Este año el trozo de Camino de Santiago que hemos realizado un grupo de amigos y socios de Apoloybaco ha sido el denominado Camino Primitivo, es decir el que parte de Oviedo hasta Santiago de Compostela, nosotros sólo hemos llegado en esta ocasión hasta A Fonsagrada el primer pueblo de Galicia en dicho Camino Primitivo.

Y en este "peregino" pueblo elegimos, para reponer las fuerzas perdidas, y saborear la gastronomía de la zona, un restaurante del que ya teniamos algunas noticias, el Restaurante Cantábrico. Los lugareños nos comentaron que: "El camino Primitivo tiene tres catedrales: Oviedo, Lugo y Santiago y tres Templos gastronómicos siendo uno de ellos el Restaurante Cantábrico".

Aunque existen abundantes restos prehistóricos en este municipio, la historia del lugar gira principalmente en torno al Camino Primitivo de Santiago, que entra en el pueblo por el ayuntamiento por el alto del Acebo atravesando la villa de Fonsagrada, centro de la devoción y visita obligada a la capilla de Santa María, de estilo barroco y tres naves. Cabe destacar su torre campanario y el atrio que la rodea. Junto a ella se localiza la fons sacrata, (Fontem Sagrada) podría ser el origen del topónimo de "Fonsagrada". 

El Camino primitivo es ese idóneo punto de partida para descubrir lasenda del primer Camino conocido, la que tomó Alfonso II el Casto, en el siglo IX para visitar la recién descubierta tumba del Apóstol Santiago. El itinerario actual reproduce fielmente al original, partiendo desde Oviedo y atravesando Asturias por todo los concejos de su occidente, hasta entrar en Galicia por A Fonsagrada.

Un camino sin duda alguna escarpado, con muchas subidas y por supuesto bajadas, como Puerto Palo, yo creo que aquí nacen todos los vientos de la Península, pero un camino paisajisticamente hablando sencillamente maravilloso, con rincones indescriptibles, como este; la cascada de Vilagocende, que se encuentra a tan sólo 5 km. de A Fonsagrada, este salto de agua que el río Porteliña lanza al abismo unos 50 metros, formando una de las cascadas más hermosas de Galicia. 

Y pueblos y aldeas propios de otras épocas como Montefurado, es el pueblo mas solitario que vimos, que parece emerger de la montaña y que bien parece el decorado de una película, con sus casas en piedra pizarra, la capilla de Santiago, con una talla pintoresca del Apóstol, unas gallinas, un mastín y su dueño son los únicos signos vitales en varios kilómetros a la redonda.

Y gstronomicamente, este trozo del Camino Primitivo es  un auténtico deleite celestial. Y ciertamente una prueba de ello es lo que nos encontramos en el Restaurante Cantábrico, una cocina tradicional y llena de aromas, colores y sabores, como creo que debe ser una buena cocina. 

El local es un antigua casa situada en centro de A Fonsagrada, en la avenida de Galicia, número 9. En su planta baja se encuantra el meson/bar decorado de forma rústica, amplio y con dos niveles, en el mismo fue el brindis del grupo (foto) por haber finalizado los kilómetros que separan A Fonsagrada de Oviedo y haberlo realizado sin ningún contratiempo ni incidencia.

En la planta superior se encuentra un precioso y confortable comedor, una mezcla muy equilibrada entre una decoración tradicional de casa de comidas y un restaurante de lujo, pero que trasmite familiaridad, con un frontal de galeria que aporta luminosidad al local, unido a la calidez que aporta la madera tanto del piso como del techo con las antiguas vigas de madera.

Aunque logicamente aún no conociamos al dueño, fue él el que nos recibio, se llama José mas conocido con el sobre nombre de Bolaño, pues era el nombre con el que lo llamaban de pequeño. Nos acomodo y nos entrego las cartas, indicandonos a su vez los platos que ese día estaban fuera de carta, que por cierto era bastante amplia, con muchas referencias a los platos de la zona y a la comida tradicional gallega. Comentar también como curiosidad que este restaurante es el primer restaurante de España que cocina setas acogido al Consejo regulador de la agricultura ecológica de Galicia.

José (en el centro de la foto) nos contó que el restaurante se fundó en el año 1969 por Ceferino Miño Pasarin y que paso a su propiedad en el año 1996, cuando él tenia 29 años, ya que antes de ser restaurador fue cobrador de autibus y montador de aceros. Aunque el Mesón/Bar es del año 1999 y es al que llaman Mesón Bolaño.

Restaurante Cántabrico, es un auténtico templo gastronómico gallego, su cocina es un reflejo muy fidedigno de la comida de la zonal, pero con los lógicos aportes culinarios de los nuevos tiempos y con unos producto de primera calidad tanto los de la tierra como los del mar, cocinados con esmero y con el tiempo que requiere cada plato. 

Así, una vez acomodados en un agradable rincón del restaurante, muy luminoso a pesar de lo nublado y la lluvia del día, comenzamos a escudriñar la carta y a valorar las indicaciones y recomendaciones del amigo José y como ya es constumbre entre nosotros todos los platos iban al centro es decir a compartir, con eso tenemos la oportunidad de degustar diferentes platos. 

Zamburiñas a la plancha y un exquisito pulpo fueron el comienzo, acompañados de unas croquetas de boletus y otras deliciosas concretas caseras. El día era propicio; el cansancio de la caminata y algo de frío y lluvia pedian un reconfortante caldo gallego, que con el detalle de dejar la sopera en la mesa alguno repitió. Por recomendación del propio Bolaño (José) también probamos unos suculentos callos con garbanzos, a pesar de ser un plato consistente se mostraba un conjunto armónico, suave y muy sabroso.

Ya iba quedando poco margen, pues algunos del grupo son de poco comer, a pesar de ello se degusto también una Merluza gallega y un Secreto de porco celta con esparragos trigueros y boletus, uf! dos cosas tan distintas y a la vez tan gustosas. Y para maridar esta lujosa comida nada mejos que el vino de la tierra un vino elaborado con una de las mejores uvas blanca de Galicia y de España, la Godello. Bueno y no podiamos terminar sin probar alguno de sus postres y eso fue la Tarta de la Abuela y el Pastel de A Fonsagrada, es un pastel típico a base de almendra y crema pastelera. 

Restaurante Cantábrico un calido y excelente rincón gastronómico en la Galicia rural, en la Galicia del Camino de Santiago, en este caso el Camino primitivo. Un lugar muy recomendable, que seguramente volveremos a visitar para dar cuenta, entre otras cosas, de sus otros platos que por razones obvias no pudimos probar y sobre todo para disfrutra de la amabilidad y hospitalidad de José (Bolaño). 

Uno de los rincones del restaurante CantábricoAlgunos de los platos que degustamos: tradición y buen hacer
Arriba