Una grata noticia ha sacudido el mundo del jazz en España al conocerse que la discográfica Alfa Jazz, un pequeño sello de Tokyo en 1989 y absorbida cinco años después por una filial del grupo EMI, ha rescatado del olvido una de esas rarezas discográficas objeto de deseo de todo coleccionista; se trata de un magnífico álbum que recoge fielmente una de las facetas que al pianista más agradaban: su apego por la música tradicional y popular.

Catalonian Rhapsody, que así se llama el disco ahora reeditado, se publicó originalmente sólo en Japón en 1992 e incluye ocho temas de los que cuatro pertenecen al folclore catalán: El cant dels Ocells, La dama d’Aragó, La cançó del lladre y Els Segadors, que se presenta en la contraportada original con el subtitulo de Catalonian National Anthem. El disco se completa con un original de Montoliu, dos temas de Joan Manuel Serrat (una soberbia versión de Paraules d’amor y El meu carrer) y otro vasco.

El disco sale al mercado bajo el paraguas del sello Venus, propiedad del productor japonés Tetsuo Hara, quien ya fue en 1992 -fecha de la grabación ahora rescatada- el productor original de la sesión, grabada en unos estudios barceloneses en una tarde de marzo de 1992 en plena fiebre preolimpica.

Tete solía recurrir con frecuencia a interpretar la música popular catalana y antes de este disco, ya había grabado El cant del Ocells en 1965 junto a Booker Ervin y en trío en 1969 en un disco que incluía otras canciones tradicionales junto a temas de Serrat, otra de sus debilidades musicales. La distribuidora barcelonesa Distrijazz, es la que ha llevado el disco "catalonian Rhapsody a las tiendas.

OTRAS NOTICIAS DE JAZZ
Arriba