ASOCIACIÓN

Apoloybaco, visita las bodegas f. Salado, en Umbrete.

En el corazón del Aljarafe sevillano se encuentra, la en otrora arzobispal villa de Umbrete, actualmente uno de los pueblos mas pujantes de está comarca, debido en gran medida a su actividad vitivinícola, sustentada e impulsada por la bicentenaria bodega f. Salado.

En estos últimos años, de la mano de la que ya es su cuarta generación, Santiago y Rafael Salado, la bodega esta revolucionando el concepto vinícola de la zona, así de los tradicionales “mostos” y vinos generosos que la caracterizaban han comenzado a elaborar vinos tranquilos (blancos y tintos) y vinos espumosos. Además de ofrecer una amplia propuesta enoturística que pone en valor los encantos, artísticos, históricos, naturales, paisajísticos, culturales y gastronómicos de esta comarca.

Umbrete: la ciudad del mosto; así se indica en el cartel de bienvenida a este pueblo. No en balde cuenta con una feria dedicada a este caldo y a las aceitunas de mesa desde hace mas de cuarenta años y que se suele celebrar en la primera quincena de febrero.

Invitados por la bodega, un nutrido grupo de socios de Apoloybaco visitamos sus instalaciones para conocer mas de cerca el proceso de elaboración y crianza de sus vinos. Así como otros proyectos enoturísticos que han puesto en marcha. Las instalaciones de la actual bodega se encuentra en la C/ Camino de Mérida, 14, datan del año 1854, ya que la primera bodega se encuentra en el centro del pueblo y son del año 1810, y se están acondicionando para convertirse en el Museo del Mosto.

En esta sala se encuentran los desvinadores, es decir de donde sale el primer mosto antes de pasar a los depósitos de fermentación. Las instalaciones han ido incorporando progresivamente las nuevas tecnologías de vinificación como estos depósitos de acero inoxidable de 35.000 litros cada uno.

Ya en la nave de bodega, lo primero es lo primero; catar uno de sus vinos de crianza biológica, un excelente fino, que como mínimo está 18 meses bajo velo de flor. Rafael Salado en primer plano, fue nuestro anfitrión, ayudado por Fran en el centro de la foto, responsable de marketing y comunicación de la bodega.

La 4ª generación de la familia Salado representada en esta foto por Rafael y la 5ª generación representada por Francisco en el centro de la foto, junto con Vicente de Apoloybaco. La bodega cuenta con unas 60 hectáreas de viñedo propio en la comarca del Aljarafe; los pagos de La Serrana y los Clérigos en el municipio de Huévar del Aljarafe y Las Yeguas en Carrión de los Céspedes.

Bodegas f. Salado comercializa además de su conocidisimo y prestigioso Mosto, elaborado con la Pedro Ximénez y la Garría Fina, sus tradicionales vinos generosos como El Tío Pedro, un vino de larga crianza oxidativa en barricas centenarias, de la variedad Pedro Ximénez. La Blanca Paloma de crianza biológica bajo velo de flor y el Abuelo Rafael un vino dulce de uvas sobremaduradas. Pero quizás en lo que hoy en día tengan puesto mas empeño, sin que ello suponga abandonar sus caldos mas tradicionales, son los vinos tintos, blancos y los espumosos. Lagar de Salado Tinto y Blanco, el primero de la variedad tempranillo y el blanco con la garría fina. Los espumosos “Umbretum”, elaborados a partir del mosto de la garría fina, el semi seco y el brut nature, esté último ha nacido en noviembre de 2013.

Entre los nuevos proyectos de la bodega se encuentra la elaboración de vinos tintos y blancos. El tinto Lagar de Salado que ya ha visto la luz como vino joven, se encuentra actualmente en proceso de crianza en barricas de roble francés. Entre copa y copa, Fran, explica a todos los socios que también se esta elaborando un vino blanco que será un coupage de cuatro variedades, además del actual vino blanco Lagar de Salado elaborado con la variedad autóctona de la zona Garría fina.

Un detalle de cortesía por parte de Apoloybaco: una ilustración realizada por una pintora e ilustradora de nuestra asociación. La cultura y el vino una vez mas se dan la mano, en uno de los grandes templos báquicos de Andalucía como es la bicentenaria bodega de f. Salado. En su afán innovador Bodegas f. Salado también ha puesto en marcha distintos proyectos enoturísticos, como Paseo entre vinos; Mundo vitivinícola; Espiritu Aljarafeño; Acompaña a Salado; Descubre Salado; Salado Flamenco. En todas ellas se combina el arte, la cultura, los paisajes con el vino y la gastronomía.

La apuesta por conservar lo genuino sin renunciar a la adaptación y transformación del universo de los vinos al devenir de los tiempos, es lo que ha hecho y seguirá haciendo que la cultura del vino forme parte de nuestras señas de identidad. Por esto apuesta con fuerza y tesón Santiago y Rafael Salado. Sí el rostro es el espejo del alma, sin duda alguna estas caras reflejan sosiego, tranquilidad de espíritu, complacencia y yo diría que hasta una pizca de felicidad, en todo ello algo habrá tenido que ver el trato recibido y por supuesto los divinos efluvios del vino de bodegas f. Salado.