ASOCIACIÓN

Apoloybaco, en la presentación en Sevilla, de la Bodega Matarredonda.

El viernes, 4 de Abril de 2008, una veintena de socios de Apoloybaco disfrutaron de una excelente cata cena maridaje entre los vinos zamoranos de la Bodega Matarredonda y la cocina zamorana a través de dos excelentes restaurantes de dicha localidad: el Restaurante Agustín El Chivo de Toro y Cecilio Mesón el Labrador de Castroverde, ambos de Zamora.

La noche, casi en vísperas de la Feria de Abril, dio mucho de sí y cada vino iba maridado con su plato correspondiente en un marco extraordinario: El Asador el Lagar en la calle Virgen de las Montañas del barrio de los Remedios. Cada plato y vino servido iba acompañado de su correspondiente tertulia-comentario.

Empezamos tomando un jamón ibérico de bellota de la Denominación de Origen de Huelva producido en la Sierra de Aracena con manzanilla Solear. Y allí estaba Antonio Barbadillo, todo un símbolo empresarial de como es posible hacer de un vino y de una marca “Barbadillo” toda una seña de identidad en el mundo entero. Antonio se explayó cantándole a la manzanilla, un vino con nombre de mujer que siempre deja satisfecho a quien lo prueba. No hay mejor maridaje para el jamón de Huelva que la manzanilla de Sanlúcar de Barrameda.

A continuación se sirvieron tres platos del Restaurante Agustín El Chivo de Toro:

* Ensalada de bacalao con fresas, maridada con Juan Rojo 2003, un tinto 100% Tinta de Toro con 8 meses en barrica francesa. La ensalada original y elegantemente servida, el maridaje, en nuestra opinión mejorable.
* Tarta de manzana con foie, reducción de Pedro Ximénez y frutos secos; maridado con Juan Rojo 2004.
* Guiso de alubias de El Barco de Ávila con pichón (espectaculares) con Libranza 2003, Tinta de Toro 100% con 14 meses de barrica francesa. Un vino carnoso y musculoso, más potente y largo que el Juan Rojo. Maridaje correcto.

Y cambio de tercio. Pasamos a Cecilio Mesón el Labrador de Castroverde, Zamora.

* Pichón estofado memorable. Tierno, sabroso, impresionante. Esta vez muy bien maridado con un buen Libranza 2004, sin duda bastante mejor que el 2003.
* Acabamos la noche con un postre del Asador el Lagar de Sevilla, Pastel ruso con helado de regaliz, maridado con vino de naranja de Bodegas Sauci del Condado de Huelva. Maridaje interesante y original.

Fue una experiencia extraordinaria y en nombre de nuestros socios agradecemos a Alfonso Sanz Rojo, propietario de la Bodega Matarredonda y a José Luis Hernández, chef y propietario del Asador el Lagar de Sevilla, la deferencia que han tenido invitando a nuestra asociación a esta cena cata.

 El Restaurante Asador El Lagar, uno de los templos gastronómicos del Barrio de Los Remedios en Sevilla. Una cincuentena de invitados disfrutaron de una excelente cena maridada con los vinos de las Bodegas & Pagos Matarredonda.
 

 

  Un grupo de socios de Apoloybaco en el evento. Federico Flores, con Vicente Sanchís, vicepresidente de Apoloybaco.