ARTE DE COZINA (RESTAURANTE - HOSPEDERÍA). (ANTEQUERA -MÁLAGA).

C/Calzada 29. 29200 Antequera.

Teléfono: 952 84 00 14

Relación calidad-precio:

Presentación:

Cocina:

Servicio:

Mala Aceptable Buena Muy Buena Excelente

 

 

 

 

 

 

Antequera se encuentra en el interior de la provincia de Málaga, situada en la Vega de su mismo nombre entre dos de las grandes unidades del relieve andaluz: las Cordilleras Subbéticas y la cordillera Penibética. La ciudad tiene su origen en la antigua Antikaria romana, aunque varios yacimientos repartidos por el término municipal atestiguan que la zona estuvo habitada con anterioridad. De su pasado conserva un extenso patrimonio arqueológico y arquitectónico, destacando el conjunto de dólmenes de Menga, Viera y El Romeral, así como numerosas iglesias, conventos y palacetes de distintas épocas y estilos. De su entorno físico destaca el Paraje Natural de El Torcal, famoso por las caprichosas formas de sus rocas calizas, que conforman uno de los paisajes kársticos más importantes de Europa.

Precisamente en una típica casa antequerana del siglo XVII que perteneció a los condes de Sabazona, encontramos el restaurante de nuestro mes de marzo; Arte de Cozina, heredera del antiguo Coso San Francisco del que mantiene su hospedería.

Al frente de este establecimiento se encuentra Charo Carmona, propietaria, jefa de cocina y estupenda anfitriona. La propuesta gastronómica que pudimos probar se basa en una cocina fruto de la recuperación de recetas tradicionales malagueñas, muy especialmente de la Comarca de Antequera.

Basada en productos de la zona y adaptada a la temporada, hace uso de productos provenientes del entorno (cultivos tradicionales, ganadería ecológica, cosecha propia, recolección, etc.), o se surte de ingredientes andaluces seleccionados, que garantizan su calidad y tradición, colaborando con ello a la salvaguarda de su patrimonio culinario y a la sostenibilidad de su hábitat.

En nuestra visita nos inclinamos por probar platos tradicionales de su amplia carta siguiendo los consejos de nuestra anfitriona.
Comenzamos eligiendo una porra antequerana de naranja, de las de tres tipos que ofrecían; la mencionada de naranja, blanca y de tomate. Nos sorprendió este plato y nos dieron su explicación; -La porra de naranja es un plato de invierno. Antiguamente en invierno no había tomates. Alguien puso naranja como sustituto del ácido del tomate y surgió este fantástico plato. La naranja, con la vitamina que tiene, con aceite de oliva crudo, un toque de ajo. ¡Es un suero auténtico!

También pedimos un "Empedraíllo", plato de cuchara que contiene verduras varias troceadas, arroz y cerdo, aquí han sustituido las judías blancas por garbanzos, todos ellos guisados con diversas especias. De segundos platos pedimos Capón (ecológico de Coín) en dorado, exquisita preparación de esta ave, en pequeños trozos y bastante especiado. Y el Choto de raza malagueña en pastoril. Esta es una receta tradicional de Antequera también conocida como Porra de Chivo. Como en todos los casos de platos que llevan el encabezamiento de "porra", "porrilla" o "morrete" están indicando que el aliño principal es un "majaíllo" realizado en mortero o almirez de tradición morisca.

Como postre tomamos un arroz con castañas, miel de caña y canela, postre contundente similar al arroz con leche pero con castañas troceadas y con un sabor delicioso, también tomamos una Espuma de limón, postre a base de limón y queso de cabra en mousse. Como teníamos que conducir no pudimos acompañar con vino esta comida pero si consultamos la carta de vinos y esta ofrece una variedad de vinos andaluces de D.O Granada, Tierras de Cádiz, D.O. Jerez y por su puesto de Málaga y Sierras de Málaga además de las tradicionales Rioja, Ribera de Duero, Somontano, Rueda, Albariños, etc. También cuenta en su oferta de bebidas de una amplia carta de cervezas de calidad, tanto nacional como internacional.


Es de destacar la atención recibida durante toda la comida por María, responsable de la sala, manteniendo un ambiente acogedor y preocupándose del bienestar de los clientes. Como detalle, las mesas cuentan con braseros que son alimentados con brasas sacadas de las chimeneas a la que añadían su toque de picón, un detalle que era de agradecer en el frío día que hacía.

Tras la comida tuvimos la oportunidad de mantener una pequeña tertulia con Charo en la que nos pudo contar su trayectoria en este mundo de la gastronomía, sus inquietudes sobre la calidad de los productos con los que trabaja, sus trabajos en la recuperación de razas autóctonas de cabritos y su ilusión por la pronta salida de su primer vino, un tinto antequerano realizado en unas viñas plantadas en las faldas de la sierra del Torcal que desde el año 2007 viene trabajando y mimando con sus hijos.

Charo pertenece al Grupo Gastroarte, colectivo gastronómico formado por una treintena de cocineros andaluces, cuyos objetivos son promocionar, profundizar y defender la gastronomía andaluza, sus productos y sostenibilidad, así como estudiar y divulgar su despensa agroalimentaria y su recetario tradicional, avanzado para fortalecer el desarrollo del turismo gastronómico en Andalucía.

Anexo a este restaurante se encuentran; Arte de Tapas, que lo definen como la tradición de la tapa, presentada de forma actual, elaborada con productos de temporada y del entorno, y una hospedería-hostel de 12 habitaciones.
En fin, una justificación más que razonada para realizar una visita a Antequera y complementarla con su rico patrimonio histórico y natural.   

  

Arriba