En un bonito municipio gallego, Rois, situado al sudoeste de la provincia de A Coruña y muy cerca de la Ría de Aurosa, se encuentra uno de los pocos restaurantes gallegos que ya han cumplido mas de 100 años, estamos hablando de Casa Ramallo.

Fundada en el año 1898, fue en sus comienzos una abacería que los domingos y días de feria ofrecía comidas a sus vecinos, feriantes y visitantes. Fundada por Juan Ramallo y su esposa Elisa vecinos de Catoira, municipio de la provincia de Pontevedra, vendieron un viejo molino y con las ganacias montaron Casa Ramallo.

El matrimonio tuvo un hijo Manuel Ramallo, aventurero e inquieto emigró a Buenos Aires y terminó de cocinero en Nueva York, volvió para continuar con el negocio en 1934 y casarse con Carmen Blanco, que se convirtió durante cerca de 60 años en el "alma mater" del negocio. Una de sus hijas, Milagros Ramallo y su marido Jorge Sobrino fueron los que le dieron continuidad a este ya famosos restaurante gallego.

Intentar resumir mas de cien años de existencia de este, ya señero negocio, es muy difícil, muchas alegrías, pero también muchos disgustos se quedan por el camino, muchas experiencia y sobre todo muchas vivencias, es sin duda un lugar lleno de vida y de humanidad.

Pues llegados de Sevilla tuvimos la suerte de recalar en este singular restaurante, bueno aconsejados, que todo hay que decirlo por un componente del grupo, buen conocedor de estas adorables tierras gallegas.

Casa Ramallo esta regentado en la actualidad por José y Sonia Sobrino, hijos de Milagros y Jorge, son pues la cuarta generación que continuan al frente de este acogedor rincón gastronómico, al que no es difícil llegar, pues esta a pie de carretera de Padrón a Noya. 

En Casa Ramallo se nota nada mas entrar esa solera que sólo la dan los años, un lugar tradicional y elegante sin excesivos barroquismos, con un mostrador amplio, detrás unas estanterias cerradas con cristales, es decir una vitrina, donde se guardan distintas botellas de destacados licores (Brandy, ginebras, whisky, et.) Una barra en la que tomar comodamente una copa antes de pasar a alguno de los salones en los que esta dividido el comedor.

José Sobrino fue el encargado de atendernos en primer lugar y hacer un poco de anfitrión, contandonos la historia de este centenario restaurante y alguna de sus anecdotas, así como la presencia de algunos de los personajes famosos que durante estos años los han visitado y disfrutado de sus guisos en particular y de su gastronomía en general.

Antes de pasar al comedor pudimos corraborar también los galardones y reconocimientos obtenidos, entre ellos el "Pedron de Ouro" a Carmen Blanco, que equivale al reconocimiento de Mejor Cocinera. Y también han obtenido "El Plato de Oro" en los premios nacionales de gastronomía. Ciertamente premios y galardones que vienen a reconocer una larga y fructifera trayectoria en el campo de la restauración.

Casa Ramallo cuenta con varios salones y de distintos tamaños, muy confortables y espaciosos, en los que con una gran profesionalidad por parte de su personal sirven principalmente una comida tradicional y regional. 

Su especialidad son los guisos caseros, destacan la cazuela de pescado; rodaballo, sargo y merluza, se compone según el mercado, un guiso sin duda alguna excelente, muy sabroso y equilibrado. La lamprea a la bordalesa, que es el estilo clásico de este "prehistórico" pez, que levanta auténticas pasiones, también por su aspecto grandes rechazos, también se hace la Lamprea con patatas nuevas y guisantes, ello por supuesto sólo en temporada de enero hasta que canta el cuco, mediados de abril.

Las Xoubas (sardinillas) guisadas, un plato sencillo y sencillamente extraordinario; otro guiso es el lomo de cerdo con castañas y manzanas o el jarrete en salsa de patatas. Tampoco se quedan atrás los platos de caza, perdiz, jabalin y venado. Y que decir de su Salpicón de Mariscos, todo el sabor de la costa gallega en un solo bocado. Por supuesto y estando tan cerca de Padrón, no faltan los afamados pimientos de Padron de Herbón que según los entendidos son los mejores, eso sí, sólo de mayo a junio que es la temporada.

Los postres son también caseros; tocino de cielo, milhoja, tarta de galleta de chocolate, pudin de chocolate y helados caseros.

Todos estos manjares hay que acompañarlos de buen vino y Galicia los tiene y Casa Ramallo también, vinos de la D.O. Rías Baixas, de Monterrei, de Valdeorras, de Ribeira Sacra o de Ribeiro y como no también vinos de otras zonas vinícolas españolas. 

Si se viaja por Galicia, y a uno le gusta el buen yantar y el buen beber, es muy recomendable detenerse en Casa Ramallo, calidad excelencia y un trato familiar y afable están garantizados.

Dirección: Castro 5 15911 Rois ( A Coruña). Tel: 981 80 41 80. 

 

Arriba