ASOCIACIÓN

Apoloybaco, en el III Encuentro de Vino Filosófico.

El pasado 30 de octubre se celebró el III encuentro de Vino Filosófico, organizado por Anantes, en un lugar tan sugerente como es la Carbonería situado en la calle Levíes de Sevilla.

Así define Francisco Lira este emblemático lugar: La Carbonería cuyo nombre se debe a una vieja arquitectura, tal vez puerta trasera o cuadra, perteneciente al conjunto de la Casa Palacio de Samuel Leví, que da nombre a la calle, y recuperada más tarde para la industria, ha sido también, buena parte del pasado siglo, viejo almacén de compraventa de carbón, emplazado en el barrio de San Bartolomé, ayer antigua Judería de Sevilla.

La Carbonería, casa abierta, es un espacio, lugar de encuentros, aunque se asemeja bastante a lo que sería una taberna de marcado carácter cultural, permeable a las más diversas expresiones artísticas, donde quizá algunos de sus cultivos, desde hace algo más de treinta y cinco años, son: la música en sus formas acústicas, la fotografía en sus distintos registros, la pintura en sus múltiples juegos de ver y la poesía en sus modos más vivos.

Vino Filosófico es un encuentro dirigido a toda clase de público con inquietudes culturales. En esta ocasión,coordinado por Ismael Rojas Pozo, que nos introdujo en el agradable pero a la vez fascinante mundo de la Risa, algo tan humano y fundamental en nuestras vidas, acompañando este debate con una copa de vino, una manzanilla de Sanlúcar de Barrameda. Sin duda una experiencia muy grata y recomendable.

Ismael Rojas, en el centro de la foto, presentando el debate filosófico sobre la Risa. Nerea Sanchis, primera por la izquierda, socia de Apoloybaco, presente en este encuentro.

Parte del público asistente, a este debate donde se reflexiono y se mostraron diversas teorías sobre la Risa. Vicente Sanchis de Apoloybaco, degustando el vino que acompañó este interesante, didáctico y ameno encuentro.

Vino Filosófico es una agradable ocasión para poner en común experiencias y pensamientos sobre elementos de nuestras vidas. La Carbonería, es un espacio abierto, que mantiene la misma filosofía desde hace muchos años y muy adecuado para este tipo de eventos.