ASOCIACIÓN

Apoloybaco, presente en la semifinal andaluza, del concurso enológico: «La Nariz de Oro».

El pasado 20 de noviembre se celebro en el hotel Silken Al-Andalus de Sevilla, la XXII Edición de La Nariz de Oro, el mítico concurso que premia a aquel sumiller capaz de distinguir un vino en una copa negra, guiado sólo por su olfato. La prestigiosa competición, organizada por la revista Vino+Gastronomía y patrocinada por Azpilicueta, Dinastía Vivanco, Bodegas Torres, Vilas del Turbón, Chef & Sommelier y Chivas Regal reunió a la mejor cantera de sumilleres del sur del país.

El certamen congregó a casi una treintena de sumilleres que cataron más de 40 vinos. En la prueba que decidió su paso a la final, realizada con vinos de Bodegas Azpilicueta, los participantes tuvieron que descifrar, tan sólo guiados por su olfato, qué vino se escondía en la copa negra. En esta semifinal los sumilleres afinaron su olfato para identificar una muestra de las viñas de Azpilicueta en Mendavia (DO Ca Rioja): un Tempranillo 2011, con 8 meses de barrica en roble americano. Además, los profesionales participaron en conferencias impartidas por Lionel Vigneron, enólogo del Dpto. RRPP. & Comunicación de Bodegas Miguel Torres; Elena Adell, enóloga de Bodegas Azpilicueta; Rafael Vivanco, director técnico de Dinastía Vivanco; y Héctor Vega, Brand Ambassador de Chivas Regal.

No sólo los sumilleres compiten en La Nariz de Oro, sino que también lo hacen los vinos. Cada año, tanto los profesionales que concurren al concurso como el jurado que los califica, catan a ciegas múltiples vinos que aspiran a convertirse en ‘Los Mejores Vinos de España’. En esta semifinal se cataron alrededor de 40 vinos, y éstos fueron los elegidos:

En la categoría de Espumosos: Non Plus Ultra. Codorníu. Cava

En la categoría de Blancos: Montespina Verdejo 2012. Avelino Vegas. Rueda. Junto a Aura Verdejo 2011. Aura. Rueda y a Fransola 2011. Torres. Penedès

En la categoría de Tintos con menos de 9 meses de crianza: Biga de Luberri 2010. Luberri. Rioja. Junto a Rasgo 2009. Carabal. Ribera del Guadiana

En la categoría de Tintos con más de 9 meses de crianza: La Donaira Petit Verdot 2010. La Donaira. Sierras de Málaga. Junto a Hiriart Crianza 2009. Hiriart. Cigales

En la categoría de Generosos: Manzanilla La Goya. Delgado Zuleta. Jerez. Junto a Fino Tío Pepe. González Byass. Jerez. También el Palo cortado Lustau Almacenista Vides. Emilio Lustau (Grupo Caballero). Jerez. Así como el Oloroso Sangre y Trabajadero. Gutiérrez Colosía. Jerez

En la categoría de dulces: Don PX. Toro Albalá. Montilla Moriles. Junto a Alvear PX de Añada. Alvear. Montilla Moriles

Se clasificaron 4 sumilleres: · Francisca Clarines Vallés, de Islantilla (La Antilla, Huelva) Mejor sumiller de la convocatoria. · José Manuel Mayo de Manolo Mayo, en Los Palacios y Villafranca (Sevilla). · José Antonio Gutiérrez de Mehnir, en Granada. · Antonio Pacheco de Puracepa, en Málaga.

Tanto la actuación de los sumilleres como la calidad de los vinos participantes, fueron valoradas por un jurado de expertos compuesto por: Elena Adell, enóloga de Azpilicueta; Vanesa Viñolo, directora de catas de La Nariz de Oro; y José Joaquín Cortés, Nariz de Oro 2012, en la foto(izquierda) junto a Vicente Sanchis vicepresidente de Apoloybaco.

Azpilicueta una de las bodegas presentes, dió a catar sus mejores vinos al público asistente, entre ellos el Azpilicueta Colección Privada. Rafael Vivanco, director técnico de Dinastía Vivanco, impartió una interesante y didáctica conferencia a los sumilleres participantes.

José Asencio Duque (izquierda de la foto), gerente de Asenvinos, una firma importante y prestigiosa en la distribución de vinos. Armando Toré, Antonio García y Eugenio Noguerol, socios de Apoloybaco, junto al stand de González Byass, catando un espectacular Palo Cortado.

La afamada bodegas Torres, presento su amplia gama de vinos entre ellos los blancos Milmanda y Fransola. Y el tinto Gran Muralles 2007. En la foto, Vicente Sanchís, responsable de Vinos y Enología de Apoloybaco, junto con uno de nuestros socios presentes en el evento. Los paladares más exigentes de Sevilla se congregaron también en el Hotel Silken Al-Andalus para asistir a La Nariz de Oro Experimenta. Una selección de expositores de algunas de las mejores bodegas del país como Azpilicueta, Avelino Vegas, Carabal, Dinastía Vivanco, González Byass, Gutiérrez Colosía, Hiriart o Torres. También aguas de Vilas del Turbón.