ASOCIACIÓN

Apoloybaco, visita a las Bodegas Adriá, en la D.O. Bierzo.

Recorriendo el Camino de Santiago, por su parte francesa, el último pueblo de León, antes de adentrarnos en tierras gallegas, no es otro que Villafranca del Bierzo, en plena comarca de la Denominación de Origen El Bierzo. Aquí el vino tiene sus orígenes en época romana, que llamaron a esta zona “Bergidum”, aunque ciertamente la extensión del viñedo por estos lares, son tributarios del desarrollo monacal que estuvo ligado al Camino de Santiago en la Edad Media.

Un grupo de socios de Apoloybaco ha realizado un trozo de este camino francés y en una de sus paradas y fonda fue en esta bella localidad leonesa, en la que se aprovecho la ocasión para visitar una de sus bodegas, en este caso las Bodegas Adriá.

Bodegas Adriá fueron fundadas en 1945 por D. Francisco Pérez Adriá, un valenciano que “aterrizó” en esta histórica ciudad de Villafranca del Bierzo. Las variedades principales de sus viñedos son la Mencia y la Godello, algunas de sus cepas tiene mas de cuarenta años. También cuentan con Tempranillo, Merlot y Doña Blanca.
La bodega realizó en el año 2000 una nueva ampliación en la que se incluyeron las nuevas tecnologías, entre ellas depósitos de acero inoxidable y una nueva línea de embotellado. Bodegas Adriá continúa siendo una bodega de carácter familiar, que hace honor a su fundador, combinando tradición con las nuevas prácticas enológicas para ofrecer unos excelentes vinos.
Desde el año 2002 y a iniciativa de Doña Rocío Pérez Caramés, hija del fundador, la bodega adquirió el actual nombre, con una capacidad de elaboración de 350.000 botellas. Bodegas Adriá, mantiene una apuesta firme y decidida por extraer de sus recursos naturales – la vid, la tierra y el clima – lo mejor para sus vinos.
Aprovechar el Camino de Santiago para visitar sus bodegas, es también un ejercicio sano y enriquecedor. Adelino Pérez (en la foto) fue quien atendió esta fructifera visita. Al final, la cata de sus vinos, que se comercializan con el nombre de Vega Montán. Los tintos y el rosado elaborados con Mencia y los blancos principalmente con Godello.