybaco eltraga bindisVarias han sido las veces en las que Apoloybaco hemos visitado este templo gastronómico de Sevilla que se sitúa en el teórico recorrido urbanístico de la Sevilla romana, en concreto con el antiguo “Decomanus Maximus”, o lo que es lo mismo, la vía principal que recorría la antigua Hispalis de Este a Oeste. incluso en una ocasión desarrollamos en sus instalaciones, una de las reuniones que mensualmente la dedicábamos a la cata de vinos. Y siempre hemos salido de ese establecimiento con la sonrisa en los labios, satisfechos de su cocina y, con ganas de volver pronto.

En la carta de “El Traga”, conviven recetas que permanecen desde el mismo día de su apertura, como el salmón ahumado al momento con tallarines de verdura; las carnes rojas —en su profunda reforma de 2017, incorporaron una brasa para mariscos y carnes—, como una amplia propuesta de “fuera de carta” con productos recién traídos de las lonjas andaluzas. Otros platos de interés son la ensaladilla de ventresca con muselina de pimientos del piquillo, el aguachile verde con vieiras asadas y aguacate, o la tempura de cigalas con cebolleta negra y mayonesa de su coral. Su propuesta gastronómica está basada en acentuar la gastronomía andaluza de autor, ofreciendo al comensal la posibilidad de degustar tapas y platos de cada receta en carta.

En nuestra última visita, vinieron a nuestra mesa, servida con eficacia por el servicio de sala, los siguientes platos para cuatro comensales :

.- Huevo de caserío a baja temperatura, crema de coliflor, queso payoyo y espárragos verdes.
.- Lomo de vaca vieja con patatas horneadas y pimientos de padrón
.- Salmón ahumado con tallarines de verdura.
.- Merluza de pincho.
.- Lomo de bacalao con gazpacho cremoso.
.- Aguachile verde con vieiras asadas y aguacate.
.- Bizcocho con aceite de oliva virgen y helado de vainilla.
.- Tarta de queso desestructurada.

Una de las grandes cualidades que tiene este restaurante, es su excelente y extensa bodega, con presencia en ella de, prácticamente, la mayoría de las DD.OO españolas. También es conveniente reseñar y saludar, que en ella tienen amplia cabida los vinos andaluces, y no solo generosos, pudiendo optar el cliente por cerca de un centenar de referencias, muchas de ellas, servidas por copas. En nuestra visita, se sirvieron un par de botellas de “Heredad Mestral”, un buen vino blanco de la DO Priorat.

El local es muy acogedor y funcional, y tras la citada reforma, amplió su espacio en sala de forma que pueden dar cabida a unos 80-90 comensales. También cuenta con reservados acristalados para clientes que prefieren una mayor discreción. Su amplia cocina, visible al cliente, está perfectamente integrada en el espacio, y su equipamiento es acorde con la decoración y el estilo del resto de la sala: moderna, funcional, y elegante. El suelo es de parket, a juego con el mobiliario, y la iluminación, sencilla, ayuda a la estética del local, que en su conjunto, es muy agradable para el confort del comensal. Llama la atención en la decoración, la gran cava de vinos que a modo de bienvenida, es visible desde el exterior del restaurante.

Entre los reconocimientos que el establecimiento de Jesús Rosendo ha ido adquiriendo en su trayectoria, destaca la nominación en 2018, a los “Premios Gurmé del diario ABC, a la mejor cocina creativa de Sevilla. En definitiva, amigos, detrás del restaurante “El Traga”, está un magnifico Chez, un meticuloso trabajo de innovación y pasión por la cocina de autor, y una constante puesta a punto, con una carta en constante evolución donde prima la calidad del producto, para ofrecer al cliente que cruza sus puertas un amplio abanico de posibilidades y sabores.