GASTRONOMÍA

Abril 2010: Restaurante Taberna El Tabanco (Carmona – Sevilla).

Carmona es una de las ciudades de mayor abolengo histórico de la provincia de Sevilla. Sus distintas denominaciones pregonan el papel de la ciudad en las distintas civilizaciones. Su nombre es de raíz semita “Kar” que significa ciudad y se explica por su probable fundación fenicia.

Los romanos la llamaron “Carmo”, y los árabes “Qarmuna”. La fertilidad de la zona y su privilegiada situación geográfica hicieron que Carmona estuviera poblada desde “tiempos prehistóricos”,  como así lo demuestran los restos del paleolítico encontrados. A partir de un núcleo turdetano, se desarrolló una colonia cartaginesa de gran importancia, conservándose algunos restos de murallas de esta etapa en la llamada Puerta de Sevilla.

En el año 206 a. C., Carmona es conquistada por el Imperio Romano y se convirtió en uno de los núcleos urbanos más importantes de la Híspalis romana. Su importancia fue tal, que llegó a obtener el privilegio de acuñar moneda; y fue rodeada de un poderoso recinto amurallado.

Su abundante y extraordinaria arquitectura religiosa, civil y militar hacen de Carmona una ciudad monumental. En ella se ubicó uno de los templos más grandiosos de la Hispania romana, de la cual quedan fragmentos de los capiteles de mármol aparecidos en un lugar próximo a la plaza de San Fernando. Aunque el monumento romano más notable, único en su género, es la “Necrópolis”, descubierta casualmente en 1.868.

Hablar de la Carmona monumental nos llevaría demasiado tiempo y nos distraería de la razón fundamental de este pequeño rincón de nuestra web: la Carmona gastronómica. Entre sus calles y plazas, Carmona esconde algunos templos culinarios dignos de mención y que sin duda constituyen un atractivo más para visitar con parsimonia la ciudad, disfrutar de sus encantos y gozar de una de las mejores rutas del tapeo sevillano.

En compañía de nuestros amigos de la Asociación Cultural de Los Norios Tabernarios, nos encaminamos en busca de uno de esos lugares mágicos que hacen de Carmona obligada visita al viajero: El Hotel Alcázar de la Reina y dentro de él al Restaurante Taberna El Tabanco, situada en un paraje privilegiado junto a uno de los miradores de la ciuadad que da a la Vega de Carmona. Desde allí se divisa un paisaje indescriptible.

Una vez atravesado el umbral del Tabanco encontraremos un ambiente cálido, donde toda la decoración realizada en tonos pasteles está pensada para el relax y la tranquilidad. Una pequeña estancia nos conduce a la barra del bar, y allí en espera de pasar al comedor nos recibe su jefe de sala Roberto Valero quien con amabilidad nos cuenta la historia de ese lugar encantador que se fundó en 1992 con motivo de la Exposición Universal de Sevilla.

Mientras nos habla, nuestras pupilas se dilatan disfrutando de un magnifico establecimiento, de esos pequeños rincones donde el tapear se convierte en un autentico placer. Motivos flamencos realizados con clase y elegancia como el Rincón de la Cacharrería, adornado de los famosos dibujos realizados por el gran pintor vallisoletano, José Manuel Capuletti a mas de un centenar de cantaores flamencos. 

Cuando pasamos al comedor, Roberto nos presenta sus mejores especialidades, unos platos  elaborados con las mejores materias primas de la zona y con toque de modernidad para nada reñido con el clasicismo de la cocina regional andaluza y sevillana.

A nuestra mesa, compartida con algunos de nuestros amigos de Los Norios Tabernarios llegaron como entremeses unos exquisitos rulos de queso azul envuelto en salmón noruego ahumado, unas magnificas espinacas con garbanzos que superan, sin ninguna duda a otras afamadas recetas de Sevilla, las insuperables berenjenas gratinadas, en su punto de crujiente, con el aceite justo y de una frescura extraordinarias.

Tras las sublimes berenjenas, llegó el queso de camember frito con mermelada de arándanos, un autentico lujo para los sentidos, la fritura de mero con una salsa Ali-oli excepcional, un sorprendente solomillo ibérico glaseado con beicon para chuparse los dedos y finalmente los postres. Una surtida y cuidada selección de dulces caseros que pusieron el broche de oro a una comida excepcional en un marco incomparable.

Al frente del Tabanco está su propietario actual, José Moreno Pérez y Carmen Pan Melgar, quienes por razones profesionales no pudieron atendernos en nuestra visita. Aunque insistimos en la amabilidad de Roberto Valero un profesional de la restauración que empezó profesionalmente su carrera en el cercano Parador Nacional de Carmona.

El Tabanco tiene zona reservada a no fumadores y dispone asimismo de una terraza exterior, situada en un patio típico andaluz donde el tenue sonido de un chorro de agua le da cierto carácter de jardín mozárabe. Asimismo el Restaurante Taberna El Tabanco dispone de una excelente carta de vinos de prácticamente todas las DD.OO de España. Nuestra comida se acompañó con el Tinto Crianza Beronia de la D.O Rioja.

La fama del Tabanco traspasa las fronteras geográficas de Carmona y a su local acuden clientes de toda la comarca del Alcor y de la propia capital de Andalucía. Al margen de los alimentos probados, El Restaurante El Tabanco dispone de una amplísima y selecta carta donde en las chacinas manda el extraordinario Jamón de Gijuelo. los revueltos, fritos y panes de la casa, las carnes ibéricas, y la extraordinaria concha de vieira rellena de marisco. No lo duden, el Restaurante Taberna El Tabanco es un motivo más que suficiente para visitar la cercana Carmona, la ciudad, me niego a llamarla pueblo, por la que sólo se cambiaría Sevilla.  
 

Rutas Gastronómicas por los pueblos de Sevilla: Carmona.
Calle Hermana Concepción Orellana, 2.
Web: El Tabanco Restaurante
 

Relación calidad-precio:

Presentación:

Cocina: 

Servicio:

Tapa destacada: Berenjenas gratinadas.

Otras tapas: Espinacas con garbanzos, queso de camember frito con mermelada de arándanos, mero empanado con Ali-oli, rulos de queso azul con salmón noruego ahumado.

  Mala   Aceptable   Buena   Muy Buena   Excelente