ASOCIACIÓN

Apoloybaco, en la presentación en Sevilla, de los vinos del Marqués de Gríñón.

Carlos Falcó y Fernández de Córdova, un grande de España, con una espléndida finca toledana que pertenece a la familia desde la Edad Media. Viticultor apasionado, de sus bodegas salió el primer gran vino de mesa jamás producido al sur de Madrid. Ingeniero agrónomo, su paso por la escuela de viticultura de UC-Davis, le convenció para intentar la aventura del vino en su finca toledana de Malpica de Tajo en la que jamás se habían plantado cepas a lo largo de los siglos, pero dotada de ese suelo de tosca (caliza) que es idóneo para el cultivo de la viña.

Las viñas, de variedades francesas (cabernet sauvignon, syrah, petit verdot, merlot y chardonnay), se riegan con el sistema de gota a gota, un proceso teóricamente ilegal hasta 1995. Pero el goteo es requisito necesario para una viticultura de calidad en las zonas más áridas, y el marqués estaba abriendo una vía por la que luego miles de viticultores se lanzarían. Su espíritu innovador continuó con los asesoramientos de alto nivel: los bordeleses Emile Peynaud y, Michel Rolland en enología; el australiano Richard Smart en viticultura. El Marqués de Griñón tardaría años en poder terminar su bodega y en rentabilizar su iniciativa, sobre todo a partir de su acuerdo con Berberana (hoy Arco). Ese espíritu indomable de Carlos Falcó, ha otorgado cartas de nobleza sin precedentes al vino de La Mancha.

El 7 de diciembre de 2008, se presentaron en la Enoteca Tierra Nuestra de Sevilla, sus excelentes vinos. Situada en el corazón de Triana, en el nº 41 de la calle Constancia, es una vinoteca especializada en los grandes vinos de España y entre sus referencias podemos encontrar vinos de  las Denominaciones de origen más importantes de nuestro país, cavas, licores y los mejores brandís.

Así mismo, Tierra Nuestra te da la oportunidad de participar en su prestigioso Club de vinos, una opción que otorga muchas ventajas a sus socios. José Luis Becerra Olmedo, su propietario, y amigo de Apoloybaco, es un experto conocedor del mundo de los vinos, y atienden al público con una esmerada profesionalidad y simpatía.  

Carlos Falcó, con el responsable de enología de Apoloybaco, Vicente Sanchís (izq), y por el Presidente de Apoloybaco, Antonio Vázquez (drch).  Vicente Sanchís, responsable de la sección de enología de Apoloybaco, y Antonio Vázquez Cruz, presidente de la Asociación Apoloybaco.
 

 

 Aspecto que presentaba la enoteca “Tierra Nuestra”.  Nerea  y Vicente Sanchís. Padre e hija compartiendo la pasión por el vino.