GASTRONOMÍA

Taberna Gonzalo Molina.

La taberna de Gonzalo Molina está situada en la esquina de la calle Relator con Parras y abre todos los días a partir de las 13h. por las mañanas y a partir de las 20h. por las noches, sólo cierra los domingos por las noches. Todo empezó hace ahora casi 150 años cuando el dueño de la finca, de origen desconocido, abre una taberna en una de las zonas obreras de Sevilla.

Ya a principios del Siglo XX, la familia de Gonzalo se instala en la taberna y comienza el negocio de los pajaritos fritos, las codornices y las alitas de pollo (esta receta introducida en el último cuarto del Siglo XX) tal y como se mantiene hasta hoy día, con la excepción lógica del consumo de pajaritos fritos, prohibidos por ley. La Taberna de Gonzalo Molina, es una institución en el barrio de la Feria y en los alrededores de la Macarena, siendo muy popular en toda Sevilla.

La Taberna de Gonzalo Molina tiene detrás una dilatada historia y tras el cartel que anuncia el “Vino de Naranja” y las Codornices, se encuentra un espacio cultural, muy arraigado en la zona y que sirve para beber vino, recitar y escuchar poesía, tocar flamenco al acorde de un compás de guitarra y por supuesto charlar animadamente como símbolo imperecedero de las mejores tradiciones de las tabernas sevillanas.

Tras el umbral, y casi siempre leyendo un libro, está un tabernero atípico, poeta de los vinos y de las letras, miembro en su juventud del magnifico grupo de Teatro independiente “Tabanque” allá por los años setenta. Pero la verdadera pasión de Gonzalo Molina es la poesía. Publicó su primer poemario titulado irónicamente “Alas rotas”. Más adelante salieron a la luz “Poemas desde una taberna” y “Gracias por su visita”.

Actualmente Gonzalo Molina colabora con algunas publicaciones digitales como “Tinta china” y también en “Cuadernos de Roldán” y en la revista del Mercadillo del Pumarejo “La Cagá del Palomo. De esa pasión por la literatura, nace la iniciativa de reservar un pequeño rincón de su taberna para ubicar una pequeña biblioteca a la que los clientes, en hora sin bullas, acude a leer. Podríamos decir que estamos ante la primera taberna con libros que existen en Sevilla. Una taberna que antaño se la conocía como “Los Arcos”, y que todavía, ya en pleno siglo XXI, sigue de testigo de excepción, de los cambios que se van produciendo en el barrio.

Rutas Gastronómicas por los barrios de Sevilla: Macarena – Pumarejo.
Calle Relator, 59, esquina a calle Parras. 41002 Sevilla.
 

Relación calidad-precio:

Presentación:

Cocina:

Servicio:

Tapa destacada: Codornices fritas.

Otras tapas: Alias de pollo fritas.
 

 

Mala   Aceptable   Buena   Muy Buena   Excelente