ASOCIACIÓN

Apoloybaco, visita a la Bodega Góngora, en Villanueva del Ariscal.

Situada en Villanueva del Ariscal en pleno Aljarafe sevillano, a 126 metros de altitud y a tan solo 45 km. de la costa atlántica, lo que le proporciona un microclima ideal para la crianza del vino. Fue fundada en 1682 cuando Don José de Góngora y Arando adqurio la antigua Hacienda de San Rafael, que pasó a llamarse Hacienda “Pata Hierro”. Desde entonces esta bodega no ha dejado de funcionar, pasando de padres a hijos y encontrándonos actualmente ya por la 7ª y 8ª generación. Sin lugar a dudas una bodega ejemplar, donde se elaboran y crian unos extraordinarios vinos, fundamentalmente generosos (finos, olorosos, amontillados), algunos de ellos con una vejez casi incalculabe, al igual que un brandy solera gran reserva con mas de 80 años.

Ciertamente son auténticas perlas enológicas al alcance de todos y especialmente de los sevillanos por su cercania. Una representación de la asociación Apoloybaco, visitó sus instalaciones, guiados por Ignacio Gallego Góngora, que explico muy didácticamente y con rigurosidad, tanto la dilatada historia de esta bodega como las características y bondades de sus excelentes caldos.

Ignacio Gallego Góngora (2º por la izquierda) fue el anfitrion de esta visita, que comenzó en el patio y en la puerta del antiguo caserio, desde donde se articulan todas las instalaciones. Las bodegas que componen sus instalaciones, tienen su propio nombre. La de la foto es la Bodega 126, en ella se crian los vinos finos, bajo el velo de flor que se mantiene durante todo el año.
 

 

Esta es la pequeña bodega de Pata de Hierro, donde reposan los vinos mas viejos de la bodega. La antigüedad de las botas es digna de mencion ya que hay botas (2) con 400 años, otras que van de 100 a 250 años. De izquierda a derecha Manuel Baus, Ramón Ubed, Ignacio Gallego y Manuel Vela. Las” joyas de la corona” que son la gama Imperial con olorosos, amontillados y PX con mas de 100 años envejecen en la bodega Pata de Hierro. 

 

En sus instalaciones se conserva en perfecto estado de funcionamiento un viejo lagar del siglo XVI con su prensa de Viga de Husillo y Quintal, que ha sido declarada Bien de Interés Cultural por la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía.   La Prensa esta fabricada de madera de pino de Flandes y el tornillo es de ébano de Mozambique en una sola pieza. Existen documentos en poder de la familia que citan esta prensa datados en 1574.
   
El viñedo se encuentra disperso por el Aljarafe eludiendo como pueden el empuje del negocio inmobiliario que tanto a afectado a esta comarca. La mayoria es de uva Garrido fino, la tradicional de la zona, y tienen un poco de P.X. y de moscatel. En total unas 15 Hectareas. Esta es la “bodega del Coñac”. Aquí producen un brandy gran reserva que procede de unas holandas destiladas de vinos de la cosecha del 1928 que fue calificada de excepcional. Felicidades a la familia Góngora por creer en el producto del trabajo de tantas generaciones de su familia.