Título: La canción de Dorotea

Autora: Rosa Regás

 

Estimados socios y amigos de Apoloybaco; el 25 de octubre de 2001, tres amigos sevillanos, decidimos iniciar un camino en común que dio lugar a la creación —en los albores de la informática personal y doméstica—, al sitio web: www.apoloybaco.com. Una ventana abierta y pública, donde ofrecíamos un lugar de encuentro para los aficionados a los sonidos del jazz, los vinos, la literatura y la gastronomía.

El éxito de nuestra página web, que pronto fue una referencia indispensable en España en torno a nuestras aficiones, fue el estímulo para crear, en enero de 2006, la Asociación Cultural Apoloybaco, y a partir de entonces, más de 1500 personas de los cuatro puntos cardinales de España, vienen compartiendo con nosotros estas pasiones comunes: el Jazz, los Vinos, la Literatura y la Gastronomía. En este ocioso camino que alcanza ahora su vigésimo año de vida, hemos entrecruzado ideas, compartido actividades y proyectos, y, sobre todo, hemos tenido la fortuna de conocer a decenas de personas, entidades ciudadanas y colectivos culturales, que nos han brindado su amistad y nos regalaron su tiempo y su compañía.

Queremos agradeceros vuestra presencia, no siempre física, pero sentida muy cercana, y os invitamos a que celebréis junto con nosotros estos 20 años mágicos de vida, de la Asociación Apoloybaco. A través de estas páginas, y de nuestros perfiles en las redes sociales, tendréis cumplida información del rosario de actividades que, si lo permiten las circunstancias actuales, estamos organizando a lo largo de todo el año, para conmemorar como se merece, este proyecto formativo, cultural, y altruista, que sigue siendo, como en sus inicios, la Asociación Apoloybaco.

Y dicho esto, vamos a presentaros, un mes más, el libro que mes a mes, de manera ininterrumpida y durante estas dos décadas, os venimos sugiriendo en nuestra sección: “El libro del mes”.

Era también el año 2001 cuando Rosa Regás ganó la 50ª edición del premio Planeta de Novela con su obra “La canción de Dorotea”.

Aurelia Fontana, profesora universitaria en Madrid, se ve obligada a buscar a alguien que cuide de su padre enfermo, postrado en una casa de campo. Adelita, menuda, parlanchina y eficiente, parece la persona indicada; y una vez ganada la confianza de Aurelia, sigue como guarda de la casa al fallecer el anciano. La dueña, que pasa en la finca contados días al año, asiste entre incómoda y fascinada a las explicaciones de Adelita; hasta que desaparece una valiosa sortija.

La actitud críptica de la guarda, y una equívoca y repetida llamada telefónica hacen que Aurelia entrevea que algo anómalo ocurre en su casa mientras ella está ausente. Pero su obsesión por desvelar lo sucedido la lleva, en realidad, a un cara a cara con sus propias frustraciones y deseos inconfesables, en una espiral que, entre la atracción y la repulsa, la conduce a un terreno en el que lo bello y lo siniestro se dan la mano.

Esta historia en la que se atisba desde el principio - ya regado con su cita inicial de Sándor Mórai: “El deseo de ser diferente de lo que eres es la mayor tragedia con la que el destino puede castigar a una persona” – un relato sobre el fracaso personal, sobre la frustración humana, personificados en sus dos protagonistas, Adela y Aurelia, que no buscan más que cantar y bailar la canción de su antagonista, aquellas que simplemente hubieran querido ser y no fueron. Dos individualidades enfrentadas ante el espejo del anacronismo íntimo, donde el reflejo de lo que llaman “alma” quizás nada tenga que ver con las personas que se reconocen en él.

Quizás ser lo que realmente queremos ser es esa lucha incesante que a algunos acompaña hasta sus últimos días, y rige inexorablemente nuestro comportamiento cotidiano y nuestros sentimientos. La “Canción de Dorotea” refleja ese anhelo por llegar a dar sentido a nuestra existencia distinta a la esperada, a esa búsqueda inquieta, a ese desasosiego diario, a la venganza sobre uno mismo en los demás. Ambas protagonistas femeninas juegan a cantar y bailar la canción idealizada de la vida.

20211002 Libro del mes

Rosa Regás nos ofrece un texto sobresaliente y valiente, descarnado que, a pesar de los años pasados desde su publicación, mantiene la misma vitalidad y carisma de lucha frente a los valores inmovilistas, costumbristas y conservadores de la visión de la mujer en nuestro entorno.

Sin duda, un libro que educa con su lectura, en lo exterior y en lo interior; una recomendación inevitable.

Arriba