GASTRONOMÍA

Taberna del Mes: Junio 2013. Casa Ferrer (El Ronquillo – Sevilla).

En el extremo oeste de la Sierra Norte sevillana se encuentra el adehesado pueblo de El Ronquillo, atravesado por la conocida e histórica Ruta de la Plata, por donde han transitado desde tiempos pretéritos diversos pueblos y culturas, quizás por ello sus habitantes tengan un carácter tan afable y hospitalario pero sobre todo observador y perspicaz.

El Ronquillo es plena rusticidad y pura naturaleza; su urbanismo, sus paisajes, su biomasa, todo ello lo convierte en un auténtico rincón paradisíaco y aunque parezca mentira a tan solo algo mas de 40 km. de Sevilla capital.

Disfrutar de este entorno tan genuino, de sus riquezas naturales, un terreno suavemente montañoso, donde las dehesas es lo mas característico, junto a la presencia de sus conocidos Lagos del Serrano y su cercano Embalse de la Minilla; de su patrimonio cultural y como no de su singular y variada gastronomía, es algo que nadie debería perderse.

Son varios los bares y restaurantes donde se puede degustar y paladear esta gastronomía ronquillera. Pero nosotros para este mes de junio queremos recomendaros uno de los bares con mas raigambre de la localidad y al que tuvimos la ocasión de visitar y comprobar sus exquisiteces culinarias:

El Bar Restaurante Casa Ferrer, situado en la coqueta y agradable Plaza de la Constitución, 10, un lugar donde el tiempo transcurre serena y apaciblemente, al pie de la nacional 630 Sevilla – Gijón. Su propietario Antonio Díaz Garzón (en la derecha de la foto) junto a otro ronquillero de pro y socio de Apoloybaco Juan Manuel Fernández, Juanito para sus amigos. Que en esta ocasión ha hecho de anfitrión para darnos a conocer este encantador lugar.

Casa Ferrer se fundo en el año 1962, por el padre de Antonio, D. José María Díaz Ferrer. Mas de 50 años al servicio de los lugareños y de los miles de viajeros que hasta hace poco, utilizaban la nacional 630 para sus desplazamientos, la apertura de la A-66 desvió todo el tráfico que pasaba por el centro del pueblo. Y por lo que podemos apreciar en esta foto, parece que tendrá continuidad la actividad restauradora de Casa Ferrer, de la mano de su hijo (izquierda de la foto).

En un pueblo serrano como El Ronquillo, su cocina esta muy ligada a los productos de temporada y muy acorde a la climatología del momento. No es lo mismo comerse una caldereta de venao en enero que en julio, o un gazpacho fresquito en agosto que en diciembre, aunque en gustos hay muy poco escrito.

En el Bar Restaurante Casa Ferrer lo primero que hay que decir es que su cocina es totalmente casera, tanto sus guisos, como sus tapas, y su materia prima esta muy relacionada con los productos que ofrece la tierra en cada estación del año.

Mari (en el centro de la foto) es la cocinera, algo remisa a ser fotografiada, pues como ella dice, donde se maneja bien es en sus fogones, heredera de la cocina tradicional y casera aprendida de madres y padres a hijos e hijas.

Son variadas y distintas las tapas y comidas que se pueden disfrutar en este rincón gastronómico que es Casa Ferrer, aunque su especialidad en carnes se encuentran las de caza (guisos de venao, jabalí, perdices, conejo, etc.), auténticas delicias para el paladar.

También las carnes de cerdo ibérico tienen aquí un lugar destacado. Todo tipo de chacinas y quesos, las primeras proceden en su mayoría de las matanzas caseras del cerdo, criados por los propios ronquilleros, que se realizan los primeros meses del año, de los que se obtienen productos típicos y serranos como tocino, jamón, caña de lomo, morcilla, chorizos, entre ellos el conocido “chorizo colorao” o carne.

En los alrededores de El Ronquillo son abundantes los gurumelos, la Amanita Ponderosa, es su nombre científico, una seta silvestre, que se recoge en primavera y que en la cocina va bien con casi todo, arroces, carnes, verduras, tomates, es un extraordinario manjar, que se convierte en algo sublime cuando cae en manos expertas en la cocina, como es el caso de Casa Ferrer.

Todas estas exquisiteces están bien regadas con una surtida carta de vinos tintos, blancos y generosos y como no con su cervecita correctamente servida.

Bar Restaurante Casa Ferrer cuenta, además de con una confortable barra, donde los feligreses en estos días de junio, hablan entre otras cosas de una de sus tradiciones mas arraigadas y que celebran la madrugada del 24: La “Enramá” en esta noche, los hombres de El Ronquillo dejan mensajes de amor o desamor a las mujeres en sus ventanas, a través les lenguaje de las plantas. También cuenta con un amplio y cómodo salón – comedor en su interior y con una deliciosa terraza en el exterior.

Teléfono de contacto 954 131 045