En este mes de noviembre hemos celebrado nuestro encuentro apolobaquiano en un conocido restaurante sevillano, en casa de José Alberto, situado en la calle La Aeronáutica en la barriada de Sevilla - Este, que como dice un viejo amigo, con mucha guasa, esta mas ceerca de Córdoba que de Sevilla, bueno es que para él Sevilla termina en la Puerta La Carne y en la calle Betis, en fin bromas aparte es un rincon gastronómico y cervecero, llevado muy profesionalmente por tres hermanos; Jose Manuel, Vane y Diego Holgado. 

Tienen una excelente y cómoda terraza bajo soportales donde, además de darle al fumeteo, se puede degustar una caña de Cruzcampo glacial mientras esperas a que lleguen todos los catadores. En el interior cuenta con un amplio y confortable comedor y sobre todo su cocina es tradicional y de productos de primera calidad; pescados, mariscos, carnes y también tienen buena mano con los arroces, sobre todo el negro sin desmerecer al de bogavante, de setas o con carne. Y como no una buena bodegas de vinos de distintas denominaciones de origen.

Los vinos que se aportaron a esta cata fueron todos tintos, los "simposiarcas" fueron Julián Navarro y José Manuel Masse, también contamos con una mas que interesante contribución de José Dominguez de Cata Sevilla que nos acompaño en este encuentro enogastronómico.

Vinos de distintas denominaciones de origen, desde El Priorat a Rías Baixas y Ribeira Sacra pasando por La Rioja Alavesa y la D.O. Ribera del Duero y de diferentes uvas, unos monovarietales de Mencia y Caiño, esta es una variedad poco conocida, autóctona gallega y muy escasa, variedad poco productiva y un tanto rústica. Da origen a vinos de tonalidades rojo rubíes, buena acidez y aromas frutales e intensos. Y otros, unos acertados coupage de Tempranillo, cabernet Sauvignon y Merlot o Tempranillo y graciono o por último Garnacha y Cariñena. Y como ya es habitual en nuestras catas se sirvieron de forma indistinta y con dos rondas para corraboran también su mejor maridaje con los distintos platos que nos sirven.

 < VI DE VILA GRATALLOPS. 2013, Es el vino con el que Álvaro Palacios busca transmitir la diversidad de los parajes del término de Gratallops; es su Vi de Vila, una selección de uvas de las variedades autóctonas garnacha (80%) y samsó (Cariñena) (20%) de las partidas de Coll del Corral, Ermites, Torrent, Sorts-Les-Planes, Mas d'en Pallarès, Manyetes, Obagues y Socarrats. Cada lugar por su nombre, tal y como se hacía antiguamente. La climatología de 2013 fue complicada, inviernos muy fríos, llegaron a registrase 14 heladas y veranos muy secos , que obligo a una mayor permanencia de la uva en la cepa.

Vi de Vila Gratallops. 2013; cuenta con una crianza en roble de 18 meses, tiene un color cereza y borde granate. En nariz desprende unos aromas intensos y muy agradables a fruta madura, fruta al licor, notas bálsamicas y toques de hierbas silvestres, sobre fondo mineral y especiado a la vez. Es esta larga permanencia de la uva en la cepa la que ha producido vinos de una frescura y una acidez extraordinarias, con unos taninos muy redondos y una carnosidad indescriptible; en definitiva, unos vinos muy agradecidos y llenos de vida. En boca nos inunda la fruta, es potente, redondo y equilibrado. Con un postgusto duradero y especiado. 

Su maridaje fue perfecto con el cochinillo al horno. En la cata fue el mejor puntuado alcanzando una nota de 8,6 de 10 y su precio aproximado es de 47€.

> FINCA VILLACRECES. 2011; Procedente de una selección de las parcelas con rendimientos más bajos de la finca ubicada en Quintanilla de Onésimo, en la Denominación de Origen Ribera del Duero. Vendimia manual en caja de 15 kg. Doble selección en mesa, de racimo y de grano, durante la segunda y tercera semana de octubre; Sólo despalillado; la fermentación alcohólica se realiza en depósitos de acero inoxidable con pistones de pissage y la fermentación maloláctica en tinas de madera y barricas de roble francés. Es una mezcla de 86% Tempranillo, 10% Cabernet Sauvignon y 4% Merlot. Con una producción de 48.721 botellas.

Finca Villacreces. 2011; se trata de una añada que ha sido calificada como excelente y cuenta con un envejecimiento de 14 meses en barrica nueva francesa de grano fino. Muestra un color rojo picota bien cubierto. En nariz es muy expresivo con mucha fruta roja, con toques de cacao fino y matices florales. En boca tiene un buen ataque, seco, suave y sedoso con los taninos bien integrados, elegantes. Largo, final en boca con toques ahumados y fruta madura. 

Fue muy bien con los langostinos a la plancha y por supuesto con el cochinillo. En la primera ronda de cata se mostro bastante cerrado, pero en la segunda, como media hora mas tarde, se aprecio plenamente sus aromas y sabores, los catadores le otorgaron un 7,5 de 10 puntos. Su precio aproximado es de 19€.

FINCA GENOVEVA. 2013 de bodega Forjas del Salnés en la DO. Rías Baixas. Este vino es un monovarietal de Caíño Tinto. La uva nace en una pequeña y muy vieja parcela -con cepas centenarias- de Caíño que ocupa solamente una hectárea y media. De gran tradición vinícola, estas viñas se trabajan desde hace cinco generaciones. Una de ellas la personifica Genoveva, quien da el nombre a este vino, que ya elaboraba vino de forma totalmente artesanal. Finca Genoveva Caíño se vinifica de forma tradicional, en fudres y con levaduras autóctonas. Antes de ser embotellado, este vino pasa por una crianza de doce meses en barricas de roble francés.

Finca Genoveva. 2013; de color rojo picota de capa media alta con intensos aromas a fruta roja sobre fondo especiado y toques minerales. En boca es seco, franco, potente, sabroso a frutas maduras con un final prolongado y persistente. Hizo un buen maridaje con la caballa en aceite de oliva sobre tomates y ajos y con los langostinos a la plancha. Los catadores lo puntuaron con un 7,35 de 10 puntos. Y su precio aproximado es de 25€.


LOUSAS VIÑAS DE ALDEA. 2014; elaborado por Envinate un proyecto en el que encontramos a cuatro amigos enólogos: Roberto Santana, Alfonso Torrente, Laura Ramos y José Martínez, con una filosofía muy clara: elaborar vinos auténticos, precisos, que transmitan la identidad el territorio, la peculiaridad de cada viñedo y parcela, y las características de cada añada. Uvas procedentes de varias parcelas de unos 60 años de edad plantadas sobre suelos de lousa (pizarra típica de las subzonas de Ribera do Sil y Amandi). Viticultura orgánica y prácticas biodinámicas. Vendimiado manualmente en cajas. Se vinifica por separado en pequeños cubos abiertos, unas parcelas con un 40% de raspón y otras despalilladas. Realiza la fermentación alcohólica con levaduras autóctonas. Maceración de 18 días con suaves bazuqueos manuales. Lleva a cabo la fermentación maloláctica de manera espontánea en barricas neutras de roble francés. Tiene una crianza posterior de 11 meses con sus lías en barricas usadas de roble francés sin trasiegos ni adición de sulfuroso.

Lousas Viñas de Aldea 2014; es un vino tinto muy atlántico, en el que se expresa perfectamente la esencia de la variedad mencia, de color rojo rubí con ribetes violáceos, en nariz nos brinda una fruta muy intensa, con toques florales y de hierbas, y sutiles toques minerales. En Boca es suave, envolvente con una grata presencia de la fruta y de unos taninos vivaces pero elegantes, su postgusto es persistente. Hizo un maridaje estupendo con las almejas de carril y con el cochinillo al horno. Obtuno una puntuación por los catadores de 7,65 de 10 puntos y su precio aproximado es de 15€.

FINCA LOS LOCOS. 2014; elaborado por Artuke Bodegas y Viñedos, en la D.O.Ca. Rioja. Este tinto es un un coupage de las variedades Tempranillo (80%) y Graciano (20%). Las uvas proceden de una parcela situada en una terraza superior del río Ebro, a unos 550m de altitud, de suelo arenoso con gravas y de subsuelo muy calizo. Las condiciones del terreno parecían hacer inviable el cultivo del viñedo en la zona, por ello se tomó por una locura la plantación del viñedo en 1981. De ahí el nombre de la finca y del vino. Para su elaboración, tras una vinificación tradicional, se realiza una crianza de 16 meses en barricas nuevas de roble francés.

Finca los Locos. 2014; en su fase visual muestra un rojo picota y destellos violáceos, de capa media-alta, de escasa lágrima pero gruesa y lenta. En nariz es de una buena intensidad, aromas de fruta negra madura combinados con notas tostadas y herbáceas y toques mentolados y fondo ligeramente mineral. Su paso por boca es amplio, bien estructurado,cremoso y con cuerpo, preencia de sabores de fruta negra, con unos taninos redondos pero bien presentes, con un final prolongado y persistente. Acompaño muy bien con los langostinos a la plancha y con el cochinillo al horno. Fue puntuado por los asistentes con 7,85 de 10 puntos y su precio aproximado es de 19€.

En fin otra nueva experiencia enológica y gastronómica muy satisfactoria, donde esa mágica combinación de excelentes vinos,  extraordinarias viandas y excelsas amistades, junto con unas mágnificas conversaciones hacen de estos encuentros un vehículo para próximas reuiniones. 

Arriba