Una nueva jornada del grupo de cata de Apoloybaco. De nuevo diferentes vinos de la geografía española, seleccionados para la ocasión fueron catados con el objetivo de continuar conociendo tanto teorica como sobre todo practicamente la variedad y por supuesto la calidad de vinos que se elaboran en el territorio español, y como no, buscando también el maridaje con la cocina de nuestra tierra, tanto la tradicional como la nueva cocina.

Para esta ocasión elegimos el Restaurante La Chalá, recomendado por Antonio, el presidente de Apoloybaco. La Chalá se encuentra en la Plaza de la Puerta Real, 6, en el intersticio de los barrios de San Vicente y El Museo, lo qu otrora era llamado el barrio de Los Humeros, muy cerquita lo de lo que fue en la decada de los 60 y 70 del pasado siglo el conocido club "Yeyé", lugar de encuentro de los jóvenes de entoces y templo de la música en directo sobre todo del rompedor grupo sevillano "Los Smash", con ellos entro Sevilla en la música "underground".

La Chalá es un restaurante moderno con una decoración muy alegre y bien iluminado y cuenta con una terraza estupenda en la plaza. Ellos dicen de si mismos "Somos la Chalá y somos distintos". Tienen una carta muy trabajada con platos muy curiosos y singulares y un personal muy profesional y afable, a nosotros nos atendio el encargado del mismo Pedro Arenillas, un joven con muchas ganas de aprender y muy resolutivo. Su cocina es una mezcla de todo un poco, toques canarios, asiáticos y tradicionales andaluces.

chalaComo varios días antes les dijimos los vinos que llevariamos, Pedro se encargo de preparar un representativo menú que identificará la personalidad del restaurante y que maridarian perfectamente con los vinos. Desde su ensaladilla rosa, su salmorejo sobre base de yogurt griego y picatostes, pasando por su atún sobre arepas canarias, hasta el que ellos denominan "flowcloríca" que es un lagartito ibérico braseado y bien acompañado y para los postres por gentileza del restaurante lo acompañaron con un cava brut nature, sin duda todo un detalle con el que se culminó esta cata y maridaje de vinos.

Vinos que en esta ocasión fueron seleccionados por Vicente, precisamente el responsable de los apartados de vinos y enología en Apoloybaco y fueron un tinto de la Denominación de Origen Empordá, el Castillo e Perelada de la colección EX EX y otro tinto en este caso de la Dnominación de origen Calificada Rioja, el Aurus. 2004. Y por último como viene siendo habitual Delicius Gourmet que dirige el amigo y miembro del grupo de cata José Manuel, aportó un vino tinto; Bravo 2010, de la pujante D.O. Toro. Bueno todos los "ingredientes" estan servidos para disfrutar de un nuevo encuentro enogastronomico, en el que en esta ocasión también contamos con la compañía del amigo Francisco Calleja , jubilado de Construcciones Aeronáutica de Sevilla. 


> AURUS. 2004; elabordo por la bodega Finca Allende fundada en el año 1986 por Miguel Ángel de Gregorio en Briones (La Rioja). Según la ficha técnica de la bodega, el Aurus esta elabordo con las variedades de teempranillo (85%) y Graciano (15%), de un viñedo cuya edad media es de 60 años, en suelos franco arcillosos con abundante grava y piedras, es un cultivo sostenible respetuoso con el medio ambiente con abonado orgánico sin utilización de herbicidas, con poda en vaso, vendimia manual y posterior seleccion también manual de racimo a la entra en bodega. 

Posteriormente los racimos despalillados y no estrujados son encubados en tinas de roble francés, con una maceración prefermentativa en frío a 5º C durante unos 6 días y una fermentación controlada a 28º C durante 16 días, con tres remontados diarios y una maceración total con los hollejos de 22 días, descube por gravedad y prensado vertical. La frmentación maloláctica la reaaliza en barrica donde permanece durante 24 meses, son barricas bordalesas de roble francés nuevas, con un trasiego cada cuatro meses. El vino es embotellado sin filtración ni clarificación. 

Aurus 2004; es uno de los mejores vinos puntuados de esta bodega por distintos especialistas, críticos y prescriptores del vino, y esta añada fue calificada como "Excelente" por el Consejo Regulador de la Denominación de origen.

Aurus. 2004; muestra un bonito color rojo púrpura intenso y borde granate, de capa alta, en nariz muestra una gran complejidad aromática y de buena intensidad, donde sobresalen los frutos rojos y negros algo compotado, buena presencia de la mineralidad, especias, monte bajo, flores y finos tostados, con un sutil toque a cacao. En boca destaca sobre todo su gran armonía, sabroso, franco, potente, aterciopelado, con unos taninos bien domeñados pero bien marcados, aparece con nitidez los frutos negros, el regalíz y tinta china, con un postgusto con toques de hierbas aromáticas y un final largo y persistente. Un vino que se encuentra en su plenitud, aunque todavía puede guardarse algún año mas.

De todos los platos servidos, hizo una perfecta combinación con los lagartitos ibéricos y con el queso canario, aunque no se amilano con el resto de los platos servidos. Si en la primera degustación ya mostraba sus cualidades y bondades, fue en la segunda ronda cuando expreso abirtamente todo su potencial, sin duda es el alma de la tempranillo, como lo define su propio creados: "Un vino mágico que al catarlo te golpea en el corazón, como cuando te enamoras". Precio aproximado: 140 €.

Entrada al restaurante La Chalá, un lugar alegre, moderno y de una gastronomía muy diversa.Parte del grupo de cata de Apoloybaco, falta el amigo José Manuel, autor de la foto, en el interior del restaurante.

< Castillo de Perelada. EX EX 10, es el décimo vino de la exclusiva colección Perelada ExEx (Experiencias Excepcionales), es una edición limitada a 1.960 botellas. Cada año, los enólogos de Castillo Perelada elaboran pequeñas cantidades de muchos vinos distintos con los que estudian la influencia de factores tales como la madurez de la uva en el momento de la recolección, el tipo de terreno, el riego, la exposición solar… Para ello cuentan con una parcela de viñedo destinada a la experimentación y una bodega de microvinificación. Entre todos estos vinos, los mejores pasan a formar parte de la colección Ex Ex: Experiencias Excepcionales de ediciones limitadísimas.

La bodega sigue en su constante inquietud de investigar y experimentar la adaptación de distintas variedades en su zona. En esta ocasión se trata de un vino monovarietal de Cabernet Franc de la cosecha 2011. Denominada también: Bordo, Bouchet, Bouchy, Bretón, Capbretón, Plant Bretón y Verón. Sus bayas son pequeñas, esféricas, de hollejo fino y pulpa moderadamente astringente. Se utiliza prácticamente para mezclarse con el Merlot o el Cabernet Sauvignon, dependiendo de la zona. Probablemente de origen bordelés, pero también muy extendida en el valle del Loira. Ésta uva podría estar emparentada con la Mencia. Da lugar a vinos mas suaves que la Cabernet-Sauvignon, con menos taninos, un poco menos ácidos y sin tanto extracto, es decir, más bebibles a corto plazo. Aromas distintivos que recuerdan a moras, violetas. Se adapta muy bien al frío. Planta en 1999 en la Finca Malavenïa situada en la localidad de Garriguella, se trata de un terreno de 19 hectáreas de laderas de arcilla rojiza, con presencia de cantos rodados, que favorece el drenaje. 

Castillo Perelada. ExEx. 10; es pues un monovarietal 100% Cabernet Franc, vendimiada a mano, la fermentación y maceración se realiza en un depósito de acero inoxidable de 5.000 Kg de capacidad, a una temperatura controlada de 24ºC y se realizan dos remontados diarios. Envejece durante quince meses en barricas de segundo vino de roble francés, y fue embotellado el 20 de Febrero de 2013.

Castillo Perelada ExEx. 10; tiene un color rojo violáceo. En nariz muestra una variada paleta de aromas, predominando los silvestres y herbáceos, junto a los frutos rojos y toques ahumados y minerales. En boca es seco, elegante, sabroso, muy equilibrado, profundo de taninos dulces pero sin esconderse, con un final largo y prolongado. Cuenta con 94 puntos Parker. Se trata de una de las puntuaciones más altas obtenidas por la D.O. Empordà, ésta ha sido otorgada por la prestigiosa revista The Wine Advocate, líder en crítica enológica a nivel mundial. Vino Ex Ex 10 PereladaSegún el enólogo Luis Gutiérrez, uno de los catadores de la revista especializado en vinos españoles, lo ha calificado como un vino excepcional. Precio aproximado: 60 €.

Pedro Arenillas el encargado del restaurante explicando con todo lujo de detalles los platos que habían preparado en la cocina para el maridaje con los vinos.Otra instantanea del grupo después de haber preparado los tres vinos que iban a servirse en el trancurso de la comida. 

< Bravo. 2010. Elaborado por la bodega Rejadorada de la Denominación de Origen Toro, es un monovariteal 100% Tinta de Toro (Tempranillo), de viñedos viejos de los pagos del Castañar (Morales de Toro), cultivados en suelos formados por arenisca, cantos rodados y arcilla. Los racimos son seleccionados en la viña, vendimiados manualmente y en bodega despalillado y clasificación también manual. La fermentación alcohólica la realiza en tinas de roble francés durante 21 días y la maloláctica en barricas premium nuevas, también de roble francés, donde permanece durante 12 meses. Producción limitada de 2.578 botellas, tapón corcho natural calidad Flor, permanece en el botellero 15 meses, antes de su comercialización, consiguiendo la plena expresión del vino.

Bravo 2010; muestra un color rojo intenso con ribetes rubis. En nariz cuenta con aromas intensos y de cierta complejidad, destacan los frutos negros con aromas balsámicos, especiados y un fondo mineral. Su paso y permanencia en boca es amplio, seco, carnoso, con unos taninos bien presentes pero dulcificados , un buen equilibrio hace también un vino fresco, es persistente y muy elegante. Para beber y guardar unos diez años mas.  Precio aproximado: 18 €

> AT Roca. Cava Brut Reserva 2014,  de la bodega con el mismo nombre, que es un proyecto vital de Agustí Torrelló Sibill. Elaborado con las variedades de Macabeo, Perellada y Xare-lo con una crianza de 18 meses en botella. Presenta un aspecto limpio y brillante, de color amarillo pálido, con reflejos de oro nuevo. Burbuja fina y persistente de evolución mediana con abundante formación de rosarios y corona. A la nariz es limpio, franco y elegante. Dominan los aromas afrutados, donde destacan las notas de manzana, pera e hinojo sobre un fondo de pastelería y nota de lavados limpios. En boca es muy afrutado y se muestra fino y elegante, con el carbónico muy integrado. Es equilibrado y conjuntado, con madurez, seco y sabroso. Fresco, elegante y persistente.

Se sirvio a los postres por gentileza del restaurante la Chalá. Unos postres artesanos muy bien conseguidos donde los sabores lácteos se mezclan equilibradamente con los chocolates. Precio aproximado: 14 €

En la foto una muestra de algunos de los platos que degustamos, donde hemos de destacar también la buena relación calidad precio y los tiempos de espera entre un plato y otro, que fue bastante correcto, algo que es muy importante para saber apreciar mejor los distintos sabores de cada uno de ellos.

La Chalá es un buen lugar para apreciar la mezcla de los distintos productos típicos de diferentes lugares, productos caracterizados también por su frescura y calidad.

Cuentan también con una nutrida carta de vinos que como es obvio no hicimos uso de ella, pero que pudimos leer y comprobamos que refleja distintas zonas vinícolas del pais. Quizás un defecto fuera el que en la misma no se ofrecian la variada gama de vinos de calidad que se estan produciendo en Sevilla. 

Restaurante La Chalá, sin duda merece que volvamos haceerle una visita para entre otras cosas, completar la degustación de su carta gastronómica.

Arriba