Rutas Gastronómicas por los barrios de Sevilla: Triana.
Calle San Jacinto, 73. 41010 Sevilla.
 

Relación calidad-precio:

Presentación:

Cocina: 

Servicio:

Tapa destacada: Menudo de ternera.

Otras tapas: Ensaladilla, huevos a la flamenca, cola de toro. pavía de bacalao y gambas rebozadas.

  Mala   Aceptable   Buena   Muy Buena   Excelente

Tapear en Triana es como abrir un libro sobre gastronomía. Pasear por sus estrechas y populosas calles, disfrutar con parsimonia de sus terrazas, plazas, tascas, tabernas y bares, es un lujo al alcance de quienes se acerca a Sevilla. Y en Triana, en su arteria principal, donde antiguamente estaba situada la Cava de los Gitanos, en la calle San Jacinto hay una joya gastronómica que muchos no saben encontrar: Casa Oliva. El Bar Casa Oliva casi pasa desapercibido entre el tráfico que habitualmente soporta la calle San Jacinto, una de las dos arterias importantes que cruza Triana.

No haya nada en su aspecto exterior que adivine lo que se guisa en sus fogones. El local es estrecho y no demasiado largo, tiene un par de salones climatizados donde poder comer sentado y cuando el tiempo lo permite, en su acera se instalan cinco o seis veladores que siempre están llenos.  El Bar Casa Oliva era la la antigua Casa Girón, un de los muchos bares - tiendas que existían en Sevilla. Desde 1993 es regentado por su actual propietario, D. José Oliva. 

Un lugar de obligada parada y fonda, pues sus tapas caseras así lo recomiendan a todos los amantes del buen beber y del buen yantar. Su carta está llena de exquisiteces y destacan por encima de otras especialidades, el Menudo de Ternera, (no hay otro igual en Sevilla), la Pavía de Bacalao, la Cola de toro, los Huevos a la flamenca, (sublimes) la ensaladilla y los chocos en su tinta

Son varias las veces que hemos frecuentado ese templo gastronómico y siempre hemos salido satisfechos. La Ensaladilla está hecha con una receta muy apropiada que le da un sabor exquisito. La mahonesa, casera por supuesto, cubre adecuadamente los ingredientes que están muy bien picados, es muy cremosa, fresca y con un toque a aceite de oliva que le da un sabor distinto a todas cuantas hemos probado.

Justo enfrente del Bar Casa Oliva estuvo situada la antigua fábrica Hispano Aviación, germen de una de las industrias más importantes de la Sevilla moderna: La construcción de aviones. Estamos hablando de la famosa y ya desaparecida (Se vendió a Egipto en 1972 y sus trabajadores se integraron en C.A.S.A) Hispano Aviación, cuya fachada traemos a este rincón por la vinculación de Apoloybaco con esta industria. Un azulejo colocado en lo que fue el edificio de la fábrica, ubicada en el 102-106 de San Jacinto, recuerda esa época dorada de la industria aeronáutica sevillana.

La Hispano Aviación, fue además el embrión de lo que luego fue la organización sindical clandestina, Comisiones Obreras (CC.OO). De sus talleres salieron dos de los más emblemáticos líderes sindicales del movimiento obrero sevillano en la segunda mitad del Siglo XX, entre ellos, Eduardo Saborido y Fernando Soto.

Volviendo al tema que nos trae, la segunda cata que hicimos en Casa Oliva, fue la Pavía de bacalao y el resultado fue memorable. Crujiente, justa en su fritura, materia prima de excelente calidad, lomo de bacalao fresco, con el punto justo de sal, masa adecuada y sabrosa, y una tapa generosamente servida (2 piezas). Bocado sublime que recomendamos vivamente. Tampoco se puede dejar atrás las gambas rebozadas y el choco en su tinta.

Y por ultimo las dos tracas finales: La Cola de toro y especialmente el Menudo de Ternera. Dejémoslo claro desde el principio: en nuestra opinión no hay un menudo de ternera mejor en toda Sevilla. Será porque me recuerda al que hacía mi madre, será porque tiene los ingredientes justos, será porque está muy bien cortado, lo cierto es que el Menudo de Ternera de Casa Oliva, es punto y aparte. Servido como se estila en Sevilla, sin garbanzos, de color roja su salsa, su toque a hierbabuena, tierno, brillante, cuajado...en fin, todo un espectáculo para los sentidos que no te deja indiferente.

 
 

 

Arriba